Me comentó mi esposa.

-Caty la sirvienta no sabe leer ni escribir…

-Lo siento por ella, pobre… respondí.
Hace unos días tuve la necesidad de una medicina.

– Caty sube al cajón y tráeme Advil es una caja roja.

–Es que no se leer. –

– Déjalo entonces.

–Si me escribe en un papel las primeras letras, se lo traigo.

– Mira puse en el papel es así AD.
Subió las escaleras y casi al instante tenía yo el medicamento en mis manos…

Lo que acabo de escribir me produce escalofríos…

Este simple hecho resume la conducta y el hacer del ser humano sobre la tierra y sus grandes logros…
No sé en remotos tiempos, quien le dijo a quien que le escribiera (en sentido figurado) las primeras letras de algún gran descubrimiento para beneficio de todos…

Pero no me cabe duda que el principio y el progreso del ser humano, sucedió, en alguien que no sabía leer pero que le anotaron las primeras letras de algo que hoy nos benéfica a todos.

Nissim Mansur T. mansurnissim@gmail.com

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorIsrael, primavera 2017 (nota 7)
Artículo siguienteLa historia milenaria de la “Menorá” judía recibe un homenaje en Roma
Industrial y asesor en materia de seguros y fianzas, inicia su actividad periodística hace siete años, principalmente en periódicos y revistas comunitarias judías y en el periódico El Asegurador, en su sección "Vivir seguros".