Diario Judío México - Nuestros teléfonos pueden reconocer nuestras voces, caras y movimientos así que, ¿por qué no nuestros olores?

Nuestro propio teléfono inteligente puede reconocer nuestras voces, caras y movimientos así que, ¿por qué no nuestros olores? Gracias a una nueva compañía israelí, NanoScent, un sensor en el teléfono podría identificar, reconocer y analizar olores con la misma facilidad con la que toma una foto.

Además de olfatear al amor verdadero, sus usos podrían ser también detectar fertilidad o embarazo, analizar la nutrición y avisarle a qué hora debe ducharse.

El sensor de NanoScent se venderá por menos de 100 dólares y estará en el mercado el próximo año como complemento de tres aplicaciones de salud y bienestar en los campos de nutrición, contaminación del aire y detección de enfermedades en humanos, y agricultura.

Oren Gavriely y Eran Rom, cofundadores de la compañía, unieron fuerzas con un equipo de expertos en ingeniería del Instituto Technion- de , en Haifa.

“Juntamos ideas para dar vida a NanoScent y combinamos habilidades y conocimiento para crear un producto con el potencial de popularizar el reconocimiento de olores”, dijo Gavriely a 21c. “Los olores llegan al sensor y son transformados a través de un patrón de olores, o huellas olfativas, para producir un resultado, o análisis, que demora entre 10 y 60 segundos”.

Según él, los primeros ensayos para juntar a personas compatibles basándose en el reconocimiento de los feromonas han tenido éxito. Los feronomas son sustancias secretadas por los seres vivos.

“Es natural que nos sintamos atraídos hacia personas con determinado olor, y ahora que podemos conocer de cerca esos olores es muy posible conectar a alguien con la pareja ideal en función de su olor”, dijo Gavriely.

Hay sitios web para parejas solteras ya están intentando usar la , agregó.

El olor corporal de cada usuario es único

En cuanto a belleza se trata, Nanoscent puede analizar el olor corporal de cada usuario, que es único, para indicarles los mejores jabones, perfumes y cosméticos que complementen el suyo.

“Las posibilidades son aún más grandes en el campo de análisis de datos para ayudar a las empresas a obtener información para mejorar la calidad de sus productos”, agregó Gavriely. “Por ejemplo, los fabricantes de alimentos podrán analizar datos de olor derivados de los niveles nutricionales del consumidor a partir de información que llega directamente del sensor”.

El chip sensorial que se usa en NanoScent fue desarrollado por el profesor Hossam Haick, del Instituto Russell Berrie de Nanotecnología del Instituto Technion- de . Haick, incluido en la lista del Instituto de de Massachusetts, en Cambridge, Mass., de 35 científicos jóvenes, logró fama por inventar la nariz robótica, de la firma Nanose, capaz de detectar muchas enfermedades potencialmente mortales, incluidas algunas formas de cáncer.

“Es muy posible diagnosticar afecciones médicas basándose en olores; nuestro producto es importante en el campo de la medicina, ya que los clientes tendrán la capacidad de detectar enfermedades como la gripe o síntomas como los de la enfermedad inflamatoria intestinal, entre otras dolencias”, dijo Gavriely.

NanoScent también puede ayudar potencialmente a los dueños de mascotas y a éstas a llevar un estilo de vida más saludable al oler los excrementos con el fin de mejorar la nutrición. Y también identifica posibles partículas o productos químicos nocivos.

“La imita la capacidad natural de los animales, como los rinocerontes, cuyo tremendo sentido del olfato les permite comunicarse a través del olor corporal”, explicó Gavriel.

Olores para consumidores en general

Ya existe una similar, usada principalmente en laboratorios médicos y forenses, o por fuerzas de seguridad. Sin embargo, NanoScent es la primera compañía en ofrecer un dispositivo que analiza olores para consumidores en general.

“La idea de Hossam es de vanguardia y tiene la capacidad de incorporar gran cantidad de información para desarrollar aún más su inteligencia artificial”, dijo Gavriely. “Otros productos que analizan olores no tienen este enfoque, por lo que se nos presenta una oportunidad única”.

NanoScent está formando alianzas estratégicas con varias compañías de la lista Fortune 500 interesadas en integrar la tecnología para productos y aplicaciones de consumo.

La compañía, con sede en Haifa y fundada en 2017, tiene 10 empleados y dos millones de dólares para financiación inicial. Además, recibirá cinco millones de dólares de inversión para costos futuros de producción, comercialización, e investigación y desarrollo.