Me enseñaron todo mal

Por:
- - Visto 435 veces

Señores, estoy deprimido. Mi vida carece de sentido. Años de estudios e investigaciones se han ido por el desagüe.
Mi mirada vaga perdida, repasando por encima los títulos de los libros que se alinean en las bibliotecas de mi casa. ¿De qué me sirven? ¿Para que sirven Heródoto, Josefo, Suetonio, Filón, Toynbee, Russel, Dubnow? Todos ellos mintieron, todos ellos siguen mintiendo a través de sus páginas. También la Biblia me ha mentido. Y ni que hablar de los archivos, las piezas arqueológicas, las excavaciones. ¡Todo es mentira!
Lo más triste es que deberé abandonar mi carrera de historiador y dedicarme a otra cosa más productiva.
Ellos y sólo ellos tienen la verdad.
Sólo los dignos investigadores palestinos se atreven a enfrentar a esas mentiras sostenidas durante siglos por tantos pseudos-investigadores y falsos testigos de los hechos.
¡Miente la Biblia cuando narra la construcción del templo salomónico!
¡Mienten los arqueólogos que muestran falsas tabletas babilónicas que relatan la destrucción del templo!
¡Mienten los historiadores griegos que acompañaron a Alejandro cuando afirman que vieron ese templo en Jerusalén!
¡Mienten los historiadores romanos en sus crónicas sobre la destrucción de ese mismo templo!
¡Mienten todos aquellos que afirman que hubo un reino judío en Palestina!
¡El templo era en realidad una mezquita!
¡En Jerusalén nunca hubo judíos!
¡Es más, en toda Palestina nunca hubo judíos!
¡Los habitantes originales eran los palestinos!
¡Si, los palestinos!
Esa tierra le fue prometida a los jeques Abraham, Isaac y Jacob.
El Iman Moisés subió al Monte Sinaí y recibió de manos del Profeta Mahoma el Corán (el hecho que Moisés viviera 1900 años antes que Mahoma no significa nada, estamos hablando de profetas).
Bajo el mando del jeque Josué llegaron, tras liberarse de la esclavitud de los sionistas en Egipto y conquistaron el territorio.
Establecieron un reino bajo el mando del jeque David, un palestino de la familia de los Ibn Judá.
El Jeque Salomón, hijo de David, construyó una mezquita.
De esa misma mezquita el Iman Jesús expulsó a los mercaderes y comenzó a difundir las enseñanzas de Mahoma (y no vengan a tratar de rebatir con eso de que Jesús vivió 500 años antes, con los profetas todo es posible)
Pero los malvados sionistas expulsaron a los pobres palestinos de su tierra, y durante dos mil años erraron por el mundo.
Mas ya llegó el momento de reparar esa injusticia.
Hay que quemar todos los libros escritos por esos pseudos historiadores sionistas.
A la hoguera con el sionista Heródoto, el sionista Suetonio, el sionista Toynbee.
¡SONO LA HORA DE QUE LA HISTORIA DE LOS PALESTINOS DEJE DE SER OCULTADA!
¿O debería decir que sonó la hora de que la historia de los palestinos deje de ser inventada?

ISRAEL WINICKI
www.porisrael.org


Acerca de Israel Winicki

Periodista, escritor e historiador. Nacido en Argentina. Reside actualmente en Beer Sheba, Israel. Colabora con varias publicaciones y es integrante del staff de porisrael.org

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


El tamaño máximo de subida de archivos: 300 MB. Puedes subir: imagen, audio, vídeo, documento, hoja de cálculo, interactivo, texto, archivo, código, otra. Los enlaces a YouTube, Facebook, Twitter y otros servicios insertados en el texto del comentario se incrustarán automáticamente. Suelta el archivo aquí

Artículos Relacionados: