Diario Judío México - Las múltiples complicaciones y frustraciones a las que recientemente se ha visto sujeta la presidencia de Mahmud Abbas explican el por qué de su decisión de renunciar a reelegirse en el puesto que hoy ocupa. A pesar de ser un líder con fama de moderado y que cuenta con una aceptación de la mayoría de su pueblo y de la comunidad internacional que lo consideran un interlocutor legítimo para representar los intereses de los palestinos, enfrenta una serie de realidades adversas que le han hecho anunciar su deseo de no postularse como candidato a la presidencia cuando las próximas elecciones se lleven a cabo. Al parecer dicha decisión obedece a su percepción, correcta sin duda, de hallarse atrapado en una encrucijada para la que no vislumbra salida.

La parálisis en la que se encuentra proviene de varios frentes que a continuación se detallan:

1.- Las negociaciones de paz con están suspendidas desde hace meses debido a que su contraparte, el gobierno de Netanyahu, no ha accedido a cumplir con uno de los requisitos fundamentales planteados para emprender las pláticas, a saber, el congelamiento total de la construcción de asentamientos judíos en Cisjordania y el este de Jerusalén. No obstante la fuerte presión que la administración del presidente Obama ha ejercido en ese sentido sobre el gobierno de derechas de Netanyahu, éste no ha cedido ante tal demanda, aun cuando con ello corre el riesgo de irritar a Washington, el apoyo más firme con el que cuenta en el escenario internacional. En consecuencia, la falta de avances tangibles para el pueblo palestino con relación al objetivo de concretar un Estado independiente es un factor que ha debilitado a Abbas entre su público de Cisjordania, lo mismo que entre las huestes del Fatah a las que él comanda oficialmente.

2.- Todos los esfuerzos, especialmente los egipcios, por reconciliar al Hamas que gobierna en Gaza con el Fatah de Abbas, han sido infructuosos. Desde que la agrupación fundamentalista Hamas protagonizó un golpe de estado hace más de dos años, cuando expulsó a las fuerzas de Mahmud Abbas de Gaza, la guerra y el encono han sido los signos que han marcado la relación entre ambos bandos. Hamas se ha dedicado desde entonces a sabotear cualquier avance positivo capaz de fortalecer a la Autoridad Nacional (ANP). El continuo lanzamiento de cohetes qassam hacia que desencadenó la guerra contra Hamas en diciembre y enero pasados fue expresión de la voluntad de los fundamentalistas de Gaza de actuar en sentido contrario al espíritu de pacificación que pretendía promover Mahmud Abbas. Éste quedó atrapado así entre la beligerancia del Hamas y la contraofensiva israelí, en una posición especialmente problemática.

3.- La ANP que encabeza Abbas ha sido tratada por los miembros de la Liga Árabe con una indiferencia que en nada le ha beneficiado. Tal como lo reseña el periodista árabe Abdul Rahman Al-Rashed en el diario Asharq Alawsat, la mayor parte de la ayuda recibida hasta ahora por la ANP y el pueblo palestino proviene de la Unión Europea y , mientras que sólo una proporción minúscula es aportada por los países árabes. A pesar de que engrosar el músculo de la ANP debía ser una prioridad para las naciones árabes preocupadas de la expansión de los intereses iraníes a través de agrupaciones como el Hamas y el Hezbolá, la negligencia y la pasividad ante las necesidades del régimen de Abbas son lo que ha prevalecido.

Así las cosas, una eventual desaparición de Abbas del liderazgo político de los palestinos no puede sino anunciar un retroceso mayúsculo en el proceso de pacificación palestino-israelí. Las figuras capaces de reemplazarlo presentan serias limitaciones en cuanto a su capacidad de llenar el vacío de poder que se crearía. Por otra parte, hay el gran riesgo de que dicho vacío pudiera ser aprovechado por las corrientes más extremistas e intransigentes, con lo que la explosividad de la zona se vería sin duda incrementada. No en balde un personaje como Shimon Peres, presidente actual de y reconocido abanderado de los esfuerzos de pacificación, pidió públicamente a Abbas hace unos días, dar marcha atrás en su decisión de no aspirar a la reelección.

Excélsior, 15 de noviembre, 2009.

FuenteExcélsior
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorPeruvian navy interested in Argentine manufactured sea-air missiles
Artículo siguienteLa Universidad Hebrea de Jerusalem una vez más entre las 100 mejores del mundo
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.