Diario Judío México - Desde su casa, en diálogo con la Agencia AJN, Adrián Werthein hizo un balance de su gestión al frente del Congreso Judío Latinoamericano que está próxima a concluir. En dos meses se realizará la elección para renovar autoridades en la organización que reúne y representa a las comunidades de la región.

-¿Cuáles son los momentos o conceptos que marcan su gestión al frente del CJL?

AW – A pocas semanas de concluir el mandato de la junta directiva que tuve el honor de presidir, entiendo que el balance es muy positivo, a la altura de lo que una organización como el Congreso Judío Latinoamericano demanda.
Ejercimos la tarea de representar a las comunidades de Latinoamérica en los más altos niveles, como lo requieren los estándares de la organización Trabajamos, no solo nos reunimos, sino que trabajamos en distintos proyectos con jefes de Estado.
Mantuvimos encuentros con Mauricio Macri, Tabare Vazquez y Luis Alberto Lacalle Pou en Uruguay; Jair Bolsonaro de Brasil; Boris Jonhson, ahora Primer Ministro británico, pero con el que tenemos trato desde que era el encargado de las Relaciones Exteriores. También Reuven Rivlin, de ; Angela Merkel, de Alemania, a quién vimos el año pasado en Múnich; Mario Abdo Benitez, de Paraguay; Emanuel Macron; Miloš Zeman de Republica Checa; Con ellos no solo tuvimos encuentros fructíferos, sino que participaron en distintos proyectos del CJL, por ejemplo en nuestro trabajo en la concientización sobre terrorismo. También tuve el honor de integrar la delegación que asistió al acto en cementerio de Darwin en las Islas Malvinas, acompañando el primer viaje de familiares de los caídos en la guerra durante 1982.

También logramos trabajar casi cotidianamente con los organismos internacionales y colaboramos en forma permanente con Rebeca Grynspan, secretaria General Iberoamericana; Luis Almagro, el Secretario General de la OEA; Antonio Guterres, Secretario General de la ONU, Audrey Azulay, Directora General de Unesco. El año pasado reconocimos al Rey de España por su apoyo a la compensación para judíos sefaradíes en una audiencia privada en Buenos Aires. En cada uno de estos foros llevamos la agenda de las comunidades judías y nuestro aporte. Nos encontramos con líderes de países, organismos y comunidades judías en Brasil, Cuba, Paraguay, Brasil, Francia, Estados Unido, República Checa, Inglaterra, Uruguay, Alemania. Muchos de estos líderes escribieron en el Libro que editamos por el 25 aniversario del atentado a la AMIA. Creo que a nivel político, esto fue lo más importante en estos años de gestión por el impacto real que tuvo.


Werthein junto a Angela Merkel

-Usted menciona el aniversario del atentado a la AMIA y el CJL siempre hace un intenso trabajo político alrededor del 18 de julio, ¿qué acciones en este sentido destaca durante su gestión?

AW – Además de la sensibilidad que genera esa fecha, cómo nos interpela como comunidad, también es momento de mucho trabajo para nosotros. El año pasado organizamos el primer acto de recordación del atentado que se realiza en la Casa Rosada. Gestionamos la presencia de familiares y sobrevivientes junto a un presidente el mismo 18 para un acto oficial por primera vez desde que sucedió el atentado. Fue un acto muy importante porque días después Argentina designó a Hezbollah como una organización terrorista.

Pero también trabajamos por AMIA en la región y el mundo. Trajimos parlamentarios de Latinoamérica a Buenos Aires en vísperas de cada acto, en total desde que empezamos a realizar esta acción fueron más de cien, para que debatan y se lleven a sus países compromisos para legislar contra el terrorismo.El ex presidente Julio Maria Sanguinetti fue un destacado orador.

Y no solo en la región, llevamos el reclamo de justicia por AMIA al mundo. Lo hicimos en diversas embajadas el año pasado, donde se realizaron actos oficiales, es decir de Estado, recordando a las víctimas y pidiendo el esclarecimiento. Yo fui orador en la embajada Argentina en Londres en un acto organizado por el Embajador Carlos Sersale, junto al entonces CEO del Congreso Judío Mundial, también en las embajadas de , Berlín, Madrid, Paris, Washington, en Tel Aviv y Sudáfrica llevamos actos a cabo y en las sedes de la ONU en Ginebra, . Y en Latinoamérica, por supuesto en Montevideo, Brasilia, Santiago, Bogotá, México. Esto representó una globalización del reclamo, junto a las comunidades judías de todos esos países que nos acompañaban en cada acto. Y en el sentido de llevar el reclamo al mundo, el Libro Justicia Perseguirás, que te contaba que editamos el año pasado, fue exactamente eso, tener la voz de los líderes mundiales que dijeron claramente que al mundo le sigue importando el atentado. Merkel, Trump, el Secretario General de la ONU, los presidentes de los países sudaméricanos, Rivlin. Todos ellos dijeron claro y quedó registrado, que el terrorismo no es un tema que se pueda tomar en forma liviana y hay que trabajar para erradicarlo, así como mostraron su acompañamiento a las familias de las víctimas del atentado. El esfuerzo de la comunidad internacional es clave para poder avanzar y que el reclamo no se esfume.


Werthein junto al Papa Francisco

-Hemos visto en varias oportunidades encuentros suyos con el Papa Francisco…

AW – Sí, tuve el gusto de encontrarlo varias veces, no solo en sino tambien lo recibí cuando llegó a Yad Vashem- el Museo me designó “Anfitrión de Honor” durante la visita que realizó a . En lo visitamos en 2018 para sumarlo a nuestra campaña de recordación de la Shoá, para las conmemoración de los 50 años de Nostra Aetate y varias veces en privado. Sentir que estamos atravesando la mejor época de la historia de las relaciones entre judíos y católicos gracias a líderes como él y al trabajo de décadas de organizaciones como el CJL, nos da la sensación de tarea cumplida.

-Es ampliamente conocida su relación con el Estado de , ¿cómo fue durante su gestión en el CJL?

AW – Las comunidades judías del mundo y de la región particular tienen un nexo, un lazo con fuertísimo y nosotros apoyamos y trabajamos para esto. Las relaciones están en un punto muy alto a nivel comunidades y también en las relaciones de con los gobiernos de la región. No por nada llegó por primera vez el Primer Ministro israelí Netanyahu a Argentina hace tres años. Organizamos la recepción en el Hotel Alvear y conversamos sobre el vínculo entre las comunidades y el Estado de , fue histórico. Fue memorable también el Foro contra el antisemitismo en Jerusalem donde tuve oportunidad de participar, junto a los Jefes de Estado más importantes del mundo -mas de 20 países-el año pasado, incluido Alberto Fernández, único presidente de America Latina.
En relación a lo los 75 años de la liberación de Auschwitz, fue muy relevante el acto en la puerta misma del mayor campo de exterminio en el que fuimos parte junto al Congreso Judío Mundial. Fue muy fuerte la escena de los jefes de estado junto a sobrevivientes, algunos con las ropas que llevaban cuando fueron liberados y otros que volvían por primera vez, poder decir ahí mismo en el lugar del horror “Nunca Más”.Ronald Lauder pronunció un mensaje memorable para las próximas generaciones.

-¿Con qué otros países han trabajado especialmente además de Latinoamérica?

AW – A través de las misiones diplomáticas de los países generamos un vínculo fluido institucional, somos bien recibidos y somos la referencia de la comunidad judía regional. El trabajo diplomático del CJL se ve a diario en la actividad con las embajadas que nos honran haciéndonos parte de sus fechas importantes y proyectos así como nosotros los invitamos a acompañar siempre a la comunidad. Con las misiones de Paraguay, Uruguay, Brasil en lo que es la región la relación es muy sólida, pero también con , a los que el año pasado agasajamos varias veces y trabajamos de la mejor manera, el Embajador Prado nos acompañó en Casa Rosada por ejemplo por los 25 años de AMIA. Con la sede de Londres en Buenos Aires también tenemos intercambio constante, el Embajador Kent visitó el CJL en el programa de Diplomacia el año pasado, pero también con Francia por ejemplo, España, la embajada de Alemania con la que estamos cerca para proyectos de recordación del Holocausto. No quiero dejar de mencionar al Embajador de Egipto, que siempre nos acompaña y está cerca de las comunidades judías, algo esperanzador e inspirador para todos fue verlo a Amin Meleika, el embajador, por ejemplo en nuestra sede, dialogando con dirigentes de la comunidad judía. Hace unos años era impensado.


Werthein junto al Rey de España

-Uno de los ejes sin duda, que uno ve a diario desde la organización es el diálogo interreligioso, ¿Qué balance hace de esta área en su gestión?

AW – En cada festividad musulmana estamos cerca de los dirigentes y los jóvenes de nuestra organización lograron un acercamiento constante, algo que hoy ya cambia las reglas de juego en Argentina. En cuanto a la región creo que la Declaración de Córdoba no tiene precedentes. En principio con líderes cristianos, judíos y musulmanes de todos los países de la región, incluído por ejemplo Cuba, se comprometieron por escrito a que su país sea un espacio de coexistencia. En algunos casos firmaron otros colectivos, como ligados al budismo o Bah’aí. Pero estamos hablando de más de una docena de países en los que los líderes religiosos pusieron por escrito que se comprometían a que en ese lugar haya buena convivencia. Es histórico.

-¿Qué rol tuvieron en estos años los jóvenes en el CJL?

AW – Los jóvenes son una parte central de nuestro trabajo. Tanto que por estatuto deben estar representados en la junta directiva. Los que hacen gran parte del trabajo son ellos, asistiendo a reuniones, llevan la palabra de las comunidades a los foros, esto es así hace décadas en el CJL, muchas de las iniciativas salen de los jóvenes que trabajan con nosotros como voluntarios, como apasionados por la política y el judaísmo. El año pasado decidimos ofrecerles herramientas académicas, de calidad, con el primer programa de Diplomacia Pública, que ahora está desarrollando su segunda edición en Buenos Aires y replicamos en Uruguay. Esto permite que además de la voluntad y los conocimientos que ya traen estos jóvenes llenos de ganas y energía de trabajar por las comunidades, tengan conocimientos sobre cómo se trabaja la diplomacia, las relaciones y conozcan más en detalle a las comunidades de la región. Este año casi triplicamos las postulaciones en la edición argentina. Esto lo complementamos con el programa de liderazgo comunitario que estamos trabajando por tercer año consecutivo con AMIA y la Embajada de . Se trata de capacitar en un ámbito con las credenciales de la Universidad de San Andrés a quienes ya cumplen roles comunitarios. Todo esto intensificó nuestra trabajo con los jóvenes, ya que a su protagonismo de siempre, que sigue ahí, lo pueden ver con la presencia que siempre tienen como la voz judía en cada Asamblea de la ONU, en cada foro de la OEA, cada vez que nos toca ser invitados a un acto oficial, además le agregamos estas instancias de capacitación de calidad.


Werthein junto a la princesa Ana de Gran Bretaña

-Elegirán las nuevas autoridades del CJL en un contexto inédito, algo que probablemente (esperemos) no se va a repetir, ¿Qué particularidades va a tener la asamblea?

AW – Bueno, para empezar, va a ser todo online, la situación sanitaria nos obliga a actuar con total responsabilidad sin dejar de cumplir las obligaciones institucionales. Va a ser lo más parecida posible a una sesión de asamblea del CJL, pero cada cual en su casa, como yo ahora en la mía en Buenos Aires.
Todos estamos adaptándonos a esta situación, por lo que estamos trabajando para que salga bien. Los presidentes de las comunidades y los otros participantes de la asamblea han mostrado predisposición y por sobre todo, comprensión de la situación.

-¿Y con respecto al COVID, ya pasamos mitad de año, como evalúa el impacto en las comunidades de la región?

AW – El impacto es profundo. En lo económico, sin dudas que las comunidades se ven afectadas, no es necesario entrar en detalles, porque es un tema casi de sentido común. Pero como nunca en la historia, las comunidades judías han activado la misión de Tikun Olam, que uno no creía que podía estar más presente, pero lo está. No hay una comunidad en la región, que por más trabajo interno de ayuda y asistencia que tenga que hacer, no esté colaborando activamente con la sociedad de su ciudad o país. Desde entregas de alimentos, hasta capacitaciones, asesorías profesionales: las comunidades están haciendo trabajo en barrios, yendo en varios casos casa por casa, para ayudar a paliar los efectos del COVID en los más vulnerables. Cuando todo esto pase y podamos ver esto con más claridad, va a ser muy impactante el balance del trabajo social de las comunidades. Desde Paraguay que tiene una comunidad de algunos cientos hasta Colombia, ni hablar en Argentina o Brasil o Chile, donde todos los días los directivos van a un barrio necesitado, todas las comunidades están en plena misión de tikun olam, reparar el mundo.
También se nota el trabajo en red, como nunca. Todos estamos atentos a las necesidades y a lo que la comunidad de al lado puede aportar, 2020 nos transformó en una sola comunidad de más de medio millón de personas.

-¿El CJL en particular qué acciones realiza en este sentido?

AW – Nosotros venimos trabajando hace años capacitando y preparando a las comunidades para situaciones de crisis de distinto tipo. Entre ellas, cuestiones de infraestructura, prevención, pero también explícitamente catástrofes naturales y epidemias. Activamos esos equipos que estaban capacitados y comenzamos a formar grupos, equipos donde no los había, para que haya roles y protocolos listos para enfrentar esta situación inédita. Además conectamos a las comunidades con los profesionales, organizamos foros de salud, salud mental, gestión de crisis, entre otros. También trabajamos con profesionales de o España, que para las comunidades era como ver el partido tres jugadas antes. Muchos escenarios posibles, por ejemplo para repartos de insumos u organización de cuestiones religiosas, fueron más fáciles gracias a que lamentablemente en Europa habían tenido el problema antes.

Por otro lado también nos damos cuenta que la nueva normalidad en muchos casos no va a tener mucho que ver con la vieja. Así que estamos tratando de encarar asesoramiento para que las organizaciones judías también puedan lograr la transformación que vemos en este contexto tan necesaria, empezar a pensarse más como digitales desde la concepción, poder articular bien la comunicación y las actividades. Porque esto también es una oportunidad de crecimiento y de poder llegar a miembros de la comunidad alejados o que nunca estuvieron tan involucrados.


Werthein junto a Reuven Rivlin

-¿Cómo fueron las relaciones del CJL con el Congreso Judío Mundial?

AW-Fueron y son excelentes. Me designaron miembro del Executive Committe y del Steering Committe del WJC.Estrechemos vínculos con personalidades como Chella Zafra -Tesorera del WJC- de Brasil, Moshé Kantor, Presidente del Congreso Judio Europeo, con Robert Goot de Australia, con todos los miembros del Staff liderados por Maram Stern, y Claudio Epelman mantiene una relación de altísima calidad con todos y cada uno de los miembro del WJC.Además es de destacar de Epelman fue designado representante del WJC ante el Vaticano. No puedo dejar de mencionar al Embajador Ronald Lauder, cuyo liderazgo indiscutido ha puesto al WJC en lo más alto de las instituciones que representan a las comunidades judías del mundo.Su trabajo y su dedicación son absolutas y sus relaciones alcanzan a todos los jefes de estado del mundo, habiendo sido recibido por todos ellos en visitas oficiales.

-Finalmente, ¿cómo ve la continuidad del Congreso Judío Latinoamericano?

AW -Antes de asumir como Presidente del CJL fui designado Special Advisor del CJL y tuve el placer de acompañar durante 5 años a Jack Terpins, un gran amigo personal, de quien recibí un legado de sabiduría y conocimientos que fueron muy valiosos.Me encanta la idea de que Jack sea nuevamente candidato para el CJL, y soy un impulsor entusiasta su candidatura.


SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorCiudad Mágica: Tepoztlán
Artículo siguiente9 de agosto de 1942 : Se produjo la revuelta del Gueto de Mir, en Bielorrusia
La Agencia Judía de Noticias durante 10 años fue la principal fuente de información sobre Israel y la política comunitaria. Sus notas y entrevistas fueron levantadas por los principales medios y agencias periodísticas del mundo. Luego de haber cumplido una década desde su creación, cambió su nombre a Agencia AJN y se lanzó a una nueva etapa de expansión internacional, para ser líder en la producción de noticias de Medio Oriente en español con base en Buenos Aires. La Agencia AJN refleja permanentemente las relaciones diplomáticas, intercambios comerciales y convenios entre Israel y Latinoamérica. Además, promueve la búsqueda de justicia por el atentado a la AMIA y a la embajada de Israel en Buenos Aires; impulsa el esclarecimiento de la muerte del fiscal Alberto Nisman y condena todo acto de terrorismo en el mundo. Conformada por un importante equipo de redactores, cronistas y corresponsales, la Agencia AJN ofrece el mayor nivel de profesionalismo para el tratamiento de la información. Director: Daniel Berliner. Desde hace tiempo contamos con Isaac Ajzen como representante y corresponsal de la Agencia Ajn en México.