Diario Judío México - En el transcurso de las Macabeadas, en medio de partidos de futbol, entre el denso calor y la humedad israelí, el equipo de fútbol de la selección mexicana Master, visitó el Campus de , fundado y persidido por el Gran , quien por su trabajo en pos de la sociedad israelí fue galardonado en 2004 con el Premio a su colaboración con la sociedad israelí.

El equipo de futbol, junto a sus familias, recorrieron el extenso Campus donde estudian y residen alrededor de 2,300 niños. Visitaron la escuela de ciencias, comunicación y arte Majshava, el Campus de niños Metivta, el kindergarten Batyia, la escuela primaria de niñas Pninat Ohr y el Salón Kalot mismo que ayudó a casar a mas de 250 novias provenientes de familias carenciadas. En la escuela Majshava, los niños mexicanos compartieron un juego de futbol con los niños israelies lo que provocó una gran alegría ya que se logró “sentir” la hermandad entre niños judios mexicanos e israelíes.

Al termino del encuentro, el Rabino Grossman entregó un trofeo simbólico a los jugadores y sus familias ya que sin importar los resultados y posiciones, son para los niños de nuestros campeones.

En sus palabras, el Rabino Grossman volvio a destacar la unión que mediante se va estrechando entre la comunidad judia de Mexico y los niños carenciados de esa institución que trabaja más de 45 años salvando vidas.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorMicrosoft jubila Paint después de tres décadas
Artículo siguienteDescanse en paz el niño Joseph Azar Cain Z”L
El solo acto de ayudar al prójimo, de escucharlo, de comprender sus penas y aflicciones, aunque sepamos que nuestra acción tenga pocas posibiildades de ser exitosa, es un trabajo largo y complejo, pero que al fin y al cabo nos llena de satisfacción y brinda la posibildad de ver milagros aqui y ahora.