La próxima visita de Biden a Arabia Saudita, programada para los días 15 y 16 de julio del presente año 2022, está siendo ampliamente discutida en los medios de comunicación árabes y particularmente en los medios de comunicación sauditas, especialmente en medio de las tensiones entre los Estados Unidos y Arabia Saudita que ha prevalecido desde el comienzo de la presidencia de Biden. La actual política estadounidense en la región, incluso hacia Irán y sus diferentes milicias en los países árabes, es percibida en Arabia Saudita como traición a la alianza estratégica entre los dos países y como amenaza a la seguridad y estabilidad de la región. Además, la visita empaña la tensión resultante en las tensas relaciones personales entre Biden y el príncipe heredero a la corona saudita Muhammad bin Salman, a quien Estados Unidos considera responsable del asesinato del periodista Jamal Khashoggi hecho ocurrido en el año 2018. Esta tensión llegó a un punto crítico recientemente cuando bin Salman se negó a aceptar una llamada telefónica del presidente estadounidense.

Sin embargo, aunque Biden ha declarado que no se reunirá personalmente con bin Salman durante la visita, sino que solo se encontrará con él como parte de un foro más amplio, se espera que este se reúna con él como parte de una cumbre con el padre de bin Salman, el rey saudita Salman bin ‘Abd Al-‘Aziz y su equipo.[1] El presidente de los Estados Unidos también tiene previsto asistir a una cumbre en Jeda con los líderes de nueve países del Medio Oriente: los seis miembros del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) (Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Kuwait, Qatar y Omán), así como también Egipto, Jordania e Irak.

Existen varias razones por esta visita y para el intento de Biden de mejorar las relaciones con Arabia Saudita, un país al que anteriormente llamó «paria». Según se informa, Biden tiene la intención de pedirle a Arabia Saudita y a los demás estados del Golfo que incrementen la producción de petróleo para bajar los precios de los productos energéticos, que se han disparado en los últimos meses y para abordar la crisis energética mundial causada por la guerra en Ucrania. Es poco probable que Arabia Saudita acepte esta solicitud, lo que significaría ponerse del lado de Estados Unidos en su querella contra Rusia.

Aparentemente, Biden también intentará disipar la preocupación que tienen los estados del Golfo sobre la posible reanudación de las ya estancadas negociaciones con Irán para retornar al acuerdo nuclear del 2015. Además, muchos informes en la prensa árabe afirman que se espera que Biden y sus compañeros líderes discutan la formación de una alianza militar similar a la OTAN entre los países de la región, incluyendo Israel, con el fin de enfrentar las amenazas de seguridad compartidas, principalmente las de Irán.

En las últimas semanas se ha producido una intensa actividad diplomática en la región, con mandatarios realizando visitas recíprocas a fin de coordinar posiciones de cara a la visita de Biden. El 19 de junio, 2022 se celebró una cumbre en Sharm Al-Sheikh entre el rey de Bahréin Hamad bin ‘Issa Aal Khalifa, el rey jordano ‘Abdullah II y el presidente egipcio ‘Abd Al-Fattah Al-Sisi.[2] Varios días después, el 23 de junio, el rey jordano visitó los Emiratos Árabes Unidos y se reunió con su presidente Muhammad bin Zayed.[3] El príncipe heredero a la corona de Arabia Saudita Muhammad bin Salman, realizó una serie de visitas últimamente a Egipto, Jordania y Turquía y el 26 de junio, el presidente iraquí Mustafa Al-Kadhimi, visitó Arabia Saudita y se reunió con bin Salman. El mismo día, el emir qatarí Tamim bin Hamad Aal Thani visitó Egipto y se reunió con el presidente de ese país Al-Sisi.[4]

Ante la visita de Biden, la prensa saudita ha publicado muchos artículos sobre la relación entre Arabia Saudita y Estados Unidos, los temas a tratar durante la visita y las expectativas del reino ante la misma. Los artículos afirman que una serie de factores, incluyendo la guerra en Ucrania, la creciente tensión con Rusia y la crisis energética mundial – han llevado a Biden a darse cuenta de la importancia de Arabia Saudita y los países del Golfo en la arena internacional y en mantener la estabilidad y el orden económico y energético junto al orden mundial existente en la región. Estados Unidos, dijeron, ha entendido que su política de desatender a estos países y sus necesidades de seguridad fue un error estratégico que debe ser corregido. Muchos de los escritores enfatizaron que la visita de Biden será una oportunidad para enmendar las relaciones entre Estados Unidos y el Golfo y que se espera que Biden renueve su compromiso con la seguridad del Golfo y aborde adecuadamente el problema de la amenaza iraní. También enfatizaron que, si estas expectativas tienden a decepcionar, los estados del Golfo pueden reemplazar a Estados Unidos con otros aliados estratégicos, es decir, los rivales de Estados Unidos en este caso Rusia y China.

Lo siguiente son extractos traducidos de algunos de estos artículos.

Columnista saudí: La cumbre de Jeda – una oportunidad para que Biden recupere la confianza de los países de la región; de lo contrario, ellos hallarán otros aliados

Khaled Al-Suleiman, columnista del diario saudita ‘Okaz, escribió lo siguiente: «La visita del presidente estadounidense será el tema principal en los esfuerzos de coordinación de los estados del Golfo, Egipto, Jordania e Irak. Esto se debe a que tal situación marca un giro importante que lleva a la formulación de muchas posturas sobre la situación en la región, especialmente en relación al tema iraní, siendo esta fuente importante y de preocupación para los países de la región e impacta en su seguridad y estabilidad. Es muy probable que la cumbre entre el presidente Biden y los líderes del Golfo, Egipto, Jordania e Irak le provea a los líderes árabes respuestas adecuadas sobre el futuro de los lazos con Irán y sobre el alcance de la responsabilidad de los Estados Unidos por la conducta de Irán que en estos momentos socava la seguridad de la región.

«Es inconcebible que los países de la región y especialmente el reino árabe de Arabia Saudita, vinculen sus intereses a posturas estadounidenses inestables y a una política estadounidense voluble. Esta cumbre puede ser una oportunidad de oro para que el presidente estadounidense restaure la fe de los países de la región en Estados Unidos como aliado histórico confiable con una política sólida en la que se puede confiar, porque la alternativa es que estos países realmente cambien el mapa de sus alianzas internacionales con el objetivo de salvaguardar sus intereses y mejorar su capacidad para superar los errores de cálculo de algunos de sus tradicionales aliados en Occidente sobre la necesidad de defenderlos de la amenaza de Irán, cuya agresión es de todos conocida y que nunca deja de amenazar e iniciar incendios y guerras en la región!”[5]

Editorial del diario Al-Riyadh: La administración Biden debe demostrar su compromiso con los estados del Golfo y su seguridad y tratarlos como aliados importantes

El editorial del diario Al-Riyadh publicado el día 25 de junio, 2022, escrito por Ibrahim Al-Shamari y titulado «Un error tardíamente corregido», declaró lo siguiente: «Durante la presidencia de Joe Biden, las relaciones entre el Golfo y Estados Unidos se han enfrentado a una serie de desafíos sin precedentes en los 80 años desde la creación de estas relaciones. Pero recientemente esta administración se dio cuenta de que el Golfo sigue siendo importante para los Estados Unidos, especialmente después de que la guerra entre Rusia y Ucrania provocó un cambio dramático en los cálculos geopolíticos de los Estados Unidos. El problema principal en los estados del Golfo con Washington no se limita a las posturas hacia Rusia, sino que también involucra las crecientes dudas sobre el futuro del compromiso histórico de Estados Unidos con la seguridad de la región, dudas bien fundadas, ya que la administración Biden ha retirado a los houties de la lista de organizaciones terroristas, dejó de apoyar los esfuerzos de la coalición árabe para restaurar el régimen legal en Yemen e ignoró los intereses de los estados del Golfo cuando inició las negociaciones con Irán para renovar el acuerdo nuclear…

“Sin lugar a dudas, la administración Biden se dio cuenta recientemente de los errores cometidos en su política en la región. Ahora este busca corregirlos, sobre todo porque tiene toda la responsabilidad por la debacle en las relaciones Golfo-Estados Unidos, debido a que mostró un nivel de apatía hacia el Golfo que no tiene precedentes en la historia de las relaciones entre dichas partes. Esto fue un poderoso incentivo para que los aliados de Estados Unidos en el Golfo buscaran alternativas en su política exterior, como precaución estratégica, aunque tomaron medidas para diversificar sus opciones, los estados del Golfo todavía están interesados ??en la asociación histórica con los Estados Unidos.

“Por lo tanto, la administración Biden debe probar que su renovado interés en los estados del Golfo no es solamente circunstancial y no es solo una restricción impuesta por la necesidad de obtener petróleo. Además, este debe probar con hechos, no solo con palabras, que sigue comprometido con la seguridad del Golfo y reconoce que los estados del Golfo tienen necesidades urgentes que deben ser consideradas. Su necesidad más apremiante es salvaguardar sus intereses de seguridad de una manera que aborde la amenaza que representan los houties para la seguridad regional. Además, una renovación del acuerdo nuclear con Irán no puede traer estabilidad regional a largo plazo a menos que sus términos obliguen a Teherán a detener sus actividades que de hecho desestabilizan la región. Estados Unidos debe tratar a los países del Golfo como aliados importantes a los intereses de Estados Unidos, independientemente del tema del petróleo, ya que la verdad – siendo esta tan clara para los países del Golfo como para Estados Unidos – es que ambos bandos todavía se necesitan y que no hay más remedio que formular una estrategia clara que subraya la importancia de estas relaciones y de preservarlas a largo plazo».[6]

Periodista y analista saudita: Estados Unidos se ha dado cuenta de que necesita a Arabia Saudita y al Golfo; Biden debe abordar los cambios en la región y las necesidades de los estados del Golfo

El Dr. ‘Ali Al-Khashiban escribió en su columna en el diario Al-Riyadh: «Nadie puede negar que se está extendiendo una sensación de decepción en los países del Medio Oriente debido a la disminución del apoyo prestado por los Estados Unidos a sus aliados tradicionales, que se enfrentan a una crisis que se multiplica a diario que amenaza directamente la estabilidad de la región y del mundo. A medida que Irán continúa con su política de expandir sus milicias en las capitales árabes más prominentes… la pregunta importante que debe hacerse ahora se refiere al cambio en la política de la administración estadounidense, bajo la tutela de Biden hacia el Medio Oriente y los países del Golfo.

«Existen países en la región, principalmente Arabia Saudita – que son difíciles, si no imposibles de ignorar, porque son simplemente importantes, no solo para los Estados Unidos, sino para todo el mundo… Los países del Medio Oriente y del Golfo en particular, tienen dudas sobre la naturaleza de la visita de Biden, especialmente ante la experiencia de la guerra entre Rusia y Ucrania, que ha demostrado a un Biden que no tiene formas ni manera de resolver esta crisis, que está ocurriendo actualmente a miles de kilómetros de esta región, excepto volando hacia el Golfo. Al mismo tiempo, debemos admitir que el pragmático Estados Unidos es capaz de corregir sus errores en el momento apropiado…

«Estados Unidos entiende que nuestra región contiene claves… que fácilmente pueden abrir puertas para que sus rivales vengan y los reemplacen en esta región. Al mismo tiempo, las relaciones de Estados Unidos con los países de la región no están construidas al borde del precipicio, donde están destinadas a colapsar. Las relaciones entre el Medio Oriente y los Estados Unidos, que se construyeron a lo largo de la historia, están fijadas en los intereses estratégicos de Estados Unidos, que busca consolidar su estatus global del principal pilar del orden mundial que surgió luego de la Segunda Guerra Mundial. El Medio Oriente y especialmente los estados del Golfo, encabezados por Arabia Saudita, poseen gran influencia… El Golfo es siempre la región más importante para restaurar los equilibrios globales, ya sea en términos de energía, el comercio global o las alianzas políticas. Por lo tanto, preguntémonos nuevamente: ¿Qué esperan los países del Medio Oriente y del Golfo ante la visita del presidente estadounidense?

“La región desea estabilidad política y una solución a sus crisis más apremiantes. Los temas como el de las armas nucleares de Irán y la conducta de Irán en la región son fuente de preocupación no solo para los árabes sino también para Israel… debido a la posibilidad de que Irán posea a futuro armamento nuclear y el silencio sobre su conducta en la región puede conducir a un conflicto regional que causará agitación no solo en la región sino en todo el mundo…

«Estados Unidos realmente no tiene otra opción de convertir su relación con el Medio Oriente y el Golfo en una relación abierta que involucre también a otros socios, ya que esto creará una situación en la que sus rivales pueden entrar en la arena de las alianzas en el región, que actualmente está dominada exclusivamente por los Estados Unidos. Pero los Estados Unidos todavía tienen la opción de construir un modelo que lo haga retornar a la región, ahora que apareció la primera crisis global en el horizonte, es decir, la guerra en Ucrania lo llevó a redescubrir la importancia del Medio Oriente…

«Tal como lo hizo a lo largo de la historia, la región nuevamente practicará recitar la frase ‘bienvenido al Medio Oriente, señor presidente’ cuando el presidente Biden ponga un pie en su primer destino en el Medio Oriente. Pero el presidente Biden debe dar más en términos de abordar los cambios en la región, especialmente en lo referente a las diferentes crisis de seguridad y estabilidad política y económica…”[7]

Analista saudita: Estados Unidos debería apreciar mejor la contribución de Arabia Saudita y de los estados del Golfo a la estabilidad global; la cumbre es una oportunidad para mejorar estas relaciones

El periodista y analista saudita ‘Ali Al-Shihabi, quien según algunos informes es cercano al príncipe heredero a la corona saudita bin Salman, escribió en un artículo que apareció en árabe e inglés en el portal Al-Arabiya: «Los líderes saudíes han emprendido una labor crítica y extraordinaria en la transformación del país siendo esta crucial para la estabilidad del Medio Oriente y la economía global. El reino y sus países hermanos del Consejo de Cooperación del Golfo también continúan siendo islas de estabilidad y progreso en una región plagada de estados fallidos que generan inestabilidad y representan un peligro para el mundo.

“En este contexto, la próxima visita del presidente al reino será un bienvenido y sabio paso adelante para que la relación entre Estados Unidos y Arabia Saudita vuelva a retomar el camino correcto.

«Aquí, Estados Unidos debe tener en cuenta que los cimientos de esta relación no pueden construirse sobre un acuerdo total a los valores en el gobierno interno o en política exterior, sino que deben centrarse en intereses y objetivos compartidos, donde ambas partes pueden entregar valor que mutuamente les beneficia y sirven al bien común.

«Esto incluye no solo la estabilidad del mercado del petróleo, en la que el reino se ha centrado diligentemente durante décadas, sino también una apreciación por parte de los Estados Unidos por compartir la carga, algo que el reino y el Consejo de Cooperación del Golfo realizan constantemente en apoyo a otros países críticos tales como Egipto, Etiopía, Jordania y Pakistán, junto a muchos otros, en términos de energía y seguridad alimentaria, inversión extranjera directa y apoyo a la balanza de pagos, un factor que con demasiada frecuencia ignoran los responsables políticos estadounidenses, que tienden a obsesionarse con sus demandas más inmediatas a expensas de un panorama mucho más amplio.

«La mentalidad de Estados Unidos no tiene por qué ser ‘o están con nosotros o están en contra nuestra’, manifestada como una demanda poco realista de romper todos los lazos con Rusia, mientras se ignora el papel fundamental que desempeñan los países del Consejo de Cooperación del Golfo para ayudar a otros países que sufren por causa de la crisis en Ucrania…

«La relación Estados Unidos-Arabia Saudita debe verse en su totalidad, con una apreciación de la historia y una sensibilidad ante las necesidades e intereses de los amigos de los Estados Unidos en el Golfo.

«Compartir la carga es un papel fundamental que desempeña el Consejo de Cooperación del Golfo en promover un orden mundial estable. Pero este hecho es olvidado fácilmente en medio de la pasión del momento cuando los políticos estadounidenses quedan atrapados en sus fugaces consignas y prioridades políticas inmediatas. Sería muy difícil encontrar a otros aliados o socios (llámelos usted como quiera) tales como el Consejo de Cooperación del Golfo que continúan contribuyendo positivamente en apoyar un orden mundial estable liderado por los Estados Unidos sin costo financiero alguno para los Estados Unidos…

«Mientras los políticos estadounidenses predican en voz alta y farisaicamente ‘responsabilidad’ a todos menos a sí mismos, especialmente en lo referente a los errores que el reino ha cometido en años pasados los cuales ?son minúsculos en comparación con el enorme sufrimiento humano causado por la invasión a Irak, hecho ocurrido en el año 2003, (una guerra por la que votaron el presidente Biden, Hillary Clinton y muchos otros) pueden hacer notar que nadie en los Estados Unidos ha sido señalado ni tampoco responsabilizado por este sufrimiento y por los crímenes de guerra asociados a ello, el daño colateral de cientos de ‘asesinatos selectivos’ en toda la región, o incluso otras acciones desastrosas de Estados Unidos que se remontan a la guerra de Vietnam. Ni un solo funcionario estadounidense de importancia en la memoria viva ha enfrentado responsabilidad alguna por un solo crimen de guerra, por los ‘puntos negros’ de la CIA y las entregas ilegales u otros errores…

«Hoy tenemos una próxima visita del presidente Biden a realizar al reino para reunirse con el rey y el príncipe heredero a la corona, seguida de una cumbre con actores regionales importantes. Esta visita era una oportunidad de oro para priorizar los intereses que comparten el Consejo de Cooperación del Golfo y los Estados Unidos y determinar la mejor manera de seguir adelante para defenderlos en beneficio mutuo de todos, en lugar de vivir en un pasado complicado en el que nadie está exento de culpa y mucho menos los líderes estadounidenses».[8]


[1] En referencia a la tensión en las relaciones Estados Unidos-Arabia Saudita y el estupor en Arabia Saudita y el Golfo por la política estadounidense en el Medio Oriente, véanse los informes publicados por :

Serie de Investigación y Análisis No. 1561 – Preocupación en Arabia Saudita y en los estados del Golfo de que la política de apaciguamiento de la administración Biden ante Irán será a expensas de ellos – 03/03/21

Serie de Despacho Especial No. 9262 – Artículos en la prensa saudita atacan duramente a Estados Unidos como ‘el mayor violador de los derechos humanos del mundo’ – 30/03/21

Serie de Despacho Especial No. 9632 – Escritor saudita: Si las milicias terroristas respaldadas por Irán hubieran surgido en Occidente en lugar del Medio Oriente, Occidente no hubiese sido tan complaciente – 09/11/21

Serie de Despacho Especial No. 9732 – Artículos en los medios de comunicación emiratíes y saudíes: La débil política de Biden respecto a Irán es la razón por los ataques de los houties contra nosotros; Biden puede repetir el error mortal cometido por la administración Obama y convertir a Irán en una potencia nuclear – 24/01/22

Serie de Despacho Especial No. 9832 – Periodista saudita denuncia la débil política estadounidense hacia Irán y dice: «¡Vergüenza debería darle a Estados Unidos!» – 16/03/22

Serie de Investigación y Análisis No. 1630: Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos se niegan a ponerse del lado de los Estados Unidos ante Rusia debido a la negativa estadounidense de ponerse del lado de ellos en contra de Irán – 21/03/22

Serie de Despacho Especial No. 9859 – Artículos en la prensa saudita: La intención de la administración de Biden de eliminar al CGRI de la lista de organizaciones terroristas es una acción sin precedentes de apoyo al terrorismo que amenaza la seguridad del mundo – 29/03/22

[2] Raialyoum.com, 19 de junio, 2022.

[3] Al-Sharq Al-Awsat (Londres), 24 de junio, 2022.

[4] Alarabiya.net, 21 de junio, 2022, Al-Rai (Jordania), 22 de junio, 2022; Al-Arab (Londres), 23 de junio, 2022; Al-Sharq Al-Awsat (Londres), 26 de junio, 2022.

[5]Okaz (Arabia Saudita), 23 de junio, 2022.

[6] Al-Riyadh (Arabia Saudita), 25 de junio, 2022.

[7] Al-Riyadh (Arabia Saudita), 22 de junio, 2022.

[8] English.alarabiya.net, 20 de junio, 2022. Para consultar la versión en árabe del artículo, consulte al-Arabiya.net, 20 de junio, 2022.

The post Prensa saudita en anticipación a la visita de Biden y cumbre con los líderes regionales: Esperamos respuestas satisfactorias respecto a Irán; Si Estados Unidos decepciona, tenemos aliados alternos first appeared on MEMRI Español.