Diario Judío México -

Sergio Flores – SANTA MARÍA TONEMECA; - Centros de turismo de naturaleza como Zipolite, San Agustinillo, el Centro Mexicano de la Tortuga, Mazunte, La Ventanilla, el santuario de la tortuga golfina La Escobilla y otras poblaciones de esa región de la costa de , trabajan a marchas forzadas para levantar lo que vientos de hasta 170 kilómetros por hora destruyeron el pasado mes de junio provocados por el huracán “Carlotta”.

“Para vacaciones, a partir del 8 de julio, ya estaremos listos”, dijo Carmelo Elorza Rodríguez, Presidente de la Sociedad de Servicios Turísticos La Ventanilla, al ser entrevistado por COSTASALVAjE, durante un recorrido por la zona de desastre.

“Ofrecemos nuestros paseos por la laguna con avistamiento de cocodrilos, iguanas, aves, los recorridos nocturnos para recolectar huevos de tortuga y sembrarlos para que posteriormente nazcan y sean liberadas las tortuguitas; el viaje por lancha a la isla donde tenemos venados cola blanca”, indicó Elorza.

Allan Ureña, es un estudiante de Diseño Interactivo de la Universidad Iberoamericana, de la Ciudad de México, con varios de sus compañeros, ayudan a los lugareños a la recuperación del Centro Turístico La Ventanilla, limpiando de lodo y palizada la isla y la playa de La Ventanilla.

“El recorrido en la laguna es muy interesante, la isla, el museo, los cocodrilos, un chango, los tejones, la playa, todo el estar aquí es una experiencia muy bonita. La cocina es muy rica”, dijo Allan y llamó a los turistas a visitar La Ventanilla.

La Ventanilla, situado en el Municipio de Santa María Tonameca, a un costado de la carretera Federal 200 y a unos 50 kilómetros al sur de Puerto Escondido, es uno de los centros de turismo de naturaleza más exitosos de los últimos años en y en 1997 fue destruido por el huracán Paulina, pero gracias al tesón de sus pobladores pudo recuperarse de ese desastre.

“El turista es parte de la aportación del ingreso económico de la comunidad. Es bueno que vengan en este momento para que reactiven la economía del lugar”, agregó Allan, el voluntario de La Ibero.

Ahí cerca, las playas turísticas de Mazunte, San Agustinillo y Zipolite, sufrieron los embates de Carlotta, y el Centro Mexicano de la Tortuga CMT, perdió las techumbres de acuarios, los peces murieron, mientras que las tortugas marinas y dulceacuícolas de distintas especies que se encuentran en acuarios, piletas, estanques y en los jardines de ese Centro de Investigación, resistieron.

Personal del CMT, se apresura a rehabilitar ese lugar que es centro de investigación para las tortugas marinas de México y recibe anualmente unos 100 mil visitantes de diversas partes del país y extranjeros y ya se prepara para reabrir al público este verano.

“Carlotta”, también destruyó la infraestructura del centro turístico del Santuario La Escobilla, cuya playa es la más importante a nivel mundial para el arribo masivo de tortugas de la especie golfina.

Los techos de las cabañas y el restaurante de La Escobilla, fueron destruidos por los fuertes vientos, un endeble techado de la capilla del lugar sucumbió y hasta una tortuga hecha de cementos y grava, quedó con la cabeza dividida del caparazón, mientras que el restaurante perdió sus tejas, decoración y equipamiento de cocina.

Natalia Parra, Coordinadora de COSTASALVAjE, lamentó las pérdidas humanas registradas en diversos puntos de , a consecuencia de “Carlotta”, así como la destrucción ambiental, e invitó a solidarizarse con los poblados en emergencia, asistiendo como voluntarios o como turistas, disfrutando de la belleza de esos lugares y su exquisita comida tradicional.