Diario Judío México - En enero, el dictador venezolano, , se adjudicó una importante victoria: los legisladores del congreso de eligieron a su candidato favorito como líder de la Asamblea Nacional, poniendo a su alcance la última institución independiente de la nación, cada vez más autoritaria.

Un examen de Reuters de las circunstancias que rodearon la votación muestra que había evidencia para apoyar sus acusaciones.

Una grabación no revelada anteriormente de una conversación entre dos congresistas, junto con entrevistas con una docena de otros legisladores y mensajes de texto no reportados, arroja luz sobre la estrategia del partido socialista gobernante de hacer ofertas en efectivo y amenazas de explotar las divisiones dentro de la coalición de Guaidó.

En la grabación, a las 9 a.m. del 15 de diciembre, Kerrins Mavarez, un congresista de 34 años del estado costero de Falcón, recibió una llamada telefónica de una importante figura de la oposición, preocupada por la conspiración del gobierno para arrebatar el control del congreso.

El que llamó, Luis Stefanelli, le dijo a Mavarez que creía que los aliados de Maduro estaban tratando de comprar y asustar a los políticos de la oposición para que apoyaran a Parra.

Mavarez confirmó a Stefanelli que había recibido llamadas de un emisario del gobierno sin nombre amenazándolo con arrestarlo y preguntándole cuánto dinero quería para cambiar de bando.

“Estoy muy asustado”, dijo Mavarez, quien no identificó al emisario. Mavarez dijo que se había resistido a la oferta, pero pidió a Stefanelli el apoyo de la oposición: “No me dejes solo”.

“Es importante para nosotros saber que podemos confiar en ti”, dijo Stefanelli en la grabación, que compartió con Reuters, prometiendo a Mavarez que los líderes de la oposición lo apoyarían.

“Tu posición marcará tu vida”.

En el momento de la votación del 5 de enero, Mavarez ya había tomado una decisión. Se unió a otros 15 legisladores de la oposición para votar en contra de la reelección de Guaidó y en su lugar apoyó a Parra, que se había alineado con los socialistas de Maduro.

En una conferencia de prensa cuatro días después de la votación, Mavarez negó las acusaciones de otras figuras de la oposición de haber aceptado un soborno y dijo que actuó con “valentía” después de que Guaidó no lograra avanzar en la solución de la crisis económica y política de .

Preguntado por Reuters sobre la grabación, Mavarez no negó su autenticidad y dijo que ambos lados lo presionaron, pero que votó “con plena libertad”.

Acusó a la oposición de poner en escena las llamadas amenazantes que recibió en diciembre para evaluar si estaba involucrado en una conspiración, pero no prestó testimonio de ello. Un portavoz de Guaido dijo que no se escenificaron llamadas o mensajes.

Reuters no pudo determinar si realmente se hicieron sobornos o quién hizo las llamadas de diciembre. Stefanelli dijo que grabó a Mavarez porque sospechaba que ya había sido “comprado”, sin dar más detalles.

Ni los representantes de Parra ni el Ministerio de Información de respondieron a las solicitudes de comentarios.

“¿CUÁNTO QUIERES?”

Los políticos de la oposición entrevistados por Reuters dijeron que los aliados de Parra en diciembre habían solicitado a 30 de sus colegas, el número necesario para cambiar la mayoría, ofertas de hasta 700.000 dólares, eligiendo objetivos en necesidad financiera y frustrados con Guaido. Ofrecieron pruebas para tres casos, que se detallan en esta historia.

Llamaron a los que tenían dudas o estaban descontentos con el liderazgo”, dijo el legislador José Guerra.

Citando sus conversaciones con los colegas atacados, Guerra dijo que un legislador cercano a Parra, José Noriega, que antes estaba en el partido Voluntad Popular de Guaidó, hizo muchas de estas llamadas.

Noriega negó esto a Reuters.

Según los diputados y personas cercanas al partido socialista, Maduro quería aprovechar la disminución de la popularidad de Guaidó para colocar una nueva oposición dócil en el congreso que pudiera aprobar la legislación requerida por su gobierno.

Pero, según estas personas, Parra no logró influir lo suficiente en los legisladores de la oposición.

Esto, dijeron, lo obligó a prohibir la entrada a Guaidó y a sus aliados y a reclamar el control de los 167 escaños del congreso sin pruebas de que cumpliera con el requisito de que la mitad de los legisladores estuvieran presentes. Parra ha dicho que la votación tuvo quórum, pero nunca ha presentado una lista oficial de los legisladores que le votaron a mano alzada.

El día de la votación, soldados con escudos antidisturbios bloquearon a Guaidó y a sus aliados para que no entraran en el parlamento, según los periodistas de Reuters, lo que permitió a los legisladores progubernamentales elegir a Parra.

Maduro dijo en la televisión estatal que Guaidó no quería entrar en el congreso porque no tenía los votos. Celebró el ascenso de Parra como una “rebelión” dentro del Congreso.

Aunque los legisladores de la oposición reeligieron más tarde a Guaidó como jefe de la Asamblea Nacional en una sesión separada en las oficinas de un periódico cercano, la elección del rival de Parra fue un golpe simbólico y les privó del control del propio edificio.

Guaidó, que acusa a Maduro de robar las elecciones presidenciales de 2018, se proclamó a sí mismo presidente legítimo el año pasado basándose en su condición de jefe del congreso, con el apoyo de Washington y de docenas de otras naciones.

En diciembre, antes de la votación, la principal coalición de la oposición desalojó a Parra después de que un informe de los medios de comunicación locales acusara a él y a otros de abusar de sus cargos para pulir la reputación de un empresario vinculado al gobierno. Parra negó eso en ese momento y sigue siendo el jefe del congreso.

Mavarez reemplazó a Stefanelli en el congreso después de que el anciano legislador huyera al extranjero debido a una solicitud de la Corte Suprema del 13 de diciembre para investigarlo por supuestos delitos relacionados con un plan para incautar instalaciones militares. Un superórgano legislativo pro-gobierno acordó quitarle la inmunidad parlamentaria tres días después, aunque no está claro cómo ha procedido el caso desde entonces.

Stefanelli niega las acusaciones de traición y conspiración.

En una entrevista telefónica, dijo que no podía revelar su ubicación o cuándo exactamente se fue debido a problemas de seguridad.

Las autoridades venezolanas han abierto investigaciones criminales sobre las finanzas de Guaidó y su participación en protestas antigubernamentales y han despojado a muchos más de sus colegas de la inmunidad parlamentaria por motivos que también conspiraron para derrocar a Maduro. Unos 30 legisladores siguen detenidos, en el exilio o refugiados en embajadas en Caracas.

Durante su llamada a Stefanelli, Mavarez dijo que el intermediario le había dicho que él también sería arrestado por participar en un levantamiento militar infructuoso contra Maduro en abril pasado. Además, el intermediario le advirtió que Mavarez carecía de inmunidad como legislador sustituto, lo que le hacía más vulnerable, según muestra la grabación revisada por Reuters.

En la llamada, Mavarez le contó a Stefanelli que esa mañana el emisario le preguntó: “¿Cuánto quiere y en qué cuenta bancaria lo quiere?”.

Mavarez se negó a identificar al emisario de Reuters y Stefanelli dijo que no sabía quién era el individuo.

“EL ESCORPIÓN QUIERE PICARME”

El legislador Alfonso Marquina era otro objetivo.

El 11 de diciembre, Marquina asistió a una reunión del congreso en la que reprendió a sus colegas por los errores que la oposición cometió el año pasado, dijo Marquina a Reuters. Después, Noriega, el legislador aliado de Parra, se acercó a él y le sugirió que hablaran.

Sospechando de los motivos de Noriega, Marquina envió un mensaje a Guaidó para mantenerlo informado de la propuesta.

Mi presidente, el escorpión quiere picarme”, dijo Marquina a Guaidó, refiriéndose a la presión del gobierno sobre el voto de la Asamblea Nacional que la oposición denominó Operación Escorpión.

Estuvieron de acuerdo en que Marquina iría a averiguar más.

A la mañana siguiente, Noriega le escribió a Marquina. “Camarada, buenos días. Te espero a las 8 a.m. en el Tamanaco para que podamos desayunar”, dijo, refiriéndose al lujoso hotel Tamanaco de Caracas, según sus mensajes no reportados vistos por Reuters.

Una vez en el restaurante del hotel, Marquina dijo que puso un teléfono en una bolsa junto a su mesa para grabar en secreto su conversación.

Según la cinta de 5 minutos, que Marquina dio a conocer públicamente en enero, Noriega le ofreció 700.000 dólares para apoyar a Parra, con un pago inicial de 150.000 dólares antes de la votación, junto con el presidente de la comisión de finanzas del congreso.

Quienquiera que extienda su mano y acepte la cantidad inicial obtiene un compromiso”, dijo Noriega.

En una declaración a Reuters, Noriega reiteró las negaciones previas de que la conversación tuvo lugar y dijo que la grabación formaba parte de una campaña liderada por el gobierno de Guatemala para desacreditar la elección de Parra. El portavoz de Guaido dijo que la cinta era genuina.

Marquina apoya la autenticidad del audio. Dijo que rechazó el dinero, pero que otros 15 legisladores tenían un precio.

Arkiely Perfecto, que dejó un partido pro-Maduro para unirse a la oposición a principios del año pasado, dijo a un colega el 10 de diciembre que había aceptado 50.000 euros (57.000 dólares) para votar por Parra, aunque se sentía “terrible” por hacerlo, según los mensajes de WhatsApp publicados por su organización política, que más tarde la expulsaron.

La dignidad que he mantenido ha significado que mucha gente que quiero en mi familia se haya ido a la cama con el estómago vacío”, dijo Perfecto en un texto a la colega que vio Reuters, refiriéndose a ofertas anteriores que ella había rechazado.

Perfecto le dijo a Reuters que no había aceptado ningún dinero y dijo que los mensajes fueron fabricados por su grupo, el Movimiento Democrático y de Inclusión, para perjudicarla.

El líder de su grupo, Nicmer Evans, dijo que la expulsión de Perfecto fue consecuencia de una investigación disciplinaria que descubrió que había recibido un pago.

FuenteNoticias de Israel
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorLlama Edil De Huixquilucan A Conservar La Calma Ante COVID-19
Artículo siguienteLos árabes afortunados de Oriente Medio