Chile ha sido durante décadas el país que ha disfrutado de las mejores condiciones socioeconómicas en Latina. Sin embargo, en los últimos años muestra signos de inestabilidad; esta podrían reducirse o incrementarse a raíz de las elecciones presidenciales de ayer 19 de diciembre, que se producen en medio de una intensa polarización. En vísperas de estos históricos comicios, NMI entrevistó a , ingeniero que desde 2019 preside la kehilá de ese país, con el objetivo de conocer sus apreciaciones respecto a las perspectivas futuras de Chile y de su comunidad judía

Chile ha estado sometido a una intensa polarización durante los últimos años. ¿Cuál ha sido la posición de la comunidad judía? ¿Ha padecido consecuencias negativas por los acontecimientos ocurridos desde 2019?

GG. Me parece que su pregunta no es del todo correcta; la comunidad judía en Chile es diversa y sus miembros pertenecen a todo el espectro político, y siempre ha sido así. Por tanto, diría que han existido diferencias de enfoque y formas de cómo lograr el objetivo, pero creo que en general todos, al igual que el resto de los chilenos, tenemos conciencia de que hay inequidades que deben ser atendidas para generar una sociedad más inclusiva, con igualdad de oportunidades y acceso a la educación, salud y seguridad para la mayoría de la sociedad y no para una élite.

Entendiendo y aceptando que existen grandes diferencias entre un segmento de la población y otra, inequidades que se deben atender con urgencia, Chile ha tenido un avance progresivo en distintas áreas. Tal vez hoy es simple decir lo que estuvo bien o mal o qué es lo que faltó, pero en realidad es una mirada injusta, ya que las decisiones del ayer se tomaron considerando las condiciones de entonces, las cuales eran muy diferentes a las que hoy cuentan todos los chilenos, cualquiera sea su condición.

Gerardo-Gorodischer comunidad

La posición de ambos candidatos, Kast y Boric, ha sido cuestionada en los medios, en un caso por antecedentes familiares y en otro por pasadas declaraciones con respecto a Israel. ¿Se inscribe esto únicamente en el febril clima electoral, genera preocupación entre la dirigencia comunitaria?

Sin tomar partido, ya que creo que no corresponde institucionalizar la elección ni posturas políticas, yo puedo hablar sobre lo que yo he visto y vivido, y ciertamente hay una visión de Boric respecto a Israel, la cual está muy influenciada por su cercanía con algunos miembros de la comunidad palestina. No ha sido fácil para la comunidad escuchar estos discursos con palabras muy duras al referirse al Estado de Israel, no entendiendo mucho el rol de la comunidad judía y su sentimiento hacia Israel, lo cual en los últimos meses se ha trabajado con el candidato, quien ha demostrado apertura para conocer y entender más la situación.

En relación al candidato Kast, en relación con lo que ha aparecido en las redes sociales respecto a la vinculación de su padre con las fuerzas nazis y su verdadero rol en la guerra, no hemos podido comprobar cuán cierto es el relato. Lo que sí puedo decir que el candidato ha dado explicaciones respecto a esa situación en más de una oportunidad, y al contrario, mientras fue diputado de la República Kast fue miembro del Comité Interparlamentario Chileno-Israelí, ha viajado en más de una oportunidad a Israel, donde visitó Yad Vashem recordando a las víctimas del Holocausto, por lo tanto no se le puede declarar antisemita ni antiisraelí. No conozco, y por ende no puedo hablar por algunas personas que han estado cerca de él, hay un par de casos que son inaceptables y ha habido acciones para alejarlos de su comando.

Respecto a si genera preocupación en la dirigencia comunitaria, ambas candidaturas para la comunidad son preocupantes, y estamos siguiendo los acontecimientos y sus declaraciones muy de cerca.

Existen fuertes tensiones entre la comunidad judía y las organizaciones palestinas en Chile. ¿Qué puede comentar al respecto?

La comunidad palestina es muy grande; se dice que en Chile viven unos 400.000, la concentración más grande fuera del Medio Oriente. No son musulmanes sino católicos que llegaron escapando del Imperio Otomano, donde los cristianos eran perseguidos. Dicho lo anterior, hay una parte de la comunidad palestina que está muy radicalizada y más cercana a Hamás que a la ANP, y con ese grupo siempre ha habido tensiones, y durante este período de elecciones hemos visto acciones antiisraelíes que promueven el BDS, tratando de comprometer a los diferentes candidatos de adoptar sus posturas y apoyar el boicot a Israel.

El académico chileno Manuel Férez escribió recientemente que percibe un “intenso y extendido” antisemitismo en la sociedad de ese país, y que en su “experiencia personal” es comparable al de Turquía. ¿Está de acuerdo con estas apreciaciones?

Respetando los sentimientos del profesor Férez, creo que se debe aclarar que no es fácil dar una respuesta, ya que el antisemitismo tradicional existe en Chile y diría que no ha cambiado sustancialmente con el tiempo. Lo que ha aumentado es el antiisraelismo , principalmente generado por la parte radicalizada de la comunidad palestina y su relación con la izquierda chilena, especialmente el Partido Comunista a través de uno de sus miembros, el alcalde de Recoleta Daniel Jadue; parte importante de la izquierda chilena ha tomado la causa palestina como parte de sus reivindicaciones.

Dicho lo anterior, si analizamos el concepto de antisemitismo de acuerdo con la definición de la IHRA, efectivamente este se ha incrementado en forma significativa, pero no tengo toda la información como para compararlo con el de Turquía.

¿Cómo ha sido la evolución demográfica de la kehilá chilena? ¿Se ha producido alguna emigración de sus miembros?

La comunidad judía hoy cuenta con 18.000 miembros activos, y en Chile debe haber unas 80.000 personas de origen judío. Desde el año 2000 la es una de las pocas que ha crecido en la región, principalmente gracias a la inmigración de argentinos y venezolanos, los cuales han llegado a Chile en estos 20 años y sin duda han sido un aporte a nuestra comunidad. Respecto a lo ocurrido en los últimos 12 meses, hemos visto un incremento en la aliá, que en términos porcentuales es significativa, pero en términos numéricos está cerca de las 100 personas. Respeto a emigración a otros países, sí ha ocurrido en un porcentaje, el comportamiento es igual al del resto de los chilenos, movidos por la incertidumbre y por ofrecerle una tranquilidad y proyección a sus hijos.