Diario Judío México - A pesar de que el hebreo no fue lengua coloquial durante milenios (hasta su modernización en el último siglo), marca y ha pautado entre sus hablantes (mayoritariamente, rezantes) no sólo estilos, expresiones y gramáticas, sino una forma de significación constructiva de una identidad, tan etérea (por falta de asentamiento en un territorio propio durante tanto tiempo) como ávida de pilares comunes en una dispersión planetaria. El objetivo es revisar los propios cimientos del edificio lingüístico, los átomos primigenios de la comunicación (y su valor) que son las letras.

Para empezar, y usando como hacemos ahora el abecedario romance, nos llamará la atención el propio orden del listado, ya que si bien hay una coincidencia en los dos primeros escalones (alef – a, bet – b), el tercero (guimel – c) marca una primera bifurcación que, aun siendo un lego en historia es lógico atribuir a los latinos, ya que incluso el griego clásico prosigue su alfabeto (alfa, beta) con gamma. De allí que en lugar del término “alefato” que suele usarse para el orden hebreo (y que suena casi más a una forma de gobierno), me atreva a proponer un “abeguedario”.

Este orden, como tantas otras características de la lengua y cultura de los judíos, no es un invento original. Las propias letras hebreas se obtuvieron transformando las de los vecinos norteños (más o menos donde hoy está Líbano), los fenicios. Otros pueblos de la zona aportaron lo suyo, por ejemplo, de los babilonios nos quedamos con los nombres de los meses (tamuz, jeshván, etc.) y cierta querencia por la astrología. Y seguramente, como sugiere Freud, la propia idea del monoteísmo tenga que ver con el culto a Amon Ra en el Imperio Nuevo faraónico. Y qué decir de las tradiciones culturales diaspóricas, capaces de crear nuevas lenguas mixtas con propia, como el ídish o el judeoespañol, o músicas populares que se funden y confunden con las de su entorno.

Sin embargo, y más allá del edificio teológico de las Escrituras, la práctica religiosa cotidiana ha convertido al hebreo en un esqueleto que, como el que estructura nuestra anatomía, se mantiene oculto en vida tras la carne, pero es quien la mantiene en pie. Allí, plegado e invisible en la jamba de la puerta, en la memoria sonora de la cantilación (la forma casi musical de rezar), en el amén de quien sólo se atreve a sumarse en el coro, en el Shemá que guardamos en la memoria como último recurso ante el suplicio.

Sirvan estas palabras de bienvenida a una serie de reflexiones no necesariamente científicas, sobre la ley de la gravedad que sobre nuestro ser colectivo han impuesto los ladrillos con los que edificamos el mundo tal como lo vemos (dada la imposibilidad filosófica de conocer la “realidad”): las letras del abeguedario, dulces como la miel con que los judíos del Atlas, en el sur de , las pintaban en una bandeja para que los niños las lamieran y quedarán para siempre sometidos a la sabiduría que mana de su justa combinación.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorLas primeras comandantes de tanques hacen historia en Israel
Artículo siguienteGerald Fischman, una de las víctimas del ataque al periódico de Annapolis
En 1989 empieza a desempeñar labores de redacción y traducción (Inglés, Francés y Hebreo a Español) para diversas publicaciones informáticas: PC Magazine Actual, Personal Computing, Amstrad Magazine, Redes, Sistemas, Tribuna Informática, etc.). De 1992 a 1996 es responsable de las secciones de sonido y vanguardias tecnológicas en la revista de nuevas tecnologías OnOff (Editorial Globus). Realiza proyectos de ediciones técnicas también para las editoriales VNU, Infolaser y Tecnipublicaciones. De 1994 a 1998 trabaja como corrector para temas de informática para la Editorial McGraw-Hill. En 1996 realiza traducciones técnicas para KDC y para CT. *  Desde 1995 a 1999 es Jefe de Redacción en la agencia de comunicación Aleph, encargándose de las Notas de Prensa, Comunicados y Columnas para empresas como Lotus, Autodesk, Acer Computer Ibérica, Pinnacle, BEA, etc. Entre 1999 y mayo de 2000 es nombrado Director de Servicios Especiales de la misma empresa, a cargo de los servicios de traducciones (folletos técnicos, de marketing, anuncios, etc.), boletines (LotusClub, ATC Noticias, BEA News, etc.) y clipping. TRAYECTORIA PROFESIONAL (música) Desde 1989 colabora como redactor para revistas de música (Sociedad Española de Musicología, Guitar Player, Keyboard, etc.) y generales (Avalon, Panama Jack, etc.). En 1990 funda y dirige la revista trimestral de nuevas tendencias musicales MUSICA GLOBAL (Mandala Ediciones), que funciona hasta 1995. Se encarga del apartado de música en la versión española de la enciclopedia en CD-ROM Encarta 97 de Microsoft (para Me&Ta Multimedia). De 1996 a 1999 colabora con Marketing Editorial en varios proyectos para el Club Internacional del Libro (redacción de fascículos de la colección Historia de la Música Deutsche Grammophon y fichas de la colección La Gran Música). Desde 1995 participa en el grupo de música antigua de Eduardo Paniagua, como intérprete de cítola (guitarra medieval) y cantante de música judía sefardí, con los que ha actuado en España, Portugal, Marruecos, Francia, Italia, Suiza, Alemania, Bélgica, Dinamarca, Noruega, Canadá, Costa Rica, Panamá, Honduras, Croacia, Bosnia e Israel. Junto al grupo ha editado los discos “Música de las Tres Culturas” (1998), “Moradas del Corazón” (2003) y “Maimónides” (2004, todos en Pneuma Records). En 2006 forma el grupo Klezmer Sefardí (con CD del mismo nombre para Pneuma Records). TRAYECTORIA LABORAL * Desde junio de 2003 colabora desinteresadamente con la web Musicasdelmundo.org en la redacción de artículos sobre música e instrumentos del mundo. * Desde enero de 2004 y hasta marzo de 2005 colabora como redactor y traductor de la revista Musitec Magazine de F&G. * Desde enero de 2004 y hasta enero de 2005 colabora como traductor y redactor para la agencia de comunicación empresarial Aleph Comunicación. * Desde abril de 2001 y hasta marzo de 2005 colabora como redactor y traductor de las revistas DVD Total y Future Music de LarPress * Desde abril de 2001 y hasta mayo de 2003 colabora como redactor de la web de noticias de Nuevas Tecnologías de Tecnipublicaciones. * Desde junio de 2000 trabaja como traductor y redactor freelance para empresas como DyR, Prensatec, Aqua MassMedia, Aabam, Crimson, iTerracom y Premdan. Desde abril de 2007 trabaja en Radio Sefarad como director musical y desde finales del mismo año y hasta septiembre de 2011 como editor, a cargo de la creación y puesta en marcha de nuevas secciones. Desde octubre de 2011 es el director de Radio Sefarad.