Diario Judío México - espera convertirse en el cuarto país que llega a la superficie de la con la misión Beresheet, cuyo lanzamiento está previsto esta tarde a las 20.45 horas desde Cabo Cañaveral, en Estados Unidos.

Construida por la empresa SpaceIL, se trata de la primera misión privada que se lanza a la . Aunque investigará el campo magnético lunar, su objetivo principal no es científico. Consiste en demostrar que las tecnologías espaciales están lo bastante maduras para llegar a la con una misión privada, sin el respaldo de una gran agencia nacional. Beresheet inaugura así una nueva era de exploración lunar en que las empresas privadas tendrán un protagonismo creciente.

 espera convertirse en el cuarto país que llega a la superficie de la  con la misión Beresheet, cuyo lanzamiento está previsto esta tarde a las 20.45 horas desde Cabo Cañaveral, en Estados Unidos (2.45 horas de la madrugada del viernes en España).

Construida por la empresa SpaceIL, se trata de la primera misión privada que se lanza a la . Aunque investigará el campo magnético lunar, su objetivo principal no es científico. Consiste en demostrar que las tecnologías espaciales están lo bastante maduras para llegar a la con una misión privada, sin el respaldo de una gran agencia nacional. Beresheet inaugura así una nueva era de exploración lunar en que las empresas privadas tendrán un protagonismo creciente.

 

 

 

El momento crítico de la misión será el aterrizaje, que está previsto el 11 de abril

Todas las misiones que han llegado a la hasta ahora han estado lideradas por las agencias espaciales de Estados Unidos, la Unión Soviética o China. Pero la NASA lanzó el año pasado un programa de Servicios de Cargas Lunares Comerciales para atraer al sector privado a la exploración lunar. Dicho programa prevé lanzar los primeras cargas privadas a la luna en 2020. También la Agencia Espacial Europea (ESA) prevé cooperar con el sector privado en la futura exploración lunar, ha informado Jan Wörner, director general de la ESA.

Beresheet despegará con un cohete Falcon 9 de la compañía Space X. Con un peso de 585 kilos y el tamaño de una lavadora, es la más pequeña de las tres cargas que van a bordo del cohete. Las otras dos son un satélite de comunicaciones de Indonesia y un satélite militar de Estados Unidos.

Trayectoria para ir de la Tierra a la Luna de la nave Beresheet de la compañía israelí SpaceIL

Trayectoria para ir de la Tierra a la Luna de la nave Beresheet de la compañía israelí SpaceIL (SpaceIL)

A diferencia de las misiones tripuladas Apolo que iban directas hacia la luna y llegaban en tres días, Beresheet trazará órbitas cada vez más amplias alrededor de la Tierra hasta ser capturada por la gravedad lunar, informa SpaceIL en su web. Esto la llevará a recorrer 6,5 millones de kilómetros (17 veces más que los aproximadamente 385.000 que hay en línea recta) y a necesitar siete semanas para llegar a destino. El aterrizaje, que será el momento crítico de la misión, está previsto el 11 de abril.

Si todo sale bien, se posará en el mar de Serenidad, en la cara visible del satélite, el mismo en el que aterrizaron los astronautas de la misión Apolo 17. Tanto durante la aproximación antes del aterrizaje como una vez en la superficie, analizará los campos magnéticos de las rocas lunares. Comparar el magnetismo de las rocas con su antigüedad podría aclarar si la luna tuvo un núcleo metálico líquido en el pasado. La duración prevista de la misión después del aterrizaje es de sólo dos días.

Si la misión consigue su objetivo, se convertirá en el cuarto país que llega a la superficie lunar

La empresa SpaceIL nació a partir del premio Google Lunar X Prize, que en 2007 anunció una recompensa de 20 millones de dólares a la primera iniciativa privada que consiguiera enviar un vehículo a la luna, hacerle recorrer por lo menos 500 metros y enviar imágenes. Aunque el premio se declaró desierto el año pasado porque ningún equipo consiguió el objetivo antes de la fecha límite del 31 de marzo de 2018, algunos contendientes como SpaceIL siguieron adelante.

La empresa israelí ha recaudado cien millones de dólares de inversores privados para desarrollar la misión. Entre ellos, se encuentran los empresarios Morris Kahn, que ha aportado 43 millones de dólares y es ahora presidente de la compañía, y Sheldon Adelson, a quien en España se recuerda por su fallido proyecto de construir Eurovegas y que ha aportado 24 millones. SpaceIL ha contado también con el apoyo de la Agencia Espacial de , que ha aportado dos millones de dólares, y de la empresa pública Aerospace Industries, que ha construido la nave.

Ingenieros de la compañía israelí SpaceIL con la sonda Beresheet que se lanzará a la Luna

Ingenieros de la compañía israelí SpaceIL con la sonda Beresheet que se lanzará a la Luna (SpaceIL)

La compañía no tiene planes para embarcarse en más proyectos después de Beresheet. Según ha declarado su vicepresidente Yigal Harel a la agencia Reuters, SpaceIL “no continuará después de esta misión”.