Oscar Tzoiriff es el Presidente de la Unión Israelita de Ceres. Si bien las comisiones se renuevan cada dos años, debido a la pandemia y sus restricciones no se realizaron las asambleas correspondientes. Leandro y Adrián Friedman, Alejandro Fligman entre otros, conforman la comisión.

La comisión se ocupa de cuatro temas puntuales: mantenimiento del cementerio de Ceres y Montefiore, la sinagoga ubicada en Ceres y la escuela hebrea. “La comunidad israelita siempre tuvo muy en claro que somos apolíticos por eso siempre tuvimos buena relación con los diferentes gobiernos democráticos. Siempre hemos recibido ayuda como institución y hemos ayudado a otras instituciones. Estamos a cargo del cementerio de Montefiore que fue el primer lugar donde llegó la comunidad judía, comunidad que, con el tiempo y las necesidades migraron a Ceres. Ahí se formó la Sociedad Israelita de Ceres. En este momento hay 25 grupos familiares que son socios de la Unión Israelita. Nosotros mantenemos la sinagoga, nuestro lugar de culto en calle Teodoro Hertz, la escuela que es de doble turno a cargo de la Mora Ana Wolochin y nos hacemos cargo del Cementerio de Ceres. Todos los gobiernos nos ayudaron con las limpiezas de los espacios que están a cargo nuestro. Cuando fue la fiesta de las luminarias que llamamos Janucá, (encendido de las velas), es una fiesta esperanzadora para el en la cual la claridad triunfa por sobre la oscuridad, se produce un milagro para el . El año pasado pudimos concretar la presentación de un espectáculo que trajimos desde Buenos Aires, la intendencia nos brindó todo el apoyo, este año no se pudo hacer nada, pero continuamos en contacto con la Intendente Alejandra Dupouy entonces fuimos hasta el municipio y lo hicimos en conjunto” detalló Oscar Tzoiriff

El 27 de enero de cada año la UNESCO rinde tributo a las víctimas del Holocausto. En esta fecha se conmemora la liberación en 1945 por las tropas soviéticas del campo de concentración y exterminio nazi de Auschwitz-Birkenau.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el régimen nazi y sus colaboradores asesinaron a unos seis millones de judíos, -hombres, mujeres y niños-, en un intento de aniquilar sistemáticamente a la comunidad judía de Europa.

“El 27 de enero es una fecha muy sentida para el porque todos de alguna u otra forma hemos sufrido con la perdida de algún familiar. El entiende que el recordar malos momentos te hace sentir más fuerte, pero también te hace valorar mucho más los buenos momentos para poder disfrutar. La segunda guerra mundial nos afectó a todos al margen de las ideologías y los pensamientos. Murieron 6 millones de judíos y en total la guerra se llevó 50 millones de vidas. Todos los que tenemos sangre europea estamos disparados de ese momento” recordó Tzoiriff

El Presidente, compartió parte de la historia de su familia en esta entrevista. Y fiel al estilo de la comunidad judía, encontró lo positivo en medio de la tragedia. “Mi abuelo paterno de origen polaco era 1 de 7 hermanos. Cuando se inició la segunda guerra mundial decidieron salvar al menor de todos, que era mi abuelo. Compraron un pasaje en barco rumbo a América, sin saber concretamente a dónde. Todos los otros hermanos fallecieron en los diferentes campos de concentración. Durante 7 meses, tiempo de navegación hasta llegar hasta aquí, conoció a mi abuela y se casó con ella cuando llegaron. Fueron a vivir al medio del monte y empezaron a trabajar, de ahí surgió mi familia, surgí yo, mi presente, mis hijos y todo mi futuro. Por lo tanto, el desastre que fue la guerra tiene también una parte positiva, que es nuestro presente, el lugar donde vivimos que tanto amamos. La anécdota espero sirva para entender que fue algo muy malo pero que nos dio nuestro presente. Nos afectó a todos en forma directa o indirectamente a los pobladores de este lado del mundo” reflexionó Oscar Tzoiriff.