Diario Judío México - Los jajamim nos relatan que en una ocasión cuando Rabí Akibá estaba dando una clase a sus discípulos, éstos se estaban quedando dormidos. Para despertarlos, el sabio dijo algo que seguro los despabilaría: “La Reina Ester gobernó sobre 127 países porque Sará había vivido 127 años”. ¿Existe una relación entre esas dos grandes de nuestro pueblo o Rabí Akibá se expresó así sólo con el propósito de despertar a sus oyentes? El Maharal explicó que- entre otras cosas- las dos mujeres sufrieron por algo similar: Sará fue tomada en contra de su voluntad por el Faraón y por Abimelej, Ester fue llevada al palacio de Ajashverosh, también en contra de sus deseos.

Interpretativamente, planteamos lo siguiente: En la vida suceden cosas desagradables, eso puede tirarnos abajo y “dormirnos” de nuestro deber espiritual. Alguien tal vez sufra de desempleo, otro tenga dificultades con alguno de sus hijos, otro quiere casarse pero no halla pareja, otro tiene algunos achaques…. Eso puede provocar un “bajón” espiritual, ya sea rezar con menos perseverancia como dejar de realizar algunas mitsvot.

Rabí Akibá quería despertarnos, no debemos dejarnos caer, aunque eso sea una reacción natural. Debemos mantenernos firmes, firmes en nuestros deberes espirituales como firmes en nuestras convicciones. No flaqueemos.

Ampliado de las palabras de Rab Eliezer Krohn

Buena semana

Con mucha alegría hago del conocimiento público la nueva página de internet donde se pueden conseguir libros de Torá en español: https://www.toraespanol.com/

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorSeñales Financieras. Tiempos de cambio
Artículo siguientePutin bromea sobre los judíos y el dinero durante su visita a Crimea