La olla era grande de cobre “chilenisímo”, dentro de esta joya, se deslizaban los trozos del magnífico cochayuyo, y posteriormente los porotos burros, más las esencias de orégano, y hierbas varias. Para qué decir de la cebolla picada en pequeños cubos. Todo esto era revuelto con una artística cuchara de madera. Había una relación entre atmósfera, conversación, y un vínculo y nexo entre porotos, cochayuyo y cucharón. ¡Qué Belleza! ¡Qué aroma!

Los porotos escurran. Era un oleaje, una ondulación en esa olla de cobre, se sentía la energía del cochayuyo, crujiente y mórbido. Este, ya con el cocimiento, había perdido lo liso y sus trozos eran rugosos, con pequeñas texturas. El caldo, originado por el cochayuyo, era violeta y denso como nutriente del alma. Los porotos burros, mantecosos, delicados y perfumados, hacían hileras unos contra otros para ser los primeros en ser tocados y saboreados. La cocinera tomó esta y lo volcó en la olla de cobre, así cayeron como gotas de néctar, cebolla, manteca y ají de color dentro de los porotos con cochayuyo. 

Yo no puedo olvidar esta escena, atónita, asombrada de ver este baile de elementos que estaban destinados a nuestros estómagos. Ellos estaban deseosos de que llegara el momento crucial de ser servidos en nuestra mesa. Como es de rigor en un gran mantel a cuadros quizás rojo o azul. ¡Qué maravilla! Poder recordar este deleite, sellado en mi mente y en mi estómago…

1 COMENTARIO

  1. Excelente la comida Chilena, qué decir de “Pollos al coñac ” , todo es una delicia. VIVA CHILE 🇨🇱 VIVA HONDURAS 🇭🇳 VIVA ITALIA 🇮🇹.

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorSoraya Jimenez
Artículo siguienteDonan 20 millones de dólares para hacer centro de estudios judíos en Florida