Diario Judío México - Nos encontramos cercanos al día de la entrega de la Torá (Shavuot) que nos fue entregada hace aproximadamente hace 3.000 años. D-s le preguntó al pueblo de , quién le podría garantizar que la Torá seguirá utilizandose de manera correcta. La respuesta del pueblo fue: “Nuestros hijos están comprometidos con nosotros.” Luego D-s entregó la Torá e se constituyó en un puenlo unido, en una Nación unida.

Cuando D-s le pregunta a nuestros hermanos judíos “¿quién es su garante?” ellos responden que lo son las generaciones futuras, “nuestros hijos”. Por eso, la importancia del cuidado de nuestros y adolescentes judíos. Por eso , Migdal Ohr hace 45 años, procura brindarle un hogar cálido, amable, educativo a las generaciones futuras de .

En sabemos que el futuro del Estado está en manos de nuestros jóvenes, y son ellos los que escribirán el siguiente capítulo de la del Estado de . Por tal motivo, debemos debemos cultivarlos, preocuparnos por acercarlos a una vida llena de felicidad y educación. Ese es nuestro objetivo, esa es nuestra ambición y ese es nuestro deseo.

En Migdal Ohr luchamos dia a dia con una realidad cotideana muy compleja con el propósito de salvar a de una situación economica y socialmente precaria y colocarlos en el camino del amor, los estudios, la profesión y el éxito.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorUn Internet propre de toute incitation djihadiste, une mission qui n’est pas impossible
Artículo siguienteIsrael, primavera 2017 (nota 7)
El solo acto de ayudar al prójimo, de escucharlo, de comprender sus penas y aflicciones, aunque sepamos que nuestra acción tenga pocas posibiildades de ser exitosa, es un trabajo largo y complejo, pero que al fin y al cabo nos llena de satisfacción y brinda la posibildad de ver milagros aqui y ahora.