Este es el artículo 15 de 24 en la serie La judía de Montevideo

Diario Judío México -

Muros Torcidos

-Lea- preguntó Augusto mientras caminaban por la rambla y veían esos paredones -¿Porqué estos MUROS están torcidos?

-Porque el Mundo está Torcido.

-¿Y qué son estos Muros, Lea?

-Estos Muros representan Un Muro.

-¿Qué Muro?

-El Muro de Los Lamentos. Los judíos se lamentan porque fueron quemados en la hoguera, sometidos a pogromos, y muertos en cámaras de gas.

-Una tragedia lo de las cámaras, realmente horrible.

-Y solo porque ERAN JUDÍOS, Augusto. -Yo siempre reconocí la desgracia del pueblo judío, Lea…

-Estos muros torcidos, Augusto y las vías por las que pasamos antes de bajar hasta acá, representan EL HOLOCAUSTO. Este Monumento, se llama MONUMENTO DEL HOLOCAUSTO.

Es un homenaje, a todos los judíos del mundo. Por un NUNCA MÁS. Pero no solamente los judíos murieron en EL
HOLOCAUSTO.

También murieron los gitanos, los artistas, los negros, y los homosexuales. Y, hace más tiempo, hubo OTRO HOLOCAUSTO. El HOLOCAUSTO DE LOS ARMENIOS. Estos HORRORES SUCEDEN, porque el Mundo, no acepta a las minorías, no acepta al diferente, ya sea JUDÍO, NEGRO, HOMOSEXUAL, GITANO. Los Negros, sufrieron atrocidades abominables, no podían entrar a los baños, ni piscinas, ni
lugares que entraban Los Blancos. Por un cáncer que existe en el mundo, que se llama RACISMO, Y XENOFOBIA. Este MONUMENTO, Augusto no sólo es un homenaje al HOLOCAUSTO de los judíos, este MONUMENTO es UNA DENUNCIA, contra todo tipo de DISCRIMINACIÓN, ya sea por Religión, Color de Piel, Opción Sexual, Posesiones Materiales.

Augusto permaneció en silencio.

Asunto: En la mira de los lamentos.

Querido Augusto:
Me quedé pensando en lo que hablamos en la rambla hace un rato, y te mando un poema que hice por cuestiones de lamentos y de guerras.
Te quiero,
Lea.

En la mira de los lamentos.pdf

El mundo tiene
Sus ojos puestos,
En este muro,
En esa Tierra.

Tierra prometida,
Tierra disputada,
Sangre derramada,
Y vidas entregadas.

Dos estados,
Sin fronteras borradas,
Ni existencia denegada,
De la faz de ningún planeta. N

o todos son buenos,
Ni todos son malos, Tan solo son víctimas,
De la miseria humana.

Niños escudos,
Niños mártires,
Niños prometidos,
A la guerra santa.

Palestinos,
Israelíes,
Ni vencidos ni vencedores,
Sólo un montón de sangre derramada.

Continuará: “Del Otro Lado del Muro”.

Más Artículos en esta Serie

<< La judía de Montevideo, 14va. parteLa judía de Montevideo, 16va. parte >>
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

1 COMENTARIO

  1. Me recomendaron leer el diario judio y mas sabiendo quien lo escribe es URUGUAYA al igual que yo soy.
    Dede ya gracias y mucha suerte.

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorDesde Adentro 76a parte: Punto Cero
Artículo siguientePara mi querido amigo Eloy
Anna Donner Rybak nace en Montevideo el 21 de setiembre de 1966. Es analista en sistemas, escritora y artista plástica. Escribe diversos géneros: Cuentos históricos, cuentos de humor, Columnas de actualidad, Ensayos, Poesía y Fantástico. En 2007 participa como integrante del coro ACIZ CANTAMOS en el encuentro Interamericano de Coros en la Ciudad de Buenos Aires, abriendo la presentación leyendo un cuento de su autoría: Intermitencias de la Muerte. En 2009 lee Retazos Blancos, Negros y Sepia