Diario Judío México -

Hace unos diez años el nombre de Djerba salió a la publicidad, en ocasión de un atentado que se produjo a la puerta de la sinagoga más antigua de Africa, la GHRIBA, atentado que causó unos veinte muertos, turistas alemanes en su mayoría, pero que no causo daños importantes a la sinagoga. Los autores de este atentado,pertenecientes al grupo terrorista Al Qaida, hicieron estallar un camión lleno de dinamita. Fueron arrestados poco tiempo después por la policía tunecina.

Djerba es una pequeña isla de 514 kilómetros cuadrados, ubicada al sur de las costas tunecinas,en el Golfo de Gabes. Está separada de la tierra firme por una calzada construida por los romanos, de unos 6 kms de largo.

Mencionada en la Odisea fue colonizada por los fenicios en el sigo 9 A.C.y después sucesivamente ocupada por los romanos, los bizantinos, los árabes quienes convirtieron al Islam los berberiscos habitantes de la isla.

Sin embargo la islamización no implicó a los judíos que se concentraban en dos poblaciones: Essawani y Erriadh –hoy Hara Kebira y Hara Seghira, en el norte de la isla.¿De donde procedían y cuando llegaron estos judíos? No se puede precisar por que no hay ningún vestigio o documento escrito apoyando la tradición oral. Varias son estas tradiciones, la más difundida menciona que habrían llegado después de la destrucción del primer Templo de Jerusalén por Nabucodonosor en 586 A.C. Habrían salvado ciertos manuscritos de las Tablas de las Leyes y también traído unas piedras del Templo, sobre las cuales se edificó más tarde el santuario de la GHRIBA, sinagoga que se volvió un lugar de peregrinación para los judíos de todo el mundo.Más tarde, en el siglo XV unos judíos expulsados de España por los Reyes Católicos y después varios grupos de judíos italianos procediendo de Livorna, llegaron a y algunos de ellos se instalaron en Djerba, especialmente en Hara Kebira.

Entre los siglos IX y XIX Djerba conoció muchos conflictos. La invadieron los Fatimíes de Mahdia, los Beduinos, los Germanos, los Normandos de Sicilia, los Almohadas de Marruecos, los Caballeros de Malta, los Genoveses, los Españoles, los nómadas continentales y los corsarios turcos. Se volvió un un terminus de caravanas y un importante mercado de esclavos y fue finalmente conquistada por los tunecinos islamizados.Actualmente es parte de este país.

En total unas 18 olas de invasores se sucedieron en esta isla, todas barridas una tras otra por los vientos de la historia. El núcleo judio fue el único en mantenerse incólume a través de más de 2000 años de vicisitudes.

Hoy día se encuentran en Djerba Musulmanes árabes, berberiscos y negros descendientes de los esclavos traídos del Sudan o del Níger, así como menos de 1000 judíos.

La sinagoga, apodada la GHRIBA, La Solitaria,construida en el siglo XIII sobre los cimientos de un edificio más antiguo no tiene patio. Esta formada por una estructura compacta totalmente cubierta,de un blanco resplandeciente. Las ventanas son azules.En el interior una gran sala rectangular con las paredes revestidas con mosaicos multicolores. En el fondo de la sala el armario (hekhal ) contiene los rollos de la Torah, y debajo un nicho. Lámparas de aceite, ceñidas de plata cuelgan en distintos puntos,3 de ellas se distinguen por su talla y su orfebrería más trabajada. Un cuarto por separado sigue utilizad para el rezo diario y para el estudio de la Torah.

Después del atentado las autoridades tunecinas construyeron una reja a la entrada de la calle que lleva a la sinagoga. Una guardia continua vigila el lugar día y noche.

Las leyendas sobre esta sinagoga son numerosas.

Se cuenta aquí que en el lugar donde se encuentra era antaño un lugar desértico que los habitantes de Hara Sghira (pequeña Hara) no frecuentaban. Con sorpresa descubrieron un día que una muchacha vivía en este lugar, modesta y solitaria. Nadie sabía de donde procedía. Una noche vieron llamas elevándose de la cabaña donde vivía pero, temiendo alguna magia nadie se acercó. La mañana siguiente se encontró, en el lugar de la cabaña reducida a cenizas, la joven muerta, pero su cuerpo intacto e intactos los rasgos de su cara salvada de las llamas. Se concluyó que la joven extranjera “ghriba” era una santa y se construyó la sinagoga en el lugar mismo de su muerte.

Se cuenta también otra historia: hace mucho tiempo, siguiendo la destrucción del templo de Salomón por Nabuchodonosor, judíos de la casta de los Cohanim huyeron de Jerusalén, llevándose una puerta –delet- y piedras del santuario. Dirigiéndose hacía el oeste habrían abordado una isla, donde edificaron una sinagoga que llamaron GHRIBA y un pueblo conocido por el nombre de Dighet, alteración de “delet”, para recordar la puerta del templo. Este pueblo, también llamado Hara Seghira-pequeña Hara- ha sido ocupado mucho tiempo por Cohanim. Por eso se dice de Djerba que es la pequeña Jerusalén.

Esta última leyenda subraya que la instalación de los judíos en Djerba es antigua, que los fundadores de la comunidad procedía de Tierra Santa y pertenecían a la casta de los sacerdotes..

La peregrinación a la Ghriba tiene lugar cada año, del 14 al 18 Iyyar..

Actualmente menos de 1000 fieles acuden a las ceremonias que duran dos días. Algunos peregrinos reciben el encargo de sus parientes de llevar regalos y de hacer votos por ellos. Debajo del hekhal, donde se encontró el cuerpo de la joven,depositan velas prendidas y un huevo sobre el cual se escribe el nombre de una muchacha casadera. Con el calor de las velas el huevo se endurece y, al finalizar la peregrinación se buscará el huevo para traerlo a la muchacha que deberá comérselo.

Punto de encuentro para literatos y devotos, ayer Djerba proveía Argelia, Libia y con rabinos. Todos los “gran rabinos” venían de Djerba. Centro de intelectuales,ha contado-entre el principio y la mitad del siglo XX- con seis tipógrafos que produjeron más de 600 libros en hebreo, arameo y judeo-árabe, cuyos autores procedían de la isla. Era un lugar de religión y estudios y contaba hasta 1967 con veinte sinagogas, tribunales rabínicos, escuelas talmúdicas y bibliotecas. Sigue siendo un centro de fervor religioso, que años tras año atrae periódicamente innumerables peregrinos de todas partes del mundo para celebrar en Lag Ba´omer el recuerdo de los dos rabinos Rabi Meier y Rabi Shemun Bar Yohai, figuras omnipresentes del norafricano, venerados en la isla. Aunque vivieron en Palestina la gente terminó creyendo que se trataba de rabinos locales. Desgraciadamente, después de la Guerra de los 6 Días y del atentado el número de esos peregrinos bajo notoriamente, en contraste con los más de 10,000 que normalmente acudían a este lugar.

Los 1000 judíos que siguen viviendo en la isla, en medio de una población total

de 125,000 habitantes, practican el comercio y la artesanía, sobre todo la joyería. Tienen un contacto afectivo continuo con y Francia en donde reside hoy día la mayoría de los 120,000 judíos que poblaban anteriormente este país maghrebíno. Pocos correligionarios siguen viviendo en el interior del país y menos de 2,000 en la capital, a pesar de gozar de una total libertad religiosa. Los Árabes son pescadores y artesanos.El turismo es actualmente la industria más importante de Djerba, gracias a sus preciosas playas y sus normas de convivencia muy abiertas, tratándose de un país árabe. Tres Clubs Med., uno similar alemán y una veintena de hoteles de 4 y 5 estrellas atraen continuamente una gran cantidad de viajeros de Francia e Italia principalmente. Una línea aérea directa conecta diariamente Paris con Djerba.

Existe una cooperación económica entre Judíos y Musulmanes y sobre todo un respecto mutuo entre estas poblaciones, respecto y convivencia que no lograron alterar los distintos conflictos del Medio Oriente. La segunda intifada causó un distanciamiento entre las dos comunidades, pero sin llegar a enfrentamientos.

Es realmente fascinante encontrar en una isla africana, aislada en el mundo arabe,una comunidad judía que ha sobrevivido a más de 2000 años de tribulaciones, que ha podido mantener su fe y sus costumbres y que ha demostrado que puede existir una convivencia pacifica con vecinos que, en otras partes del mundo son acérrimos enemigos.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorTailandia: Hallan el material para las bombas de Hezbollah
Artículo siguienteFluir a otra velocidad