Schanberg trabajó para ese medio de comunicación y ganó el Premio Pulitzer por su cobertura de la caída de Camboya en manos del Jemer Rojo en 1975.

El reportero falleció en Poughkeepsie, Estados Unidos, tras sufrir un ataque cardiaco esta semana.

La trágica experiencia de su colega Dith Pran bajo el régimen, considerado uno de los más brutales del siglo XX, inspiró su trabajo.

El fotógrafo periodístico, quien había nacido en Camboya y tenía nacionalidad estadounidense, no pudo abandonar el país, a diferencia de Schanberg.

Pran le salvó la vida a Schanberg, cuando, junto a otros corresponsales occidentales, fueron capturados por los Jemeres Rojos, hablando rápido y persuadiendo a los soldados para evitar que les disparasen.

Pran tuvo que sufrir cuatro años de torturas y hambre antes de poder escapar a Tailandia.

Durante el régimen del Jemer Rojo, que gobernó Camboya entre 1975 y 1979,murieron más de un millón de personas como consecuencia del hambre, exceso de trabajo y ejecuciones.

“Mi hermano”

En 2008, Pran murió de un cáncer de páncreas en un hospital de Nueva Jersey, Estados Unidos, a la edad de 65 años.

Junto a Schanberg fueron a Camboya en 1975 para informar sobre la caída de Phnom Penh a manos de las fuerzas Jemer.

Fotos de prisioneros ejecutados por el Jemer Rojo.
Image captionFotos de prisioneros ejecutados por el Jemer Rojo.

En 1980, Schanberg describió el calvario de su amigo en un reportaje para una revista y después en un libro, que sirvió de base para “Los Gritos del Silencio”.

La película, que fue estrenada en 1984, fue dirigida por Roland Joffé y ganó tres premios Oscar.

Pran era un verdadero reportero, un luchador por la verdad y por su gente“, afirmó Shanberg a una agencia de noticias.

“Cuando el cáncer atacó, él volvió a luchar por su vida. Y lo hizo con la misma calma, coraje y espíritu positivo budista que hizo que mi hermano fuera tan especial”, añadió.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorPolanco 2, Capítulo 4
Artículo siguienteComunidad Sefaradí: Citas personales con Directivos