Diario Judío México - En 1981, mientras trabajaba como historiador del Estado de Nuevo México, Stanley M. Hordes comenzó a escuchar historias de hispanos que encendieron velas el viernes por la noche y se abstuvieron de comer carne de cerdo. Desconcertado sobre el asunto, Hordes se dio cuenta de que estas prácticas bien podrían haberse transmitido a través de los siglos de los primeros colonos criptojudíos en la Nueva . Después de una extensa investigación y cientos de entrevistas, Hordes concluyó que existía, en Nuevo México y en el sudoeste, un legado sefardí derivado de la comunidad conversa de judíos españoles.

En “To the End of the Earth”, Hordes explora la extraordinaria historia de los criptojudíos y la tenue preservación de los rituales y tradiciones judías en México y Nuevo México durante los últimos quinientos años. Sigue a los criptojudíos de sus orígenes judíos en la y Portugal medievales hasta sus esfuerzos por escapar de la persecución al emigrar al Nuevo Mundo y establecerse en los confines de la frontera norte de México.

Hordes se basa en biografías individuales (incluidas las de funcionarios coloniales acusados de practicar el judaísmo en secreto), historias familiares, registros de la Inquisición, cartas y otras fuentes primarias. período colonial y después de la anexión de Nuevo México por los Estados Unidos en 1846. Mientras el gobierno estadounidense ofrecía más libertad religiosa que los gobernantes coloniales españoles, la asimilación cultural en la sociedad angloamericana debilitó muchos elementos de la tradición cripto-judía.

Hordes concluye con una discusión sobre el resurgimiento de la cultura cripto-judía y la recuperación de la ascendencia judía dentro de la comunidad hispana a fines del siglo XX. Examina la publicidad que rodea el redescubrimiento de la comunidad cripto-judía y explora los desafíos inherentes a un estudio que intenta reconstruir la historia de un pueblo que intentó no dejar un registro documental.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.