Diario Judío México - El pasado nos compete como Seres Humanos en conjunto, porque somos el resultado del mismo entre todos y por separado. Así construimos nuestra propia historia y también la del resto del Mundo, al reconocer en la mirada del otro, la esencia de vida que habita en nosotros mismos y el derecho a existir y desarrollarnos plenamente.

Por ello, cada uno debe hacer memoria del , como el exterminio del Ser Humano por sus propios pares, para que etapas tan oscuras en la historia de la Humanidad, no se perpetúen en el tiempo. De esta forma, estamos en la obligación de alzar la voz de nuestras conciencias, como sociedad mundial para que la tinta del olvido que es nuestro principal enemigo, no reescriba la Shoá nunca más.

Todos debemos reflexionar sobre el por qué, el hombre se sitúa en una lucha continua contra su prójimo, como decía Thomas Hobbes al convertirse en el lobo para el mismo hombre, debido a que la solución final para más de 6 millones de judíos, durante la Segunda Guerra Mundial, propinada por el nacional socialismo de una Alemania que había perdido su rumbo, fue efectivamente eso: la cacería del Ser Humano por sus mismos congéneres, como si éstos se vieran transformado en animales salvajes.

Así las palabras de Yehuda Bauer, hoy cobran más significado que nunca en nuestra mente, alma y corazón en el sentido de que:

“Tú, tus hijos y los hijos de tus hijos nunca, pero nunca, se permitirán ser víctimas.

Tú, tus hijos y los hijos de tus hijos nunca, pero nunca, serán perpetradores.

Tú, tus hijos y los hijos de tus hijos nunca, pero nunca, serán pasivos frente a crímenes masivos y genocidios.”

Por tanto, se consecuente con tu esencia como Ser Humano y empatiza con el derecho que poseemos todos de albergarnos en este Mundo, más allá de las diferencias que nos puedan caracterizar; ya que al fin de cuentas, son esas mismas las que nos hacen iguales ante la ley, dentro de un conglomerado constituido por una diversidad de etnias, razas, culturas, tradiciones y expresiones de fe que nos constituyen dentro de eso que llamamos Humanidad.

(Especial para el Diario Judío.com de México.)

FuenteExcélsior
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorEE.UU. y talibanes logran principio de acuerdo de paz en Afganistán
Artículo siguienteDisminuye la comunidad judía en Baja California
Licenciada en Filosofía de la Universidad de Costa Rica, UCR, especializada en identidad nacional costarricense; ética; y comunicación social. En la actualidad investiga sobre los judíos sefardíes en Costa RIca. Además tiene estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa RIca y trabaja como consejera en razonamiento jurídico en una firma de abogados. Publica artículos en El Semanario Universidad, de la Universidad de Costa RIca, en esefarad.com, revista argentina en internet sobre cultura sefardita y ha publicado en el diario La Nación de Costa RIca. Es Poeta. Publicó poemas en la Revista Tópicos del Humanismo de la Universidad Nacional, UNA, en el Semanario Universidad de la UCR y en el diario La Nación. Forma parte de la Junta Directiva de la Ong Instituto para el Desarrollo, la Democracia y la Ética, IDDE.