La visita del Secretario de Estado norteamericano a Israel anuncia cambios radicales en la actitud de Washington respecto al .

Durante el lapso presidido por Donald Trump, Jerusalem gozó de un trato particularmente alentador. El traslado de la embajada estadounidense a la capital israelí, la actitud de hecho favorable a la colonización de las tierras conquistadas en la Guerra de los Seis Días, el cierre del consulado en Jerusalem oriental, el congelamiento de los nexos con Teherán: algunas expresiones de esta actitud.

En contraste, Blinken apenas acertó a minimizar el radical viraje que tarde o temprano el presidente Biden deberá asumir en sus actitudes respecto al Medio Oriente.
Así, el encuentro con el líder palestino Mahmoud Abbas fue cordial y promisorio. Un resultado: la reapertura de las oficinas de la Organización para la Liberación de Palestina en Washington y el ofrecimiento de más de 75 millones de dólares destinados a la reconstrucción de Gaza que se sumarían a los recursos otorgados por organismos internacionales.

Hasta aquí el presidente Biden ha intentado revelar una postura favorable – o al menos comprensiva – respecto a la reacción militar israelí contra Gaza. Sin embargo, opino que tarde o temprano deberá ceder a las presiones de una nueva generación demócrata que revela actitudes favorables a la causa palestina.

La influencia de sobre ellos es notable en este viaje. Paradójicamente, la condición de judío suma peso a sus actitudes críticas respecto a Israel.
Por añadidura, cabe recordar que más de la quinta parte de los miembros demócratas en el Congreso representan minorías (negros, asiáticos, puertorriqueños) que revelan simpatía por la causa palestina.

Ascendente constelación en un momento en el que Israel parece precipitarse a un quinto torneo electoral.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl Papa besa el número tatuado en el brazo de una superviviente del Holocausto
Artículo siguienteDe la Gloria al Infierno 
Invitado por la UNAM llegué a México desde Israel en 1968 para dictar clases en la entonces Escuela de Ciencias Políticas y Sociales ( hoy Facultad). Un año después me integré a la CEPAL con sede en México para consagrarme al estudio y orientación de asuntos latinoamericanos. En 1980 retorné a Israel para insertarme en las universidades Tel Aviv y Bar Ilán. En paralelo trabajé para la UNESCO en temas vinculados con el desarrollo científico y tecnológico de América Latina, y laboré como corresponsal de El Universal de México. En los años noventa laboré como investigador asociado en el Colegio de México. Para más amplia y actualizada información consultar Google y Wikipedia.