Diario Judío México - La familia Gouri vivía en hebreo en Odesa antes de emigrar a Palestina. Su hijo Haim nació en Tel Aviv. Con sus poemas, su prosa, sus películas, durante más de 70 años  le dio voz a los momentos más emblemáticos y tumultuosos del país,  ascendió a la altura de la inmortalidad. Murió en su casa en Jerusalén con el mes de febrero de 2018 a los 94 años.

Prominente entre los fundadores del Estado de Israel fue de los primeros en enlistarse en el Palmaj. Enviado a Europa ayudó en la evacuación de sobrevivientes del Holocausto y su llegada a Palestina, estudio, formalmente, la función de los comandantes.

En la Guerra de Independencia participó en muchas acciones militares y escribía, escribía. Con sus poemas reflejaba la realidad de sus compañeros. Viajó a Jerusalén en una tregua y escribió sus poemas más famosos que lo convirtieron en una leyenda en la cultura israelí: “Aquí están nuestros cuerpos”, dedicado a 35 combatientes muertos en el intento de proveer a los kibutzim del bloque Etzion. “Bab el Wad” –El portal del Valle, Sha’ar Hagai en hebreo- en memoria de los caídos por mantener el camino abierto a Jerusalén aislada y sitiada en el filo del hambre y la destrucción. ‘Haverut”- Amistad-. Les pusieron música y hasta hoy son cantados en las casas, en las calle, en ceremonias y conmemoraciones. La música para Bab el Wad la escribió S. Fershko

 

Bab el Wad

Aquí me detengo, al lado de la roca

Una carretera de asfalto negro, montañas

La tarde oscurece lentamente, la brisa del mar pasa

Sobre Beit Mazhir, brilla la primera luz de las estrellas.

 

Bab el Wad

Recuerda siempre nuestros nombres

Donde los convoyes rompieron el cerco

Nuestros muertos están al lado del camino

El esqueleto de hierro, como mi amigo, esta mudo

 

Bab el Wad

Aquí hierro y acero horneados al sol

Aquí pasaron las noches con sangre y cuchillos

Aquí están el duelo y la gloria lado a lado

Un carro armado quemado y nombres de hombres desconocidos

 

Bab el Wad

Aquí camino sin hacer ruido

Y los recuerdo a todos, recuerdo a cada uno

Aquí peleamos juntos en montes y tierra agreste

Aquí como una familia uno a otro ligado.

 

Bab el Wad

Llegará un día de primavera con flores en el campo

Anemonas enrojecerán las colinas y las cumbres

Quienes caminen por aquí en los senderos que seguimos

Nunca nos olviden — nosotros somos Bab el Wad

Bab el Wad

 

El primer libro publicado de poesía de Haim Gouri fue Flores de Fuego con sus experiencias durante la Guerra de Independencia y dio voz a la dualidad de dolor y orgullo que sintieron muchos de los primeros soldados de Israel. Estudio en la Universidad filosofía, literatura hebrea y francesa, nunca dejó de escribir y ser parte viva de la historia de Israel,  considerado veterano de los versos hebreos en la época del Palmaj y parte de la conciencia nacional,  recibió el Premio Sokolov por periodismo. El Premio Israel por poesía y los premios Bialik y Neuman, ambos por literatura. El último premio, sionista, que le ofrecieron, lo rechazó.

Haim Gouri fue enterrado el viernes.

En su eulogia, el presidente Rivlin dijo”:… un hombre que llegó a ser un símbolo, un poeta de la independencia de Israel, el combatiente intelectual…en tu honor tratamos de conquistar las palabras, pulirlas, darles brillo, pero nos resiste. Gouri has abierto un hueco en nuestros corazones.”

El poeta Mishol dijo:” Tu poesía ha sido por muchos años la línea de sonido de nuestras vidas. Estabas hecho de letras, tu alma se conservó interesada al límite de las lágrimas. Con tu muerte, algo ha muerto en la buena, la hermosa, Israel.”

El general Peled dijo:”…Gracias por darle palabras a toda una generación y debes saber que la sangre y los enemigos, el viento y el agua no te borraran.”

El presidente municipal Barkat terminó la eulogia:…”.peleó por el futuro, el futuro físico y espiritual y ganó.”

Sus tres hijas rezaron el Kadish.