Chile-Israel: un cortocircuito diplomático en La Moneda

La decisión del Presidente Boric de excluir a Israel de la Fidae, es el último ingrediente de la compleja relación entre ambos países luego del ataque de Hamas en octubre del año pasado. La postura del Mandatario dejó en una delicada situación al canciller Alberto van Klaveren y crispó aún más los ánimos entre ambos estados. Tanto así que Israel se alista a retirar a su agregado militar en Chile. Por:
- - Visto 194 veces

En la madrugada del 7 de octubre de 2023, entre las cinco y seis de la mañana, el embajador de Israel en Chile, Gil Artzyeli, recibió un mensaje de su gobierno. “Estamos en guerra”, decía la comunicación que alertaba el inicio de un fuerte enfrentamiento bélico. Ese día, Hamas lanzó uno de sus mayores ataques contra Israel, disparando cohetes desde Gaza que provocaron la muerte de al menos 1.200 personas y más de 250 rehenes.

Artzyeli supo de inmediato que la situación era compleja. Tomó su celular y mandó un mensaje de WhatsApp al canciller Alberto van Klaveren. Esa ha sido, hasta ahora, la última comunicación directa que han mantenido ambas autoridades, quienes a lo largo de estos cinco meses han navegado en un mar de tensiones.

El ministro de Relaciones Exteriores, Alberto van Klaveren abordó la situación en Medio Oriente.
Chile vs. Israel: un cortocircuito diplomático en La Moneda.

En el gobierno afirman que las relaciones con Israel se han llevado adelante manteniendo la histórica política exterior de Chile hacia ese país. Sin embargo, desde la comunidad judía dicen que la vinculación entre ambos estados, durante este gobierno, partió tensa.


El hito clave ocurrió en 2022. Artzyeli –quien fue nombrado en julio de ese año como representante de Israel en Chile– fue citado el 15 de septiembre a La Moneda para entregar ante el Presidente Gabriel Boric sus cartas credenciales. Fuera de todo protocolo, Boric se negó a recibir al embajador, quien se encontraba en Palacio listo para la audiencia. Momentos antes de la cita, el Presidente había recibido una nota de prensa que informaba del fallecimiento de un adolescente palestino en Cisjordania. Boric lo dejó esperando y, de paso, arrastró a la excanciller Antonia Urrejola a un bochorno diplomático. Este fue el primer desencuentro del Mandatario con uno de sus cancilleres: Urrejola tuvo que ofrecer excusas y, tras el escándalo, amenazó con renunciar al cargo.

El embajador de Israel en Chile, Gil Artzyeli. Chile vs. Israel: un cortocircuito diplomático en La Moneda.

Tras el tropiezo, el 20 de marzo del año pasado, se realizó en Santiago la reunión de diálogo político entre Chile e Israel, donde se revisaron los principales hitos que han definido las relaciones entre ambos países. Por parte de Chile asistió el exsecretario general de política exterior, embajador Alex Wetzig, y la delegación israelí estuvo encabezada por el director para Latinoamérica y el Caribe del Ministerio de Relaciones Exteriores de dicho país, embajador Jonathan Peled. Hasta ahí, todo estaba en orden, pero la guerra remeció el tablero.

La fractura

Con la guerra desatada, lo primero que hizo el gobierno fue condenar los hechos. Van Klaveren posteó en X una primera reacción que fue confusa e Israel respondió alegando que no correspondía que los compararan con Hamas y que ellos tenían derecho a defenderse. El canciller replicó: “En ningún caso fue mi intención igualar al Estado de Israel con grupos como la Yihad Islámica o Hamás”.

El 31 de octubre, luego de que se atacara el campamento de refugiados palestinos de Jabalia, Boric llamó a informar al embajador de Chile en Israel, Jorge Carvajal. La última vez que se había hecho esto había sido en 2014 cuando se llamó al exembajador Jorge Montero debido al recrudecimiento de la crisis en Gaza. Montero estuvo cerca de 40 días en consulta y solo volvió cuando el fuego había cesado.

El conflicto en Medio Oriente ha tenido una especial atención por parte de Boric, con lo cual se instaló en el corazón de La Moneda. Para nadie es un misterio que el Mandatario siempre ha sido cercano a la causa palestina. En 2018 viajó a la zona con una delegación de parlamentarios chilenos. “Me he formado la convicción de que existe una ocupación ilegal”, comentó esa vez el entonces diputado.

El entonces diputado Boric durante su viaje a Palestina en 2018.

Su posición en esta guerra ha estado cruzada por la influencia del controvertido asesor internacional del Segundo Piso, Carlos Figueroa (RD). El filósofo también es cercano a la causa palestina y sigue de cerca los casos que lleva contra Israel la Corte Internacional de Justicia (CIJ). Sectores del oficialismo y la oposición lo apuntan como uno de los responsables de la tibia condena del gobierno al ataque de Hamas y de lo que la Comunidad Judía en Chile calificó, en un comunicado, como “sesgo antisemita”. Quienes conocen de su trabajo comentan que su relación con Cancillería se limita a contactos con Verónica Rocha, jefa de gabinete de Van Klaveren, y con la Dirección de Comunicaciones.

El asesor internacional del Segundo Piso, Carlos Figueroa (RD).

En el Ejecutivo comentan que Artzyeli tiene una forma de actuar “fuera de toda costumbre internacional”. Lo que más incomoda es el uso que hace de sus redes sociales y de los medios de comunicación, aunque ahora se declaró en “ayuno mediático” y evita contacto con la prensa.

Tras la guerra, Artzyeli se ha desplegado -como lo han hecho los embajadores israelíes en otros países- para explicar lo que está pasando. Al igual que el resto de sus pares ha usado todos los medios posibles: convocó a la prensa a la Comunidad Israelita para mostrar videos de asesinatos por parte de Hamas, posteó en su cuenta de X un video que recrea el ataque de octubre como si hubiera ocurrido en Santiago y suele responder posteos en esa misma red social.

El punto más álgido se dio en octubre del año pasado, cuando Artzyeli solicitó una reunión con el ministro del Interior (S) Manuel Monsalve. El motivo de la cita era por razones de seguridad en las instalaciones de la embajada. Sin embargo, a la salida, el embajador expresó su molestia por los dichos de Boric quien, durante su gira en China, acusó a Israel de cometer una “barbarie” en la Franja de Gaza, apuntando a un bombardeo en el hospital Al Ahli. Eso fue suficiente para desatar la molestia de Monsalve, quien salió a criticar al embajador.

Pocos días después, la Cancillería encargó al jefe de la División de Medio Oriente y África, embajador Juan Manuel Pino, que convocara a Artzyeli a una audiencia reservada en su oficina. El encuentro, que duró una hora y media, tuvo como objetivo manifestar la inconformidad que generaba su forma de expresar las diferencias. Pino recalcó que para este tipo de reclamos existen canales oficiales y protocolares. A pesar de que ambos se han vuelto a encontrar en distintas actividades y las vías de comunicación telefónicas han estado abiertas, esa fue la última vez que tuvieron una reunión formal.

El fin de semana pasado, Artzyeli tuvo una extensa entrevista en T13. “Desde el 7 de octubre no tengo ningún diálogo con el gobierno chileno”, reveló el diplomático. Quienes conocen de la molestia israelí afirman que enviaron dos notas de protesta a la Cancillería manifestando sus reproches a la falta de interlocución con el Estado chileno.

Sin embargo, desde el gobierno niegan la existencia de dichas notas y aseguran que hasta la fecha no se ha recibido una comunicación de ese tipo. Además, agregan que la costumbre de la Cancillería es que el ministro de Relaciones Exteriores casi no se relaciona con los embajadores de manera directa. La relación es a través de las divisiones geográficas, es decir, por medio del embajador Pino. Hasta la fecha, Artzyeli y Van Klaveren solo se han reunido una vez: el 19 de mayo de 2023, antes de la guerra.

El canciller con el embajador de Israel.

Quienes conocen de este proceso cuentan que en noviembre, para destrabar estos obstáculos en la relación entre ambos estados, Artzyeli propuso que el presidente de Israel, Isaac Herzog, tuviera un contacto telefónico con Boric.

Para eso envió un mensaje al Mandatario, a través de un cercano, contando de la disposición de Herzog para tener una breve conversación. Pasaron los días, pero no llegó una respuesta formal, por lo que llamó de vuelta y pidió cancelar el contacto. En el gobierno retrucan afirmando que no han recibido una solicitud formal ni a través de la Dirección de Protocolo de la Cancillería ni a través de la Dirección de Medio Oriente y África.

Para contrarrestar los reclamos de Israel, el gobierno comenta un hito que ocurrió en enero de este año. En el marco del cambio de mando de Guatemala, Van Klaveren junto al secretario general de la Cancillería, Rodrigo Olsen, tuvieron una audiencia con representantes de ese país -que también estaban de paso por Guatemala- para reactivar la conversación entre ambas partes. Ahí se volvió a confirmar la disposición del gobierno chileno de mantener abiertas las comunicaciones entre ambos estados y quedaron en que Artzyeli solicitaría una reunión con Olsen a su vuelta en Santiago. Hasta la fecha, dicen en el gobierno, Israel no ha pedido una audiencia.

Las señales, en todo caso, van y vienen. Hace 16 años que la Comunidad Judía de Chile organiza un acto de conmemoración contra el Holocausto en las dependencias de la Cancillería. Este año dicha tradición se interrumpió luego de que la comunidad optara por no organizar el evento.

Encuentros y desencuentros

Desde que se desató la guerra, Artzyeli ha señalado en privado que ha resentido un enfoque que él ha denominado “anti israelí” por parte de Boric, lo cual, asegura, viene de antes. El historial es largo. Por ejemplo, en enero de 2015 la sala de la Cámara tuvo que votar la nacionalidad por gracia del rabino y actual capellán de La Moneda Eduardo Waingortin. La moción solo tuvo dos votos en contra. Uno fue del exdiputado René Saffirio y otro del entonces diputado Boric.

La Comunidad Judía de Chile no olvida cuando en octubre de 2019 les regalaron a todos los parlamentarios un pequeño tarro de miel para el Rosh Hashaná (año nuevo judío). Al diputado Boric no le cayó bien el regalo y posteó en su cuenta de X: “Agradezco el gesto, pero podrían partir por pedirle a Israel que devuelva el territorio palestino ilegalmente ocupado”.

Ya investido como Presidente, la comunidad judía en Chile sigue resintiendo el estilo de Boric. Como ejemplo comentan que cuando asumió la primera magistratura del país, la comunidad intentó reunirse de manera protocolar con el Mandatario. Una costumbre que, dicen, han hecho con todos los presidentes. El encargado de gestionar ese encuentro fue Gabriel Silber, quien hizo tratativas con el exjefe de gabinete Matías Meza-Lopehandía, e incluso tuvo una reunión con el actual jefe de gabinete, Carlos Durán. Los esfuerzos fueron infructuosos, ya que la reunión nunca se concretó.

Durante su primer Janucá, el Presidente optó por no hablar. Al año siguiente, con la guerra desatada, Boric se ausentó de la celebración de esa fecha que suele hacerse en La Moneda. Un hecho menos conocido, que también quedó registrado en el listado de la Comunidad Judía, fue cuando Israel invitó a Chile a participar como socio estratégico de la misión lunar Beresheet 2, perteneciente a la ONG israelí SpaceIL. Pese a la oferta, en julio de 2023, el Ejecutivo rechazó el ofrecimiento argumentando razones económicas.

Boric cuando participó del primer Janucá de su gobierno.

El gobierno toma distancia. Recalcan que la postura ha sido reforzar la petición de cese al fuego y que la solidaridad del Estado de Chile está con las víctimas “sin distinción”. Al mismo tiempo ha reprochado los ataques por parte del Ejército de Israel en Gaza y “la ocupación ilegal por décadas de territorio palestino violando el derecho internacional”.

En esa línea, en enero de este año, Chile junto a México presentó un escrito de remisión ante la Corte Penal Internacional con el objetivo de reforzar la investigación de los presuntos crímenes de guerra ocurridos en Gaza, Cisjordania, Jerusalén Este e Israel. Luego, en febrero, Chile se sumó a los alegatos orales ante la CIJ en el procedimiento relativo a la opinión consultiva solicitada por la ONU sobre las consecuencias jurídicas de las prácticas de Israel en el territorio palestino. Por parte de Chile asistió la exsubsecretaria Ximena Fuentes, quien afirmó que “la violación sistemática del derecho internacional es parte de la política de Estado” de Israel.

Efecto colateral

La decisión de Boric de excluir a Israel de la Fidae -la feria internacional del aire y del espacio más importante de Latinoamérica- fue el último ingrediente de una relación entre dos estados que atraviesa uno de sus momentos más complejos.

La decisión la tomó él, luego de consultar a Van Klaveren y a la ministra de Defensa, Maya Fernández (PS). La incomodidad del canciller -sin embargo- fue transparentada a sus cercanos, quienes señalaron que a van Klaveren no le acomodó la forma en que el episodio fue llevado a cabo. Tras eso Cancillería diseñó una estrategia para contener la polémica: el lunes, Van Klaveren enfrentó a la prensa y en la noche tuvo una entrevista en CNN Chile.

Chile vs. Israel: un cortocircuito diplomático en La Moneda.

El peso de la polémica con Fidae quedó en manos de Defensa. El comunicado que informaba la decisión fue escrito por Cancillería, pero publicado por la cartera que lidera Fernández. La ministra, además, se activó la semana pasada. Primero lo hizo con senadores que participaron en Iquique de una comisión para abordar las medidas desplegadas en el norte para controlar las fronteras. Luego, a inicios de esta semana, hizo lo mismo en la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara. Fernández, con una presentación de Powerpoint, explicó a los parlamentarios que Chile tiene diversidad de proveedores de armamento y que el país no es “monodependiente” de Israel.

Pese a que desde el oficialismo ha aumentado la presión para que Chile rompa las relaciones diplomáticas con Israel, o incluso, como lo pidió el diputado Gonzalo Winter (CS), se expulse al embajador, el gobierno lo descarta. Y, como suele pasar, este tema mostró nuevas facturas al interior de la alianza de gobierno. “Como país hemos ido un poco lejos con lo que ocurre en Medio Oriente. Israel es una democracia, la única del Medio Oriente y eso ya nos plantea situar la conversación en otro plano, más allá de las condenas que uno puede hacer por la muerte de inocentes”, reconoce el senador Jaime Quintana, presidente del PPD, partido del cual Van Klaveren es cercano.

Sin embargo, en la diplomacia cada decisión tiene consecuencias. Por lo mismo, quienes conocen de cerca el conflicto, comentan que Israel ya tomó la decisión de retirar a su agregado militar en Chile.

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


El tamaño máximo de subida de archivos: 300 MB. Puedes subir: imagen, audio, vídeo, documento, hoja de cálculo, interactivo, texto, archivo, código, otra. Los enlaces a YouTube, Facebook, Twitter y otros servicios insertados en el texto del comentario se incrustarán automáticamente. Suelta el archivo aquí

Artículos Relacionados: