Diario Judío México - La diputada Ruth Calderon, del partido Yesh Atid, presentó un proyecto de ley que confiere a la Declaración de Independencia el estatus legal de una ley básica, estableciendo formalmente a como Estado judío. El proyecto ha sido propuesto en el marco de un esfuerzo conjunto con el partido religioso nacional Habait Haiehudí. Se trata de la primera vez que se le pide a la Knéset (Parlamento) que transforme en ley el carácter judío de .

Calderon explica que en ausencia de una constitución, la “Declaración de la independencia” es un documento legal que establece principios básicos muy importantes concernientes a la identidad del Estado.

El proyecto establece formalmente que el Estado de es el estado del pueblo judío. Sin embargo, según subraya la diputada Calderon el término Estado judío no se refiere a la religión judía sino al pueblo y la cultura judía.

El Estado de se ha comprometido a salvaguardar los derechos de todos los ciudadanos más allá de la raza, la religión, o el sexo. “La Declaración de la independencia afirma explícitamente que es concebido como un Estado judío que también está comprometido con los derechos de igualdad”

“La Declaración de la Independencia es un documento equilibrado judío y democrático basado en los principios de justicia e igualdad que no es menos relevante hoy de lo que lo fue en el momento en que fue escrito. Si no fijamos los principios según los cuales queremos vivir, ellos lo determinarán por nosotros”.

El diputado Mohamed Barakeh, del partido Hadash, condenó el proyecto. “No necesitamos más leyes orientadas a establecer la hegemonía de la mayoría; sino que debemos proteger a la minoría de la furia del racismo. La Knéset se ha convertido en una máquina de legislación racista”, aseveró.

Calderon presentará el proyecto de ley con Ayelet Shaked del partido Habait Haidhudí.