El director de orquesta israelí Yaron Traub llevará la batuta en el octavo programa de la temporada anual de conciertos 2013 de la Orquesta Sinfónica Nacional, que estará integrado por la Sinfonía núm. 1 en re mayor, El Titán, de Gustav Mahler; el Concierto para violín y orquesta en mi menor, Op. 64, de Felix Mendelssohn –en el que participará como solista invitado el violinista Edgardo Carone–, y la obertura de la ópera Los maestros cantores de Núremberg de Richard Wagner.

Yaron Traub nació en Tel Aviv. Es hijo de Chaim Traub, quien fue primer violín de la Orquesta Filarmónica de Israel. Estudió piano y, a partir de 1990, dirección de orquesta en Londres. Posteriormente fue asistente de Daniel Barenboim en el Festival de Bayreuth. Fue director titular suplente de la Chicago Symphony Orchestra entre 1994 y 1999. Actualmente es director titular y artístico de la Orquesta de Valencia, cargo que ostenta desde 2005. Ha contribuido de modo decisivo a elevar el nivel artístico del conjunto hasta convertirlo en una de las orquestas de referencia en España. Su trabajo se ha visto recompensado por el entusiasmo del público, que agota habitualmente las entradas, y las buenas críticas de los medios especializados.

Desde que ganó en 1998 el Primer Premio del IV Concurso Internacional Kondrashin de Dirección de Orquesta en Ámsterdam, Yaron Traub ha dirigido orquestas de prestigio a lo largo de todo el mundo, como las filarmónicas de Rotterdam, Helsinki y Sidney. Asimismo, colabora estrechamente con renombrados solistas, como Daniel Barenboim, Gidon Kremer, Radu Lupu, Alfred Brendel, Waltraud Meier, Victoria Mullova, Emanuel Ax, Heléne Grimaud, Truls Mørk, Julian Rachlin y Nikolaj Znaider.

El plato fuerte del programa que interpretará la OSN en esta ocasión será la Sinfonía núm. 1 en re mayor, El Titán, de Gustav Mahler, escrita entre 1884 y 1888, y publicada en 1898. Esta obra guarda una estrecha relación con el ciclo de canciones de Mahler titulado Lieder eines fahrenden Gesellen (Canciones de un caminante), compuesto entre 1883 y 1885. En este ciclo, Mahler exploró las contradicciones que hay entre los abismos de la desesperación y las cimas de la alegría. Este elemento de dualidad y contradicción es omnipresente en la obra de Mahler.

La primera sinfonía del compositor bohemio-austriaco fue estrenada en Budapest (Hungría) el 20 de noviembre de 1889 y fue recibida con frialdad. Después, Mahler dirigió la obra varias veces en Viena y recibió solamente hostilidad y desprecio por parte de sus contemporáneos. Fue necesario que transcurriera medio siglo para que El Titán, al igual que el resto de la producción sinfónica de Mahler, fuera valorado en su verdadera magnitud.

Por otra parte, la gestación del Concierto para violín y orquesta en mi menor, Op. 64, de Felix Mendelssohn, se inició en 1838, año en que el autor escribió a su amigo, el violinista Ferdinand David, sobre su intención de componer un concierto especialmente para él. La correspondencia subsecuente entre Mendelssohn y David hizo prosperar los planes del compositor y, unos años más tarde, el concierto estaba terminado. La partitura quedó concluida el 16 de septiembre de 1844 y la obra se estrenó en Leipzig el 13 de marzo de 1845.

El aprecio de Mendelssohn por David era tal que, cuando llegó a ser director de la famosa Orquesta de la Gewandhaus de Leipzig, insistió en que su amigo violinista fuera el concertino. En efecto, David tomó el cargo de primer violín en Leipzig en 1843 y lo ocupó hasta su muerte en 1873. Durante esa etapa fue también profesor en el Conservatorio de Leipzig y colaboró estrechamente en la composición del Concierto Op. 64 de Mendelssohn, de modo que muchos de los aciertos instrumentales de la obra se deben a él. Esta pieza para violín de Mendelssohn está situada indiscutiblemente a la cabeza del repertorio, junto con los conciertos de Beethoven, Brahms y Tchaikovski.

El violinista Edgardo Carone será el solista invitado para ejecutar este concierto. Carone nació en 1991 en el seno de una familia musical. Comenzó a estudiar violín a la edad de seis años y posteriormente ingresó a la Escuela Superior de Música. Se ha presentado en diversos recintos, como la Sala Carlos Chávez, la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, el Auditorio Blas Galindo, la Sala Hermilo Novelo y la Sala Silvestre Revueltas. Forma parte del Cuarteto Carone Sheptak, y desde 2011 es integrante de la Orquesta Sinfónica del Instituto Politécnico Nacional. Fue ganador del Segundo Concurso de solistas de las escuelas del Instituto Nacional de Bellas Artes 2012.

El programa dará inicio con la obertura de Los maestros cantores de Núremberg, la cual es, sin duda, la ópera más alegre y festiva de todo el catálogo de Wagner, y una de las mejores muestras de su maestría técnica. La obertura de la ópera ha sido, desde su creación, una gran favorita en las salas de concierto y, como el resto de la ópera, está llena de marcial, solemne, pomposa y de estilo procesional.