Diario Judío México - Dejar de fumar. Un nuevo plan del ejército de para reducir el uso de tabaco se pone en marcha y estas son algunas de las ideas que se van a implementar.

Menos lugares para fumar, más talleres de desintoxicación y una campaña para elevar la sensibilización. El Cuerpo Médico está tomando nuevos pasos para reducir el número de fumadores en las Fuerzas de Defensa de (FDI).

“Cuando los soldados entiendan que los cigarrillos son veneno, dejarán de fumar”.

Como parte de la campaña de sensibilización sobre los riesgos de fumar, el Cuerpo Médico del ejército de presentó una serie de medidas diseñadas para reducir el consumo del tabaco entre los soldados y ayudarlos a dejar de fumar.

“En cooperación con la Dirección de Mano de Obra de las FDI, el Cuerpo Médico y la Asociación de Cáncer de , se ha creado un programa general para las FDI”, segun la dijo Mayor Oshrat, jefe de la División de Promoción de la Salud de las Fuerzas de Defensa de .

Dejar de fumar

“El programa se basa en tres pilares”, añade.

“La primera es la sensibilización sobre los daños causados por el tabaco mediante campañas y conferencias sobre el tema. En las conferencias explicaremos los daños inmediatos causados por el tabaco y no sólo los riesgos que pueden aparecer más tarde en la vida, que son los que se discuten con menos frecuencia.”

“El segundo se centra en el proceso y su aplicación”, continúa la Mayor Oshrat.

“Se establece que los soldados pueden fumar sólo en los lugares designados para ello. Según las nuevas leyes que deben entrar en vigor pronto, las áreas de fumadores serán re-ubicadas más lejos de entradas a edificios y lugares de reunión.

El objetivo es prevenir el humo “de segunda mano” y reducir la cantidad de soldados que comienzan a fumar durante su servicio.”

Además del aspecto educativo, las FDI planean tomar acciones prácticas contra está adicción. Según la Mayor Oshrat, un fumador que no cumpla con las nuevas leyes puede ser sancionado: “en las próximas semanas, el que fume fuera del área designada será penalizado y la policía militar tomara medidas para con los soldados que violen la regla.”

“El tercer pilar”, dice la Mayor Oshrat, “se centrará en dejar de fumar. Durante varios años, los talleres para dejar de fumar han estado abiertos a todos los soldados de las FDI sin costo alguno y este año hemos duplicado el número de talleres: 60 talleres de rehabilitación estarán abiertos a todos los soldados“.

Con el fin de cumplir con estos objetivos, las FDI llevarán a cabo inspecciones durante el año. “Realizaremos encuestas en las cuales vamos a medir el porcentaje de fumadores que se enlistan en las FDI contra el porcentaje de fumadores que dejen de fumar”.

“La clave es la concientizacion”, concluye Oshrat. “tienen que entender que un cigarrillo es veneno que puede matarte. Una vez que el soldado entienda esto, dejará de fumar.”

FuenteConsulado General H. de Israel – Guayaquil
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anterior¿Busca la pareja ideal? Huélala primero
Artículo siguientePiden cautela a comunidad judía ortodoxa de NYC ante brote de sarampión