Diario Judío México - “Es una mujer apasionada de la cocina y la historia, y a quien le gusta difundir lo que sabe. Patricia Jinich empezó hace un año con el programa de televisión Pati’s Mexican Table, que se transmite a nivel nacional en por la red de televisión pública Public Broadcasting Service (PBS), y que incluso llega al sur de Canadá. El éxito en audiencia fue tal –la primera temporada tuvo presencia o cobertura en 94.43% de y en 6.8 millones de hogares la vieron más de dos veces — que a partir de este mes ha comenzado a transmitirse su segunda temporada.

‘Trato de enseñar todo lo que se puede hacer en la casa, la comida casera que come mos los mexicanos a diario, que es la que no se conoce aquí y que ayuda a desmentir mitos…'”

Te pones a pensar en todas las sopas, de fideo, lentejas, calabacitas, aguacate; los pozoles, en un mismo platillo tienes el maíz cacahuazintle —que ya se consigue aquí—, pollo, chilito, lechuga, rábano; los millones de ensaladas, nopales, calabacitas, chayotes”, detalla Patricia.

¿La receta de su éxito? Explicaciones de los procesos de forma entretenida y sencilla, con ingredients fáciles de adquirir. Su trabajo ha contribuido, paralelamente a la existencia de cada vez mejores restaurantes mexicanos en , a derribar mitos sobre nuestra cocina: que es grasosa y llena de queso cheddar y crema; que resulta muy complicada de hacer, y que es picosa y pesada. Además, Patricia cuenta la historia de los platillos y sus ingredientes, explica en qué festividades se sirven y habla de nuestras regiones culturales. Su encanto y talento la han hecho destacar y ha sido invitada a programas tan populares en como The Chew, con Mario Batali; en Today Show; y en Best Dishes, de Paula Deen, a quien le enseñó a preparar tacos dorados de pollo con salsa verde.

Aunque a Pati, egresada de Ciencia Política del ITAM, le gustó la comida desde pequeña, fue tiempo después de vivir en EU (reside allá desde hace más de 12 años) que comenzó su actual camino. Primero vivió con su esposo en Texas, donde impartió clases de cocina y se convirtió en mamá. Posteriormente se mudaron a Washington D.C., donde ella se graduó de una maestría en América Latina, en la Universidad de Georgetown, y después trabajó en un centro de investigación política. Pero decidió formalizar su pasión por la cocina y la enseñanza, y hacerle caso a lo que le decía su esposo: “¿acaso no has notado cuánto te apasiona este tema?” Entró a estudiar a L’Academie de Cuisine, donde aprendió a combiner no sólo ingredientes sino técnica.

En una comida de mexicanos conoció a Juan García de Oteyza, quien recientemente había llegado como director del Instituto Cultural de en Washington, y al que le confesó su interés de dar clases de cocina. Él le dijo que si le armaba un programa profesional y encontraba la manera de que la gente fuera a las clases, además de patrocinadores que cubrieran los gastos, podría hacerlo en ese lugar. Pati se encargó entonces de conseguir los recursos para equipar la cocina, logró donación de vajilla, el apoyo de Maseca, y para la primera clase asistieron 60 personas. Se corrió la voz y en la segunda tuvo 120 asistentes. A partir de entonces, en 2007, surgieron sesiones culinarias con distintos temas en los que los presentes no solamente aprenden a cocinar y a perfeccionar recetas, sino que cenan lo que preparan. A esta labor se sumó la creación de un blog y luego fue nombrada chef de la institución.

“Siempre he hecho cosas aventándome sin saber a qué voy, nada más porque me muero de ganas de hacerlo. Si yo hubiera sabido el trabajo que implica tener un programa de televisión en PBS nacional, no sé si lo hubiera hecho. Ahora me fascina, igualmente con las clases”, cuenta Pati, quien está por sacar a la venta su primer libro de recetas.

Para ella el mundo culinario es una experiencia compartida. “Me encanta enseñar a cocinar pero yo soy una humilde intérprete, me gusta también experimentar con platillos nuevos, hay muchos cocineros que no le dan mérito a nadie. Que tienen 20 temporadas en la tele y ahora resulta que todo lo que hacen es suyo. Y no es cierto. La cocina es divina, es colectiva, nos pasamos recetas entre amigos y familia”.

Foto: Nacho Guani, Cade Martin
Fuente: http://patismexicantable.com