En las últimas horas el paisaje israelí transita rápidamente del dilatado rojo a un negro pesimismo. Todos los funcionarios – incluyendo el ministro – encargados de la pública salud debieron aislarse después de haber sido afectados por el virus. En las últimas fechas el número de casos por día supera los 3500, y afecta en especial a los sectores relativamente jóvenes que frisan los 40 años. En contraste el porcentaje entre los ciudadanos mayores de 70 se ha reducido considerablemente: apenas se aproxima al 10 por ciento.  Cabe agregar que aumenta la cantidad de niños y maestros acatados por el covid, situación que ha conducido de momento al cierre de 1300 escuelas en el país.

Hechos y tendencias que deberían conducir a firmes decisiones gubernamentales orientadas a poner freno a este crecimiento exponencial de afectados y muertos. Sin embargo, las escisiones tanto en el gobierno como en la población se antojan hoy irremediables y gestan un escenario caótico.

El primer ministro Netanyahu se ve frenado por las presiones – y el futuro voto – de los círculos ortodoxos judíos donde los contagios son amplios debido al tamaño de sus familias respecto al espacio hogareño. Éstos se oponen a cualquier cierre de las actividades considerando la cercanía de las fiestas de Año Nuevo judío.

Por razones desiguales el gobierno parece igualmente incapaz de imponer disciplina a las poblaciones árabes localizadas en el norte del país. Aparentemente, falta el recurso policial para imponerla, o se temen los ecos que un duro trato podría generar en el ámbito internacional cuando en los próximos días se festejará en Washington el alcance del Tratado Abraham entre y los emiratos.

En suma: un oscuro escenario donde está en juego no sólo la salud pública del país; también la calidad y las orientaciones de su gobierno.

1 COMENTARIO

  1. Desde hace semanas que leo que en Israel se esá produciendo ola tras ola del Convid-19, cuando en otros países, especialmente de Europa, se están reponiendo poco a poco de la pandemia, SIN NINGUN BROTE NUEVO. A mi me parece muy sospechoso, ustedes qué piensan? Sólo en Estados Unidos e Israel, los dos países democráticos por excelencia, están ocurriendo nuevos brotes. Estoy segura de que allí hay MANO NEGRA de algún país o entidad politica que quiere lastimar especialmente a estos dos países.

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorFlorencia desde la Suite Presidencial del Westin Excelsior
Artículo siguienteDa unos pasos para estar más cerca de D-os. El pueblo judío unidos por un mundo mejor
Invitado por la UNAM llegué a México desde Israel en 1968 para dictar clases en la entonces Escuela de Ciencias Políticas y Sociales ( hoy Facultad). Un año después me integré a la CEPAL con sede en México para consagrarme al estudio y orientación de asuntos latinoamericanos. En 1980 retorné a Israel para insertarme en las universidades Tel Aviv y Bar Ilán. En paralelo trabajé para la UNESCO en temas vinculados con el desarrollo científico y tecnológico de América Latina, y laboré como corresponsal de El Universal de México. En los años noventa laboré como investigador asociado en el Colegio de México. Para más amplia y actualizada información consultar Google y Wikipedia.