Diario Judío México - En esta última semana los argentinos vimos porTV una marcha multitudinaria, legítima y pacífica, de personas que protestaban contra el plan económico de este gobierno. Considero que la mayoría asistente lo hizo de buena fé, pero muchos de los convocantes que estaban en el palco o en la calle son impresentables que tratan de resguardar sus privilegios.

Los más notorios eran Hugo y Pablo Moyano con causas pendientes en la justicia y donde deberán justificar sus patrimonios y acciones. Hay muchos para nombrar pero si empezamos con los más detestables como Zaffaroni, Moreau, Hebe, De Petri, Menéndez, Espinoza, Magario, Máximo K, Vera, Grabois, etc., no alcanzaría la hoja de un diario para describirlos a cada uno/una (como decía CFK).

Ahora se agregó Monseñor Aguer, miembro de la Conferencia Episcopal Arg., ultraconservador y representante contemporáneo de la Santa Inquisición de los Siglos l4 al 16. Le negó principios y valores morales y naturales e insultó al Presidente de todos los Argentinos. Yo le preguntaría al Arzobispo Aguer que hacía él en La Plata mientras Camps, Etchecolatz y otros torturaban y mataban?

Qué opinión tiene él o la Iglesia sobre Josef Mengele (que vivió en nuestro país cobijado por Perón), cuando hacía experimentos médicos en niños y fetos con vida en Auschwitz; qué pasó con la lista de más de 400 curas que eran parte de los capellanes de las F.A. y de Seguridad, dependientes del Vicario Gral. de la Iglesia Monseñor Bonamín que murió en 1991 pero tomaba café con los asesinos Videla, Massera y otros entre 1976 y 1982.

Qué dijo del atentado a la AMIA, del asesinato de Nisman z’l, que dijo su Iglesia sobre la corrupción, la tragedia de Once,etc. El sí es un pecador que se descalifica a sí mismo. ¿Y el Papa Francisco?. Bien, gracias. Hago mías las palabras de Gilbert Chesterton (escritor inglés 1874-1936):”La Iglesia nos pide que al entrar en ella, nos quitemos el sombrero, no la cabeza”.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorPurim
Artículo siguienteLithuanian Genocide Center Faces New Scrutiny
Nací el 9 de marzo de 1942 en Buenos Aires, Argentina. Tengo educación secundaria y algunos años de Derecho pero por razones de tiempo dejé para casarme y trabajar en una industria química de mi familia política desde 1964 hasta el 2001, comenzando en el sector costos hasta ser director financiero-administrativo de la empresa, que en aquel momento tenía 3 plantas y unos 300 dependientes. Mi esposa Irene es Profesora Nacional de Artes Visuales, es artista plástica y estudió entre otros con Urruchúa, Castagnino, Schurjin, Pujía, etc. Tenemos 2 hijos Juana Elizabeth, Abogada y con una Maestría en Derecho Internacional Público, radicada y ciudadana canadiense desde el 2002, casada y que nos dio una hermosa nieta de 7 años. Nuestro hijo varón se radicó en México D.F. también el 2002, montó una empresa que se dedica a la venta de aceros para la construcción de la cual es Gerente Comercial, soltero, 44 años. Mi suegra, fallecida en el 2006, fue escritora de cuentos y poemas, con muchos libros publicados y premios en distintos países, incluyendo el Fernando Jeno a la Poesía en México en 1979; sus libros figuran en diversas bibliotecas, incluyendo la del Congreso de EE.UU. Mis hijos siendo pequeños obtuvieron menciones y premios en el famoso Concurso Shankar de pintura, en la India y algunas de sus obras ilustraron libros de poemas de la abuela materna Arminda Ralesky. De esta mujer el Maestro Jacobo Ficher compuso una obra para coro y orquesta del poema Kadish Laico y además algunos de sus poemas formaron parte del repertorio de Berta Singerma. Yo soy socio vitalicio de la Sociedad Hebraica Argentina desde 1979 y fui parte del Consejo Directivo y del Consejo Consultivo en varios períodos. Siempre me interesó la política seria y desde hace unos años escribo a los diarios como una forma de participación activa.