Ya hace casi 25 años que nos dejaste, y no pasa ni un día en el que no te recuerde.

Recuerdo tus múltiples enseñanzas y continuo apoyo tanto en las buenas, pero sobre todo en las malas.

Me diste estudios mil sobre las tradiciones milenarias de nuestro siempre acosado y denigrado en forma antisemita pueblo de Israel, tanto en casa como en él “Shul”, incluyendo los caros costos de la universidad. ¡Qué difícil fue convencerte que me los pagaras! ¡Gracias por ese apoyo y por acompañarme a mí examen profesional! Nuevamente mil gracias.

Me invitaste a conocer Israel, nuestra pujante patria. ¡Gracias!

Me enseñaste a trabajar a la “antigüita”, como tú lo hacías y habías aprendido en tus años mozos. Sabes, nunca me pareció que así lo siguieras haciendo, pero eras muy resistente al cambio y de todas formas fue una gran enseñanza de lo que no se debía hacer con el cambio de las épocas. ¡Gracias y lástima, verdad!

Después de trabajar contigo durante algún tiempo, cuando las épocas de las “vacas flacas” llegaban sin ser invitadas, siempre me apoyaste. ¡Gracias mil!

Tu felicidad fue gigantesca igual que tu alegría y gran sonrisa cuando me casé con Martha hace ya tantos años y nos acompañaste a la “Jupa”. Tu felicidad también fue incomparable cuando estuviste con nosotros en los dos “Brit Mila” de mis dos bellos hijos, tus nietos, Jona y Gabo, sin olvidarme de lo contento que te pusiste en todas sus fiestas de cumpleaños a las que asististe.

Desafortunadamente tu enfermedad te arrebato la vida en forma triste y dolorosa y ya no nos acompañaste a sus respectivos “Bar Mitzva”, pero, allá donde ahora moras junto a tú blanca alma, seguramente volviste a sonreír al ver que tus importantes enseñanzas sobre nuestras milenarias tradiciones judaicas se habían arraigado y prosperado.

Sabes, intenté en forma cabal de cumplir tú último deseo en cuanto a cuidar el patrimonio que le dejabas al partir a mí inconsolable mamá, Bertha (QEPD), tu y su amor de toda su vida, hasta que ella también irremediablemente para nosotros, se fue al cielo a acompañarte nuevamente hasta la eternidad.

Mil y un lágrimas he derramado por tu triste partida y la de ella y por la falta de tus sonrisas, apoyo y especialmente por tus siempre deseados y bien recibidos “Bentchs”.

¡Ojalá y desde allí donde ahora seguramente feliz estas, me mandes muchos más! Seguramente te imaginas y ves cuanto los necesito en esta difícil época.

¡Pa, gracias por todo y recibe en este tu centenario de mi parte cien felicitaciones!

¡Hugo: Mil gracias por todo lo que me diste e hiciste siempre por mi…!

Tú “Bejor”, Jacobo.

PD: Para terminar incluyo algo interesante de escuchar, lo cual, continuamente me recuerda mucho a Hugo, mí querido y añorado padre.

PIERO

MI VIEJO

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorJudaísmo Hoy: La lererque Maia nos comenta sobre Yom Kipur Episodio 63. Septiembre 30, 2022
Artículo siguienteSe reúnen la Jefa de Gobierno de la CDMX, Dra. Claudia Sheinbaum, y el Embajador de Israel en México, Zvi Tal.
Desde 1996 es Presidente y CEO de CONSULTORIA E INGENIERÍA, S. C. Tiene doctorado en Administración por la Universidad de Texas en Austin y el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), maestría en Administración del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) y maestría en Análisis de Operaciones e Ingeniería Industrial por la Universidad de Wisconsin Milwaukee. Es Ingeniero Mecánico Electricista por la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México. Actualmente funge como editor, miembro del consejo editorial y colaborador de la Revista Pulso PyME, y ha desempeñado diversos puestos directivos y gerenciales en varias empresas manufactureras y de servicios desde 1974. Es también consejero de diferentes empresas, así como conferencista de foros nacionales e internacionales. Autor de cuatro libros gerenciales y de consultoría empresarial como “Esquezofrenia. Un manual para una nueva vida” y “El Tour de Francia, una novela mexicana de Calidad, Productividad y Cultura”, y un par de manuales sobre “Autodiagnóstico Organizacional” y de la “Ruta Crítica”. Sus ensayos han sido reconocidos favorablemente en diferentes certámenes literarios. Durante más de 30 años a la fecha ha desempeñado diferentes actividades académicas para instituciones educativas de nivel superior como el Tecnológico de Monterrey, la Universidad Anahuac, la Universidad Iberoamericana y recientemente para la Universidad Virtual de Banamex.