El martes 12 de enero la portavoz del museo de en Amsterdam, Annemarie Bekker, informó que Miep Gies, la mujer que ayudó a la familia de durante la Segunda Guerra Mundial y que salvó el diario de la joven víctima del Holocausto, falleció a los 100 años de edad a causa de una herida en el cuello sufrida durante una caída en su casa a finales de diciembre.

Gies, era la última persona viva del grupo que ayudó a ocultar a la familia judía, que se había refugiado de los nazis en Holanda, quienes desde 1942 hasta 1944 vivieron escondidos en una casa en Amsterdam.

Poco después de que la familia Frank y los otros habitantes del escondite fueron capturados por los nazis en agosto de 1944, Gies salvó el diario en el que narra su vida desde el 12 de junio de 1942 hasta el 1° de agosto de 1944 y lo guardó para su regreso tras la guerra.

Ana murió de tifus a los 15 años de edad en el campo de concentración de Bergen-Belsen en marzo de 1945 y tras la guerra Gies le entregó el diario al padre de Ana, Otto, el único sobreviviente de la familia, quien los publicó en 1947.

Luego de que el diario fue publicado, Gies se dedicó incansablemente a promover la tolerancia. Restó importancia a los elogios que recibió por ayudar a ocultar a la familia Frank, diciendo que parecería que ella había ayudado a salvar a todos los judíos en Holanda.

Nacida Hermine Santrouschitz el 15 de febrero de 1909 en Viena, Gies se mudó a Amsterdam a los 11 años para escapar de la escasez de comida en Austria.

En 1933, comenzó a trabajar como asistente de oficina en el negocio de especias de Otto Frank. Tras negarse a sumarse a una organización nazi en 1941, evitó su deportación a Austria casándose con su novio holandés, Jan Gies, quien murió en 1993.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorMás Evidencias de la Actividad Militar de Hezbollah
Artículo siguienteGran Pérdida para la Comunidad Judía de México
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.