Diario Judío México - Entre más pienso en el problema educativo mexicano más me convenzo de la necesidad de soluciones radicales. El sistema actual es un desastre porque ha generado incentivos perversos para hacer de los maestros rentistas con más valor político que educativo. Hay que cambiar los incentivos para convertirlos en empresarios empoderando a los padres de familia.

Explico mi argumento ilustrándolo con un ejemplo hipotético. Ernestina es una madre soltera de dos niños que vive en Oaxaca. Vive en pobreza. Quiere, por supuesto, una vida mejor para sus hijos y sabe que con una buena podría lograrlo. Hoy tiene cero poder para hacerlo. El Estado le da derecho a sus hijos de una pública gratuita. Ella va todos los años a inscribirlos. No sabe, sin embargo, si la escuela es buena, regular o mala. No paga, efectivamente, un quinto para que sus hijos vayan a la escuela: todos los gastos los sufraga el gobierno. El ciclo escolar comienza, pero no hay clases: los maestros están en huelga. Los hijos de Ernestina se van retrasando académicamente. Gracias a una negociación que se lleva a cabo muy lejos, en la Ciudad de México, se abren las clases pero son intermitentes: maestros cierran y abren la escuela a su antojo. Ernestina no puede hacer nada: no tiene el dinero, como las clases medias y altas, para mandar a sus hijos a escuelas privadas donde se estudia diario.

Pensemos, ahora, en un esquema distinto. En lugar de administrar directamente las escuelas pagando todos sus gastos, el Estado reparte “vales educativos” a los padres de familia; vales que son aceptables en cualquier escuela pública o privada. Ernestina ahora puede inscribir a sus hijos en el colegio de su preferencia pagándolo con vales. La escuela luego le cobra al gobierno por los vales recibidos. El poder ahora lo tiene el padre y/o la madre de familia. Si una escuela es mala, Ernestina puede cambiar a sus hijos. Si una escuela está en huelga la mitad del ciclo escolar, también.

Nótese cómo, con el sistema actual, el destino de los hijos de Ernestina se decide en mesas de negociación lejos de Oaxaca: en la Secretaría de Gobernación. Es un tema político que poco o nada tiene que ver con la . En este contexto, Ernestina no puede hacer absolutamente nada. Si el Estado, en cambio, le otorgara directamente los vales para pagar la enseñanza de sus niños, ella tendría el poder de premiar o castigar a las buenas o malas escuelas.

Los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la (CNTE) hoy tienen un gran poder porque se enfrentan con un solo actor: el gobierno federal. Los gobiernos estatales no le entran al conflicto. Con sus marchas, protestas, bloqueos y huelgas, la CNTE tiene una gran capacidad de chantajear y doblegar a un gobierno que no sabe usar la fuerza pública para aplicar la ley. En este sentido, la tienen ganada. Conforme van obteniendo cosas, van demandando más y más. Nada los llena. Tienen una gran experiencia histórica para quedarse con enormes rentas del Estado: son unos rentistas de clase mundial.

El gobierno federal no puede solo con ellos. Necesita aliados importantes. Con el sistema de vales, los padres de familia se convertirían en un actor poderosísimo capaz de enfrentarse a los maestros. “¿Usted no quiere darle clases a mis hijos? Muy bien, con mis vales me voy a otra escuela donde sí las den”. Otro aliado importante serían los maestros empresarios que inevitablemente aparecerían para capitalizar la oportunidad de ganar dinero estableciendo planteles educativos alternos a los controlados por la CNTE.

Se trata de una opción capitalista al sistema soviético actual. Hay que cambiar los incentivos para que más y más maestros se conviertan de rentistas a empresarios. Esto podría lograrse empoderando a los padres de familia. ¿Que esto suena a privatización de la pública? Pues sí y no. Sí, porque surgirían más escuelas privadas. No, porque el Estado seguiría pagándole la a los más pobres del país, que son la mayoría.

La pública en México seguirá siendo un desastre mientras se continúe administrando con un sistema de planeación central a la soviética. La CNTE, por cierto, quiere este mismo esquema no sólo para la , sino para toda la economía del país. Son abiertamente comunistas y tienen todo el derecho de serlo. Como lo tenemos los que pensamos que las cosas funcionarían mucho mejor con un sistema de maestros-empresarios, generadores de valor agregado, más que con rentistas políticos especializados en mamar del pecho del Estado.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorLos estados nación árabe de Oriente Medio se desmoronan
Artículo siguienteLlegan los restos de Juan Gabriel a funeraria judía de Los Ángeles