Diario Judío México - El primer ministro israelí, Binyamín Netanyahu, culpó a Irán del atentado con bomba en el que murieron ocho turistas, seis de ellos israelíes, y más de 30 resultaron heridos en la localidad búlgara de Burgas.

«Todas las señales conducen a Irán. En los últimos meses hemos hemos visto los intentos iraníes de atacar a israelíes en Tailandia, India, Georgia, Kenia, Chipre y otros lugares», dijo Netanyahu en un comunicado.

El mandatario señaló que « reaccionará con determinación ante el terrorismo iraní».

Las autoridades búlgaras confirmaron que el ataque ocurrió en el aeropuerto de Burgas en la zona que colinda con el Mar Negro.

Testigos dijeron a la televisión israelí que alguien subió al autobús y después hubo una gran explosión.

Por su parte, el presidente de EE.UU., Barack Obama, calificó de «totalmente indignante» el atentado contra el autobús, y reiteró su compromiso «inquebrantable» con la seguridad de .

«Estos ataques contra civiles inocentes, incluidos niños, son totalmente indignantes», dijo en un comunicado el mandatario estadounidense.

Obama expresó el «compromiso inquebrantable con la seguridad de » de su Gobierno y reiteró la «profunda amistad y solidaridad con el pueblo israelí».

También la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, aseguró en otro comunicado que Estados Unidos ofrecerá «toda la asistencia necesaria» y trabajará con sus socios «para que los responsables sean detenidos rápidamente y llevados ante la justicia por este crimen atroz».

Horas antes de la declaración presidencial, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, comentó: «Estamos con el pueblo de y el pueblo de Bulgaria en este difícil momento».

El atentado contra un autobús con turistas israelíes en la ciudad búlgara de Burgas, al este del país, causó ocho muertos, seis de ellos israelíes, y más de 30 heridos, según las autoridades búlgaras.