Yosef nunca pudo perdonar que se tuvo que arrodillar ante Esav, su tío, siendo adolescente, cuando lo hizo toda su familia, incluyendo a su padre Yaakov, como parte de la amnistía que se tenía que llevar a cabo entre el mismo Yaakov y su hermano gemelo Esav.

Yosef, desde niño, sabía que iba a ser un gran hombre, pero no sabía cómo lo iba a lograr, primero fue vendido a por sus propios hermanos, donde después de permanecer encarcelado interpretó los sueños del Faraón, y así fue nombrado Virrey de , con lo que logró que sus hermanos, que lo habían traicionado al venderlo como esclavo, fueran a visitarlo en un primer viaje para comprarle alimentos, 10 de los 11 hombres que eran, porque su padre Yaakov no quiso que fuera Binyamin, su hermano carnal de su madre Rajel.

En ese primer encuentro, Yosef, después de que sus 10 hermanos se arrodillaran ante él, como lo había soñado, retuvo a uno de ellos en prisión preventiva, a Shimon, para que los demás regresaran a la tierra de Knaan y trajeran a Binyamin a su presencia, ese día lloró Yosef de nostalgia, a pesar de que sus planes de Justicia se estaban cumpliendo.

Y fue en esa segunda ocasión, cuando ya estaban sus 11 hermanos delante de él en arrodillados, su padre Yaakov se había quedado en casa, cuando Yosef, al ver la cara de su madre Rajel en las facciones de su propio hermano Binyamin, lloró a solas, pero tan fuerte, que todo lo escuchó, y fue cuando le reveló a sus 11 hermanos que él era Yosef, a pesar de que ya había planeado introducirle una copa de oro en las pertenencias de Binyamin para ejercerle acción penal, retenerlo, vincularlo a proceso, y así traer a su padre Yaakov a su presencia, y cumplir cabalmente con la Justicia que él soñó, y que  de alguna manera planeó, pero afortunadamente, cuando los 11 hermanos fueron por Yaakov, tuvieron el gran honor de decirle: “Papá, nuestro hermano Yosef está vivo, y es el Virrey de Egipto”.

Finalmente, así comenzó el éxodo de todo el Pueblo de Israel a Egipto, donde a pesar de ser gobernados por Yosef como brazo derecho del Faraón, nunca planearon regresar a la Tierra de Abraham, Knaan, incluso tampoco cuando falleció el mismo Yaakov, y fueron sus 12 hijos de regreso a dicha Tierra de Knaan, incluyendo al Virrey Yosef, a enterrarlo junto con sus padres y sus abuelos, donde Esav, al asistir también al entierro de su hermano gemelo, fue asesinado, evento que hubieran aprovechado para retornar formalmente todos, pero no lo hicieron, regresaron a Egipto, y como la bíblica lo narra, fueron posteriormente esclavizados, más espiritualmente que físicamente.

Nota agregada: analizar la teoría de que esa copa de oro que escondió Yosef en las pertenencias de Binyamin haya sido la misma que Jesús encontró para presentarla en la última cena, que era el Seder de Pesaj, resulta fascinante, sería el históricamente famoso santo grial.

4 COMENTARIOS

    • Nota agregada: Tampoco la Historia de Moshe cuando de niño toma el carbón ardiendo por asesoría de los sacerdotes del Faraón para ponerlo a prueba de que no tomaría el oro que estaba lado, y por lo cual al llevarse la mano a la boca se quedó tartamudo, tampoco está escrita tal cual en el libro Shemot (Éxodo) textualmente en su lugar..

  1. Perdonen mi ignorancia bíblica, pero les agradecería me informaran en qué capítulo y versículo bíblico se narra el asesinato de Esav (Edom). Estoy repasando el Bereshit y el Shemot y no lo encuentro. Muchas gracias!

    • He encontrado varias versiones (diferentes) referentes a la muerte de Esaú: en el Libro de Jaser (Yasher o de las Canciones), donde dice que es asesinado por Sem, hijo de Noe, y en el Libro de los Jubileos, donde dice que muere en un enfrentamiento con los hijos de Yakov. pero ninguna referencia en un libro canónico. ¿Alguien me puede aclarar? Gracias!

Responder a Alberto Halabe Cancelar Respuesta

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorUn Homenaje a la Historia de San Miguel de Allende
Artículo siguienteErik Einstein canta en Yiddish “Meidele” de Bob Dylan
Miembro de la Comunidad Monte Sinaí, estudió en su Colegio, becario del Instituto Weizmann de Ciencias de Israel, en 1988, estudió Medicina en la Universidad La Salle de la Ciudad de México y Pediatría en el Hospital Infantil de México “Federico Gómez”, ejerció Medicina privada en el Hospital ABC y en el Hospital Ángeles de las Lomas.