Introducción

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan, provocó recientemente la ira en Irán al citar un poema popular azerí; su recitación fue percibida en Irán como un insulto y provocación contra la soberanía e integridad territorial de Irán. El 10 de diciembre, durante su participación en las celebraciones de la victoria de Azerbaiyán por la liberación de Nagorno-Karabaj de Armenia, este recitó, en turco, un párrafo del poema azerí «Aras»: «Ellos destrozaron el río Aras y lo llenaron de piedras y palos / Yo no me separaré de ustedes. Ellos nos han separado por la fuerza», dijo Erdogan. El poema lamenta la división de las provincias azeríes entre el Imperio persa Qajar y la Rusia zarista a comienzos del siglo 19. Las áreas del Cáucaso que hoy forman parte de Azerbaiyán, Armenia y Georgia pertenecían al Imperio persa Qajar y tras sus derrotas en las guerras con la Rusia zarista, las áreas al norte del río Aras fueron transferidas, bajo el humillante Tratado Gulistán de 1813 y el Tratado Turkmanchay del año 1828, al control ruso; más tarde se estableció en estos un Azerbaiyán independiente. Las áreas al sur del río permanecieron bajo control iraní, pero el territorio perdido por el Imperio Persa tras sus derrotas todavía es percibido por muchos iraníes como territorio irrevocablemente vinculado a Irán.

Territorio persa perdido en los Tratados de Gulistán y Turkmanchay. Fuente: Departamento de Estado estadounidense)

A pesar de sus negativas, Erdogan dirigió su recitación con el propósito de despertar el sentimiento nacional azerí-turco, aparentemente en un intento por impulsar un sentido de nacionalismo separatista entre los azeríes tanto en Azerbaiyán como en Irán. Un tercio de los azeríes del mundo viven en territorio del territorio del Azerbaiyán independiente y aunque son en su mayoría chiitas, la mayoría son laicos y su cultura e idioma son más cercanos a los de los grupos étnicos turcos. Los otros dos tercios de la población azerí se concentran en el norte de Irán, constituyendo así una cuarta parte de la población total de Irán; El propio Líder Supremo iraní Ali Jamenei es de origen azerí. Cabe señalar que, en octubre del año 2020, los azeríes iraníes realizaron protestas en apoyo a Azerbaiyán en su conflicto con Armenia, en las que los manifestantes se enfrentaron con las fuerzas de seguridad de Irán. El apoyo de la minoría azerí a Azerbaiyán obligó al régimen iraní – que tradicionalmente ha apoyado a la Armenia cristiana – a virar su apoyo al Azerbaiyán chiita.

Para ver el video de las declaraciones de Erdogan en Azerbaiyán en el portal MEMRI TV, pulse aquí o debajo:

Las reacciones de los funcionarios iraníes a las provocaciones de Erdogan se centraron en su insulto a estos y expresaron su rabia por esta demostración de propiedad territorial realizada por Turquía, el rival político de Irán – al territorio perdido por el Imperio persa debido a su debilidad. Estas reacciones también reflejaron el temor a un movimiento azerí respaldado por Turquía que pudiera amenazar la integridad territorial de Irán y las fronteras actuales y alimentar el irredentismo. Una acción para unirse a un Azerbaiyán independiente por parte de la importante minoría azerí al norte de Irán muy probablemente sentaría un precedente para que otras minorías étnicas en Irán (los kurdos en el norte, los árabes al sur y los baluchis al sureste) se separen – causando la pérdida de áreas y zonas adicionales del estado iraní.

El flagrante insulto de Erdogan al histórico sentimiento nacionalista y sentido del honor de los iraníes, al recordarles su inferioridad política y militar y el cómo se les arrancaron partes del Imperio persa – se combinó con el temor de que su recitación engendrase demandas separatistas de las minorías étnicas de sus fronteras, llevó a los funcionarios iraníes a emitir fuertes declaraciones en su contra, junto a duras respuestas de la población en las redes sociales. Si en algún momento parecía que las críticas de las redes sociales iraníes a Erdogan, el rival político pro-islamista de Irán en Siria y el Cáucaso, fueron dirigidas desde arriba, de modo que serían controladas y limitadas, este ahora se le describió plenamente como un sultán megalómano que intenta revivir el Imperio turco otomano a expensas del Irán islámico.[1] Su destino fue predicho como el mismo que el del presidente de los Hermandad Musulmana egipcia Mohamed Morsi, quien fue destituido luego de un año en el cargo y enviado a prisión por el ejército egipcio y el de Saddam Hussein de Irak, condenado a muerte y ejecutado por su propio pueblo.

Sin embargo, la cancillería iraní decidió simplemente advertir severamente a Erdogan (véase debajo).[2]

El diario iraní Kayhan, portavoz del régimen, publicó una advertencia a Erdogan para que abandone esta dirección anti-Irán; por el contrario, los pragmáticos y reformistas pidieron aprovechar sus declaraciones para fortalecer la identidad iraní de las minorías étnicas del país reviviendo el Imperio persa o cooperando con otros países de la región para crear un marco de mercado común socio-económico.

Este informe, el tercero de una serie sobre las últimas tensiones entre Irán y Turquía, da un repaso a las reacciones en Irán sobre las más recientes provocaciones del Presidente turco Erdogan.

Reacciones de funcionarios iraníes a las provocaciones de Erdogan

En general, la sensación de rabia e insulto, junto al miedo a ramificaciones que pudieran perjudicar la soberanía de Irán, se han reflejado en las reacciones de la cancillería iraní y de otros funcionarios pertenecientes al bando ideológico iraní.

Canciller iraní Zarif: «Nadie puede hablar sobre nuestro amado Azerbaiyán»

En un tuit publicado el 11 de diciembre, 2020, el canciller iraní Mohammad Javad Zarif, expresó un sentido iraní de propiedad sobre sus territorios perdidos y reveló el recelo de Irán sobre una posible anexión a más territorio iraní en Azerbaiyán, pero disfrazó esto como temor por la soberanía azerbaiyana:

«El Presidente Erdogan no fue informado de que lo malvadamente recitado en Bakú se refiere a la separación forzosa de las áreas al norte de Aras de la patria iraní ¿No se dio cuenta Erdogan de que socavaba la soberanía de la República de Azerbaiyán? NADIE puede hablar sobre NUESTRO amado Azerbaiyán».

Twitter.com/jzarif, 11 de diciembre, 2020

Portavoz de la cancillería iraní: «Irán no permite que nadie dañe ni perjudique su integridad territorial»

El portavoz de la cancillería de Irán Saeed Khatibzadeh declaró el 11 de diciembre, 2020: «Le hemos aclarado al embajador turco que la era de los reclamos territoriales y del expandir imperios ha terminado… Irán no permite que nadie dañe ni perjudique su integridad territorial y tal como lo demuestra su gloriosa historia Irán no cederá ni un ápice de su seguridad nacional».[3]

Presidente del Consejo de Conveniencia de Irán Rezai: «Si Erdogan se refería al Gran Irán en su lectura del poema sobre Aras – es cierto»

El presidente del Consejo de Conveniencia de Irán Mohsen Rezai también tuiteó en referencia a la propiedad que posee Irán sobre los territorios perdidos y sobre el temor que fermenta entre las minorías étnicas de Irán de que pueda conducir a una guerra interna en el país: «Si Erdogan se refería al Gran Irán en su lectura del poema sobre Aras, es totalmente cierto. Esto se debe a que Azerbaiyán está situado en el corazón de la nación iraní y junto a sus otros hermanos: los Lurs, kurdos, baluchis y árabes. Si este está pensando en repetir los fallidos esfuerzos del EIIS en Siria, está cometiendo un grave error».[4]

Miembro del Majlis Bighash: «La zona sur del Cáucaso es territorio iraní»

 

El miembro del Majlis Mahmoud-Ahmadi Bighash afirmó el día 13 de diciembre, que el sur del Cáucaso era territorio iraní y agregó que el «amateurismo» de Erdogan en la región permitía que Israel utilizara esta región para amenazar la seguridad de Irán.

Para ver este video en MEMRI, pulse aquí o debajo:

 

Reacciones en los medios de comunicación ideológicos y pragmáticos de Irán

 

Los diarios ideológicos y pragmáticos de Irán respondieron a la amenaza pan-turca de Erdogan de dos maneras. Las publicaciones motivadas ideológicamente le advirtieron que no siguiera por este camino y las pragmáticas reformistas propusieron un regreso al modelo de un estado iraní igual al de un marco general que sirve a las tantas minorías étnicas de Irán.

Diario portavoz del régimen Kayhan: «‘Turkestán’ es la palabra clave que Erdogan está tratando de introducir en el léxico del pueblo musulmán en Turquía y de los pueblos de habla turca al este y oeste del mar Caspio»

El editorial del diario Kayhan el 11 de diciembre, 2020 titulado «La traición de Erdogan a los musulmanes de Turquía», publicado bajo la firma de Sa’adollah Zarei, ofreció críticas sin precedentes sobre la conducta de Erdogan en la región y lo acusó abiertamente de tratar de imponer una hegemonía turca y de implementar su visión de Turquestán sobre los pueblos de habla turca del Cáucaso. Tal acción, leía el editorial, sería incompatible con la visión islamista revolucionaria de Irán en sus esferas de influencia, implementada por medio del eje de la resistencia chiita. Criticando duramente la conducta de Erdogan en Siria e Irak, países que Irán considera parte de su esfera de influencia y por sus esfuerzos en promover sus propios intereses en detrimento de Irán, el editorial expresó su oposición al expansionismo de Erdogan diciendo que este traicionó el mensaje y los valores islamistas que lo llevaron a ser electo y favorece el aspecto étnico turco por encima del islámico. Los siguientes son los puntos principales del editorial:

“La política exterior de Turquía durante las casi dos décadas de Recep Tayyip Erdogan como líder de Turquía puede describirse como ‘inestable’ y ‘fluctuante’… en sus esfuerzos por reducir sus diferencias con sus vecinos y evitar que se resuelvan los conflictos regionales… Hoy día, las relaciones de Turquía con la mayoría de sus vecinos se encuentran en la zona amarilla o roja. Su relación con Irán alguna vez fue casi ‘extraordinaria’, en donde los dos estados buscan mantener una conexión estable y amistosa. Pero, las declaraciones de Recep Tayyip Erdogan de hace dos días durante un desfile de las fuerzas militares azeríes, sobre los territorios que rodean el río Aras, enfurecieron a su único vecino amigo Irán. Es como si su vocabulario no tuviera lugar para términos tales como ¡las relaciones del moderado y amistoso vecino!

«Turquía está situada geográficamente entre países que en su mayoría poseen relaciones tensas o inestables con Ankara: Bulgaria, Grecia, Chipre, Siria, Irak, Armenia, Azerbaiyán e Irán… La República de Azerbaiyán e Irán solían mantener relaciones amistosas con Turquía, influenciados principalmente por el interés de Irán en un gobierno apoyado por un líder islámico en ese país…

«El partido AKP, encabezado y liderado por Recep Tayyip Erdogan, llegó al poder en el año 2002 con la energía de los movimientos islámicos. Este fue y sigue siendo una fuerza importante en Turquía y en la región y fue elegido por el pueblo turco sobre la base de tal afirmación islámica. Pero durante este período de casi 20 años, el gobierno de Ankara en cambio ha puesto su propio énfasis en el nacionalismo pan-turco extremista. De hecho, Erdogan ha adoptado una especie de ideología anti-musulmán y anti-regional, mientras traiciona al pueblo musulmán de Turquía y los ideales del Islam…

«Durante las últimas dos décadas y especialmente durante la década en la que la región se vio envuelta en una compleja crisis de seguridad con sangrientos conflictos que estallaron en Siria, Irak y el Líbano, Erdogan ha adoptado una actitud de apoyo al caos… Por lo tanto, puede decirse que a pesar de los importantes papeles que desempeñaron en la crisis de seguridad en Siria por los Estados Unidos, Europa, Arabia Saudita, Qatar, los Emiratos Árabes Unidos y otros, el papel de Turquía fue único en todos los sentidos. Hoy día, Turquía es la principal causa de perpetuación de la crisis en Siria. El ejército turco es el principal obstáculo para que el ejército sirio libere el resto de la región de Idlib de Jabhat Al-Nusra y, al mismo tiempo, este empodera a los separatistas conquistando partes del norte de Siria.

«Las relaciones de Turquía con Irak también tienen su base en desarrollar distensión. Los soldados turcos están presentes en amplias franjas del oeste de Irak… con el pretexto de combatir contra la influencia del PKK en estas áreas y a pesar de las recurrentes protestas en su contra por parte del gobierno y del ejército de Irak. El comportamiento de Turquía al oeste de Irak es tan perturbador para los iraquíes que algunos líderes iraquíes han afirmado que las fuerzas de intervención militar turca en Irak son más numerosas que las fuerzas de ocupación estadounidenses – y esto es de por si intolerable.

«Ante esto, el gobierno de Recep Tayyip Erdogan ha perdido incluso desde hace mucho tiempo el ‘sabor’ del ‘islamismo’, convirtiéndose en cambio en un régimen con aspiraciones expansionistas, de agresión y chovinismo. ‘Turkestán’ es la palabra clave que Erdogan está tratando de incluir en el léxico de la nación musulmana en Turquía y en los pueblos de habla turca al este y oeste del mar Caspio. En lugar de constituir un llamado a la unión basado en el nacionalismo, este léxico habla sobre el intento de Turquía de gobernar a los pueblos de habla turca. La pregunta fundamental y más importante es: ¿Aceptarán estos países y la región la ‘hegemonía de Erdogan’?

«Durante esta reciente guerra entre Azerbaiyán y Armenia, Erdogan intentó dar un paso hacia la creación de Turkestán… Erdogan quería hacer inclinar el equilibrio de poder local a favor de Turquía, lo que significaba abandonar los roles de Rusia e Irán en la región. A pesar del precio pagado por Turquía y Recep Tayyip Erdogan, esta política no funcionó y la guerra no logró que Turquía llegara al Mar Caspio. El acuerdo tripartito entre Moscú, Bakú [Azerbaiyán] y Ereván [Armenia], firmado el 20 de noviembre, no le sirvió a Turquía y no hizo ningún cambio en la frontera sur de Armenia con Irán, dejando a Erdogan fuera del proyecto, sin participación en el mencionado corredor en este acuerdo.

«Las declaraciones de Erdogan hace dos días, durante un desfile militar azerí en Bakú con el propósito de celebrar la reciente victoria en Nagorno-Karabaj, indican que Turquía culpa a Irán por su fracaso. Este lo hace a pesar de que no solo Irán sino también todos los demás países de la región, inclusive las naciones turcas al norte de Irán, no están dispuestos a tolerar la creación de un imperio separatista e interferente y el sueño de Erdogan no se hará realidad en lo absoluto…»[5]

Para ver el despacho en su totalidad en inglés junto a las imágenes y videos copie por favor el siguiente enlace en su ordenadorhttps://www.memri.org/reports/anti-turkey-statements-iran-%E2%80%93-part-iii-erdo%C4%9Fan-undermining-irans-territorial-integrity

*A. Savyon es Director del Proyecto de Medios de Irán en MEMRI; M. Manzour es compañero investigador en MEMRI.


[1] Véase la serie de MEMRI Despacho Especial No. 9065 – Declaraciones anti-turcas en Irán – Parte I: Diario iraní: Erdogan sigue tras una política de guerra ideológica religiosa, ocultando su política regional hostil tras una careta islámica, 2 de diciembre, 2020; serie de MEMRI Despacho Especial No. 9078 – Declaraciones anti-turcas en Irán – Parte II: Diario iraní en referencia al ‘Sultán Recep Tayyip Erdogan’, quien ‘fantasea ser igual a los sultanes otomanos y puede decirle al mundo lo qué hacer o no hacer’, 9 de diciembre, 2020.

[2] El canciller turco Mevlut Cavusoglu habló con su homólogo iraní Mohammad Javad Zarif y aclaró que Erdogan tiene todo el respeto por la soberanía nacional y la integridad territorial de Irán y que no fue consciente de la naturaleza sensible del poema. Zarif destacó la importancia de mantener las relaciones amistosas y respetuosas entre los dos países, así como también la relación amistosa entre los funcionarios turcos e iraníes y expresó la esperanza de que las relaciones bilaterales se amplíen en una atmósfera de confianza mutua. ISNA (Irán), 12 de diciembre, 2020.

[3] Isna.ir/news, 11 de diciembre, 2020.

[4] Isna.ir/news, 11 de diciembre, 2020.

[5] Kayhan (Irán), 11 de diciembre, 2020.