Decía mi queridísimo cuñado, invaluable compadre, y comprensivo amigo y hermano Elíseo, una frase aparentemente muy superficial, pero sumamente sabia y profunda: "Pocas cosas hay tan difíciles en la vida como sostener una mentira". 

"¡Y qué razón tenía el viejo!" 

Una mentira va mucho más allá del engaño como tal. 
Una mentira daña a tod@s l@s involucrad@s, queriéndolo o sin quererlo. 
Una mentira es la bola de nieve de consecuencias nefastas e inimaginables.

Par de jovenzuelos, que juran y se juran amarse para siempre. Claro, hasta que llega una primera consecuencia, llamada embarazo. 

Surge el dilema de continuarlo, detenerlo, comunicarlo u ocultarlo. Y ahí comienza esta historia que trae mucha jiribilla por delante. 

Todo el conflicto de inicio, igual que la película, con la escena del reencuentro varios años después. Y aquí vienen las consecuencias. 

Fue muy sencillo decir que el producto de ese “supuesto amor” había sido abortado. Y fue más simple aceptarlo, cuando menos de bote pronto. 

Un chamaco en el preámbulo de la adolescencia, o quizás ni la misma pubertad; vive acompañando a su mamá, quien aparentemente sólo trabaja en una panadería. Y entonces es como surge otra enorme mentira. 

Aún en medio del ambiente más que violento que se pueda encontrar en Colombia, el jovenzuelo ha encontrado la forma de ayudar a la economía de su pequeña familia, a través de un trabajo como repartidor de pizzas. Actividad que combina con sus estudios. 

Pero de repente, su entorno, las circunstancias, las nuevas y no tan buenas amistades, y la misma edad; son factores que lo llevan, queriéndolo o sin quererlo, a desenhebrar esa enredada madeja de mentiras que le ha tendido la vida. 

Cuando las mentiras son

ya imposibles de sostener

¡caen y aplastan!

Consecuencias nefastas que no se dejan esperar y que surgen, de alguna u otra manera; pero en definitiva, de lo que él entiende como "Las Tetas de Mi Madre". 

NOTAS ADICIONALES, DUDAS Y COMENTARIOS:
http://www.diariojudio.com/autor/eltiojorge
Correo: eltiojorge@hotmail.com
Facebook: JORGE VILLEGAS HERNÁNDEZ
Twitter: @eltiojorge_com

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorTango Reo-----Tango Sos Mi Vida--
Artículo siguienteLa agenda evangélica cobra impulso
eltíojorge.com