Diario Judío México - La población civil de Gaza cuenta sin duda con la empatía y solidaridad de la opinión pública mundial debido a su sufrimiento durante este tiempo de guerra entre y el . El recuento diario de víctimas y las escenas de dolor y devastación difundidas profusamente por las agencias noticiosas han contribuido a un justificado sentimiento de consternación y/o indignación ante lo que ocurre. Y sin embargo, es un hecho que el , la agrupación islamista radical que gobierna en Gaza y que ha lanzado en los últimos 25 días cerca de tres mil cohetes y misiles contra territorio israelí, no es objeto de una comprensión y aprecio similares debido a su evidente carácter islamista radical que más allá de sostener su proyecto de destrucción de , ha mantenido permanentemente a la población civil bajo su control en calidad de rehén de la ideología fanatizada y belicosa que guía su programa político.

Pero no sólo hay condenas a entre la opinión pública general, sino que entre los gobiernos árabes y no árabes del mundo existe un considerable consenso respecto al carácter nefasto de esa organización. Prácticamente, todo el espectro árabe y musulmán, en paralelo a su siempre declarado apoyo a la causa , desconfía del y repudia de forma explícita las acciones de ésta. Hoy por hoy sólo Turquía y Qatar constituyen el único respaldo incondicional de esa organización, ya que Siria e , sus dos más firmes apoyos y proveedores en el pasado, se han eclipsado por efecto de los cambios registrados en los entornos locales de ambos países.

¿Cómo se explica esta relación de Turquía y Qatar con el ? Al parecer la raíz se ubica en la postura de defensa a ultranza del desde su primera gran confrontación con en 2008-2009, cuestión reforzada posteriormente con el sólido nexo que Ankara y Doha desarrollaron con la Hermandad Musulmana egipcia de Mohamed Mursi, la cual tenía a su vez una clara afinidad ideológica y estratégica con el . El derrocamiento de Mursi fue condenado en su momento enérgicamente por el primer ministro turco Erdogan, y de ahí en adelante la apuesta de Turquía, así como la de Qatar, ese pequeño Estado riquísimo en petróleo, con muy escasa población, dueño de la cadena televisiva Al-Jazeera y proyectada sede del Mundial de Futbol en 2022, fue a favor de aún cuando ello los colocara en franca oposición al resto del mundo árabe y musulmán. De hecho, el apoyo de Turquía al está siendo uno de los elementos más visibles en la campaña electoral de Erdogan para conseguir ser electo dentro de dos semanas como Presidente de su país.

Así, los protagonistas en la disputa por quién funge como el eje principal en la mediación para un cese al fuego entre y han sido Egipto por un lado, y Turquía y Qatar por el otro. El primero, representado por el gobierno de Al Sisi, no ha sido confiable para el debido a la enemistad evidente que priva entre ellos y que se manifiesta, entre otras cosas, en el cierre ordenado por Al Sisi del cruce fronterizo de Rafah entre Gaza y Egipto. Y lo mismo ha ocurrido en el bando opuesto: Turquía y Qatar, asumidos como países pro , no han sido aceptables para como mediadores. De esa manera, los intentos del secretario de Estado de EU, John Kerry, de conseguir el cese al fuego valiéndose de los buenos oficios primero de El Cairo, y luego de Ankara y Doha, estuvieron destinados al fracaso con lo que lamentablemente siguen hasta ahora los combates entre israelíes y palestinos cobrando su triste y macabra cuota de angustia, dolor y muerte.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

1 COMENTARIO

Deja tu Comentario

Artículo anteriorVladímir Jabotinsky, líder del Betar, movimiento juvenil sionista de derecha
Artículo siguienteIsrael retira de Gaza a la mayoría de sus tropas
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.