Toda generación que no vio la destrucción del Templo tiene que sentir como si hubiera sido destruido en sus días. El Templo no fue un símbolo para el Pueblo de Israel, sino fue la Casa donde todo el que imploraba al Todopoderoso encontraba en ella el lugar, como está escrito: “Háganme un Templo y habitaré entre vosotros”.

El Templo no fue construido para dar lugar al Todopoderoso, ya que no existe espacio para abarcar lo ilimitado.

El Templo sobre el monte Moriah fue denominado también como “Talpiot”, tel – piot. Tel – monte, que todas las Piot – bocas- se dirigen a ella.

La fuerza de la expresión y el rezo estaban personificados en el Templo, donde los sacrificios como medio de comunicación en los servicios diarios, las entregas de agradecimiento y reconocimiento, como medio expiatorio, daban al pueblo ese contacto que les permitía sentir al Todopoderoso entre ellos.

Tisha Be Av como día de recuerdo: cinco acontecimientos ocurrieron en esa fecha:

  1. Tras las declaraciones de los espías, el Pueblo de Israel fue condenado a no entrar a la Tierra de Israel.
  2. Es destruido el Primer Templo.
  3. Es destruido el Segundo Templo.
  4. Una gran ciudad, Betar, cae en manos de los romanos y toda su población fue condenada.
  5. Turnosrupos Harashá convirtió a Jerusalem en un campo de arar.

La historia de nuestro Pueblo no es casualidad sino causalidad; todos los acontecimientos tienen su causa y su enseñanza y los recordamos no para aprender un capítulo más de historia, sino para mantener vivas las causas que trajeron esos hechos, como recordamos: “Toda generación que no fue reconstruido el Templo en sus días, tiene que sentirse como si se le hubiera destruido.

Recuerda, no olvides es el lema que nos acompaña a lo largo de nuestra historia de más de tres mil años de existencia.

Quiera el Todopoderoso se cumpla en nuestros días el dicho del profeta: “Los ayunos se convertirán en días festivos”.

Rab. Shlomó Wahnón
Rosh Yeshivá

Fuente: mesilot.org

Fuentemesilot.org

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLuto Personal
Artículo siguiente9 de Av – Tisha BeAv
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.