Chico Marx, cuyo nombre real era Leonard, nació el 22 de Marzo de 1887 en la ciudad de Nueva York y era el mayor de los hermanos Marx. Fue también el que tuvo una vida más complicada, siempre con problemas económicos por su afición al juego y a las mujeres. Esto le ocasionó distanciamientos periódicos con Harpo y, sobre todo, con Groucho, que era bastante tacaño.

Chico abandonó pronto los estudios para embarcarse junto a sus hermanos en los vodeviles de los años diez y veinte, hasta llegar a la ansiada avenida de Broadway, en Nueva York. Luego fue el principal impulsor para que los Marx dieran el salto al cine, pues sabía que así ganarían más dinero trabajando mucho menos... y no se equivocaba.

El personaje de Chico en las películas de los Marx es el de un timador italiano que siempre saca de quicio al villano de turno o, en ocasiones, al mismísimo Groucho. Normalmente se alía con Harpo para conseguir sus objetivos. Viste con ropas sencillas y un sombrero muy peculiar. Además, de vez en cuando se encuentra un piano cuyas teclas toca a una velocidad de vértigo. Podemos disfrutar de él en Una noche en la ópera (1935) o Un día en las carreras (1937).

Leonard estuvo casado en dos ocasiones. Su primer matrimonio fue con una chica llamada Betty Carp; estuvo junto a ella durante 23 años, pero la engañó muchísimas veces. De ese matrimonio nació su hija Maxine, que plasmaría todas las frustraciones infantiles en una autobiografía titulada 'Creciendo con Chico'. El actor permaneció soltero unos años antes de volver a casarse, en 1958, con Mary De Vithas.

El primer hermano Marx en nacer también fue el primero en morir. Chico falleció el 11 de octubre de 1961, a los 74 años, de un ataque al corazón.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorSan Diego-Tijuana, siempre juntos / siempre separados
Artículo siguienteSe despide Calderón reconociendo la labor de la gente de Tijuana y Pepe Galicot
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.