Este es el artículo 2 de 29 en la serie La Nueva Caballería Andante

A Gabriel Albiac y Agapito Maestre, grandes maestros y amigos de Israel.

A Antonio Mauro Escudero, nuestro primo y en nuestro común amor a la Serena, la tierra natal.

También a Juan Carlos Revilla, el amigo de las Navas del Marqués, y plantador de arboles, como nosotros.

***

Las generaciones deben estar alerta, caballero Kadan, no hace mucho recorría junto a primo don Antonio Mauro, los campos de la Serena, degustando el excelente queso de oveja y vino de una bota de cuero. Ambos primos fuimos, somos y seremos  caballeros andantes, de los que visitan el santuario de Piedraescrita, rezan y contemplan gozosos los crecidos cipreses, pinos, y lozanos olivos, plantados con nuestras manos, hace más de un cuarto de siglo, en el recinto de la ermita.

Ahora hay una nueva generación que comparto contigo, como compartí con mi primo.

Mira desde este cerro, caballero andante, desde aquí observan el mundo las águilas, sólo se oye el silencio, el balido de las ovejas y el bronco ladrido de los mastines de aterradores colmillos, como expresaba bellamente desde este mismo lugar al amor de la lumbre mi padre, caballero andante don Antonio, y del mismo nombre y linaje vengo yo, a mi padre se lo debo todo, qué gran hombre y qué gran maestro, pero sobre todo valiente por prevenirnos de los peligros y combatir las aterradores noches que pasamos los seres humanos, pueblos, ciudades y países.

Mira a lo alto hijo, a los valores más grandes, piedra y fundamento de nuestra civilización. Mantente en guardia para mañana, los totalitarismos aparecen disfrazados de seducción, para arrancarte sin ningún miramiento tu corazón.

Nunca olvides lo que cuesta construir, subir estas montañas, y que todo se lo debemos al Señor, y a la caballería andante, así nadie te vendrá ni con el mérito ni el demérito, ni ningún tipo de seducción.

¡Firme siempre como una roca ante la prueba!

Tiempos de pandemia para la caballería andante, tiempos donde la incoherencia propone la fragmentación, donde unos cocodrilos de discurso fácil, cambian leyes de un día para otro en sus sótanos del Estado Profundo, vivimos tiempos de crisis, pero el hombre siempre ha estado en crisis, en crisis humanitaria y social. Nuestra caballería andante, caballero Kadan, seguirá adelante, espada en mano para cortar la cizaña del buen trigo, para defender la vida, para salvaguardar los derechos a la vida por encima de todo, para que el pobre coma, y las viudas y los huérfanos vivan con dignidad, defenderemos a la Iglesia de los males que la asolan y de la mirada del cocodrilo, venceremos al tiempo con la espada de la esperanza que nunca acaba. Arremeteremos con nuestros toros a la ideolatría de los caballos de Troya, que se dejan los totalitarismos para destruir al ser humano, las libertades y las familias. Estaremos siempre en guardia, amparando a los enfermos, y separando lo corrupto de lo limpio. Da igual dónde se esconda un lado u otro, norte o sur. Pues muchos hay, que sin base alguna, se adhieren como chupasangres a los corderos y a la pureza de la buena cosecha, se infiltran en esa tierra tan buena y con ideas de sensualismo y disertaciones varias, le dan el nárcotico a sus víctimas hasta dejarlas secas en la transfusión.

Combatiremos a los maltratadores y a las maltratadoras, defenderemos a los niños en todo momento y en todo lugar. Salvaguardaremos el libre pensamiento y de expresión, defenderemos a Israel, y a todas las culturas y pueblos de este bello mundo, de la tiranía del cocodrilo.

Pondremos el nombre de la caballería andante a caminar, a sacar cocodrilos del pantano, cocodrilos que se han hecho excesivamente ricos engañando a la gente, cocodrilos que promueven la industria de la muerte poco a poco, gota a gota, cocodrilos que fomentan guerras y dividen a las personas, cocodrilos que enfrentan unas religiones con otras, cocodrilos con balanzas truncadas, cocodrilos que promueven un mundo de sensualismo. Cocodrilos que falsean los medios de comunicación, cocodrilos que se disfrazan de tolerantes, pero que tienen bandas organizadas dentro y fuera de la administración, cocodrilos que abogan por la reprensión, la intolerancia, y el odio de los que no son como ellos.

Así nosotros tenemos al águila, que se lanza desde este acantilado y con sus garras ha cogido al cocodrilo. Las alturas son para los que tienen alas y nada más, para los que guardan los cielos amparados por el Sol.

En ese pico, en esa soledad, cenamos pan de leña, el queso de cabra y lo acompañamos con huevos fritos, a la sartén, y a la vieja usanza de la gente del monte. Se dejaron oír los lobos con sus aullidos, pero jamás en ningún libro de la caballería andante, se relata o se cuente, que ningún lobo ha atacado a los caballeros andantes, pues los lobos reconocen a quienes son valientes en solitario y solidarios en el grupo. Otras bestias de la noche parecieron acompañarnos, ya amanecía en los campos de la Serena, cuando los dos caballeros andantes habían amarrado al cocodrilo, y caminan montaña para abajo con él a cuestas, camino de Ávila.

Desde la ermita de la Serena hasta Ávila hay árboles plantados.

Por don Antonio, de Quintana de la Serna y Alberto Kadan Navarro Mora.

BRUNETE-MADRID
ANNO TEMPLI CMII.
OCTUBRE DE 2020

Más Artículos en esta Serie

<< La Nueva Caballería Andante. Capítulo 1La Nueva Caballería Andante. Capítulo 3 >>

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorZoomate a los Minianim presenciales. ¡Shajrit y Minjá-Arbit por Zoom!
Artículo siguienteLisyon De Judeo-Espanyol