“Mi esposa Sara y yo visitamos el refugio de emergencia de WIZO para víctimas de violencia y sus hijos.

Durante el período de Corona, las experimentaron más violencia doméstica y dificultades.

por tanto y en forma personal se establecera la Autoridad de Tratamiento de Violencia Doméstica.

Hago un llamado a los ciudadanos de , a las que sufren está tragedia: “no se sienten en casa, no lo den por sentado. Sucede: haz algo, avísanos, informa, sal, no hay necesidad de vivir así y haremos todo lo posible para ayudarte”.