Curiosamente, dos enemigos acérrimos coinciden en estar a punto de dar un viraje importante en lo que se refiere a la conformación de sus respectivos gobiernos. Mientras en está por prestar juramento mañana una nueva coalición gobernante que logró mandar a la oposición al partido Likud y a Benjamín Netanyahu tras 12 años consecutivos de hegemonía , en los comicios presidenciales que se celebrarán el 18 de junio, muy probablemente le arrebatarán la gestión presidencial al bando reformista iraní.

¿Qué es lo que preludia el ascenso de una presidencia conservadora y apegada a las posturas duras de los Guardianes de la Revolución en el país persa? Simple y sencillamente que los siete candidatos que competirán son producto de una selección realizada por el Consejo de los Guardianes, el cual eliminó a cientos de aspirantes y dejó en la lid sólo a siete, de los cuales cinco pertenecen al bando conservador, mientras que los otros dos son personajes débiles y casi desconocidos, sin que en realidad se incluyera a ninguna figura destacada del bando reformista.

Es así que todo apunta a que el clérigo y actual ministro de justicia, Ebrahim Raisi, muy cercano al ayatola Khamenei, sea quien sustituya a Hassan Rohani en la presidencia. Lo que también se observa en estos comicios es que la democracia electoral de la que presume es, cada vez menos, una democracia. El sólo hecho de que el Consejo de Guardianes sea el filtro que determine quién compite, y de que en esta ocasión ya ni siquiera se postule a algún reformista con trayectoria destacada y suficientes simpatizantes dispuestos a apoyar su candidatura, expresa la determinación del big brother Khamenei y su equipo cercano de que hay que imponer a quien ellos quieren en el puesto, sin riesgos, pero también sin abandonar la farsa de estar celebrando elecciones libres y democráticas.

No sorprende así que, de acuerdo con la más reciente encuesta, la intención de votar el próximo 18 de junio sea tan sólo de 34%, cifra baja en extremo si se compara con elecciones presidenciales previas en las que la afluencia a las urnas fue de entre 72% a 85%. Buena parte del público, desilusionado por el creciente deterioro económico, la catástrofe sanitaria por la pandemia, la acumulación de violaciones a los derechos humanos, la falta de libertades y, por añadidura, la inexistencia en la boleta electoral de algún personaje en el cual confiar y por el cual votar, ha decidido abstenerse. Flota en el ambiente un enorme desinterés por los comicios, de tal suerte que en la práctica empieza a afianzarse en el modelo de dictadura de partido al amparo de procesos electorales que son, en realidad, una vil fachada sin sustancia.

Por otra parte, casi simultáneamente a la de los comicios iraníes entrará en funciones un nuevo gobierno en , en esta ocasión con Naftalí Bennett como primer ministro quien, a partir de un acuerdo de rotación, entregará el puesto, dentro de dos años, a Yair Lapid. Este nuevo gobierno, que jurará mañana en el parlamento o Knéset, está integrado por ocho partidos disímbolos en extremo, que, sin embargo, lograron llegar a un acuerdo de colaboración a fin de impedir que Netanyahu continuara en el poder. Se pronostica que tal diversidad hará imposible el avance en una serie de temas sobre los que el desacuerdo dentro de la propia coalición gobernante es profundo. Abordarlos con seriedad detonaría una inmediata disolución de este nuevo gobierno dependiente para sostenerse de una fragilísima mayoría. Por tanto, no está en la agenda, por ejemplo, abordar el conflicto palestino-israelí, sobre el que claramente hay discrepancias insalvables.

De hecho, es sabido desde ahora que las prioridades serán, principalmente, la aprobación del presupuesto —pospuesta por Netanyahu una y otra vez desde hace casi tres años—, la implementación de una reforma electoral que, entre otras cosas, elimine la posibilidad de reelección indefinida de la que han gozado anteriores primeros ministros y, por último, atender con mayor honestidad y eficiencia asuntos diversos relacionados con el desarrollo social.

Los temas que están en la agenda son pobreza, carestía de la vivienda, crimen y pandillerismo en aldeas y comunidades árabe-israelíes por mucho tiempo descuidadas, combate a la coerción religiosa impuesta en diversas áreas de la vida nacional a partir del poder ejercido por los partidos ultraortodoxos aliados de Netanyahu y, por último, fortalecer a las instituciones clave de la democracia israelí que sufrieron embates serios por parte de los gobiernos de Netanyahu, a los que les estorbaban los contrapesos institucionales. Descrito todo la anterior, habría que aclarar que los importantes cambios políticos que están en curso en e son irrelevantes en cuanto a la intensa rivalidad existente entre ambas naciones.

FuenteExcelsior

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorSeñales Financieras: Viviremos finanzas complicadas
Artículo siguiente"Nuestra posición internacional no es buena" trabajaremos en mejorar la imagen de Israel, acercarse a los demócratas, reafirmar acuerdos de paz, apoyar a los representantes del Ministerio compromisos de YAIR LAPID Hoy
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.