Diario Judío México - He leído las declaraciones de en defensa de la ex presidente, presunta jefa de la banda de delincuentes que asolaron primero la provincia de Santa Cruz y más tarde todo el país hasta el 10/12/15.La Sra. de Carlotto permaneció impávida mirando hacia el costado ignorando las tropelías y saqueos que afectaban a todos los habitantes del país.

Asistió en primera fila a todas las actuaciones histriónicas de su defendida junto a muchos de sus compinches y hoy, en estas horas reveladoras de nuestro triste pasado sólo se le ocurre atacar a un arrepentido. Y lo agrede, no en sus dichos sino en su forma de hablar o escribir!!

Se dice maestra jubilada pero no puede explicar qué parte del dinero de las coimas fue a parar a las ONG como Abuelas, Madres de Plaza de Mayo y otras de DD.HH. todas politizadas, más bien colonizadas, por los K. También debería demostrar de qué vive y cómo puede costear sus viajes por todo el mundo, promoviendo su candidatura al premio Nobel de la Paz.

Se atreve a criticar la forma de hablar del chofer Centeno, autor de los resonados cuadernos de la indiscutible denuncia, pero ignora los insultos que profiere la patota kirchnerista hacia el presidente de la Nación, así como CFK denomina “delincuente” a un Juez de la Nación, o cuando el abogado de CFK es expulsado del Tribunal Oral Federal  en el juicio por  la tragedia de Once, por proferir insultos soeces a los propios jueces.

Para Carlotto las serias acusaciones contra CFK son una causa inventada ya que ella es inocente de todo y los DD.HH. son violentados como en la época de la dictadura militar!!.

Evidentemente la nostalgia montonera le afecta el raciocinio y la deja al descubierto.El gran escritor francés Emile Zola escribió “Repito con la más vehemente convicción: la verdad está en camino y nada la detendrá”.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorEstados Unidos advierte que nadie estará “completamente satisfecho” con el plan de paz palestino-israelí
Artículo siguienteConductas que arruinan tu amor propio
Nací el 9 de marzo de 1942 en Buenos Aires, Argentina. Tengo educación secundaria y algunos años de Derecho pero por razones de tiempo dejé para casarme y trabajar en una industria química de mi familia política desde 1964 hasta el 2001, comenzando en el sector costos hasta ser director financiero-administrativo de la empresa, que en aquel momento tenía 3 plantas y unos 300 dependientes. Mi esposa Irene es Profesora Nacional de Artes Visuales, es artista plástica y estudió entre otros con Urruchúa, Castagnino, Schurjin, Pujía, etc. Tenemos 2 hijos Juana Elizabeth, Abogada y con una Maestría en Derecho Internacional Público, radicada y ciudadana canadiense desde el 2002, casada y que nos dio una hermosa nieta de 7 años. Nuestro hijo varón se radicó en México D.F. también el 2002, montó una empresa que se dedica a la venta de aceros para la construcción de la cual es Gerente Comercial, soltero, 44 años. Mi suegra, fallecida en el 2006, fue escritora de cuentos y poemas, con muchos libros publicados y premios en distintos países, incluyendo el Fernando Jeno a la Poesía en México en 1979; sus libros figuran en diversas bibliotecas, incluyendo la del Congreso de EE.UU. Mis hijos siendo pequeños obtuvieron menciones y premios en el famoso Concurso Shankar de pintura, en la India y algunas de sus obras ilustraron libros de poemas de la abuela materna Arminda Ralesky. De esta mujer el Maestro Jacobo Ficher compuso una obra para coro y orquesta del poema Kadish Laico y además algunos de sus poemas formaron parte del repertorio de Berta Singerma. Yo soy socio vitalicio de la Sociedad Hebraica Argentina desde 1979 y fui parte del Consejo Directivo y del Consejo Consultivo en varios períodos. Siempre me interesó la política seria y desde hace unos años escribo a los diarios como una forma de participación activa.