Mientras los terroristas de Estado Islámico (EI) son barridos de Medio Oriente, los jihadistas de en dieron este martes una muestra de su vigencia con uno de los atentados más violentos del año en la región, donde intentan instalar un Estado regido bajo las draconianas normas islamistas.

El ataque se produjo en el interior de una mezquita de la ciudad de Mubi, en el noroccidental estado de Adamawa, cuando un adolescente que ingresó entre los fieles que asistían a las oraciones activó un cinturón de explosivos.

Aunque nadie reclamó la autoría de inmediato, las sospechas recayeron sin vacilar en Boko Haram, que tiene su base en el vecino estado de Borno y lleva cometidos decenas de ataques contra mezquitas y mercados. La milicia cada vez usa más adolescentes o mujeres jóvenes como suicidas, prisioneros de ataques a poblados rurales que luego son enviados con cinturones explosivos a los sitios elegidos.

El atentado de la mezquita dejó al menos 50 muertos en Mubi foto: AP

Un responsable del servicio de emergencias de Adamawa calificó la explosión de "devastadora" y aseguró que se dieron "grandes pérdidas". Los más de 50 muertos de esta mañana elevan a unas 280 las víctimas de en lo que va del año en Nigeria.

"Estaba ahí durante las labores de rescate y 40 personas murieron en el lugar, otras fueron trasladadas al hospital con heridas graves y mortales", declaró Abubakar Sule, un vecino de la mezquita que acababa de volver a su casa cuando escuchó la explosión. "El tejado quedó arrancado. La gente que estaba cerca de la mezquita dijo que el kamikaze, que al parecer estaba en la reunión de los fieles, hizo estallar explosivos en medio de la oración", agregó.

Se estima que lleva asesinadas a más de 20.000 personas en casi una década de insurgencia, que se expandió a los países vecinos y desplazó a millones de personas en la región creando una enorme crisis humanitaria.

El gobierno y el ejército de dijeron varias veces que estaba casi derrotado, pero el grupo sigue realizando ataques contra objetivos civiles y militares, sobre todo mercados y mezquitas.