Cuando era niño, en la televisión argentina triunfaba un cómico (Pepe Biondi) cuyo latiguillo tras recibir una bofetada era ¡Qué suerte pa’ la desgracia! En estas fechas en que conmemoramos Purím me parece un título muy apropiado para lo que venimos a festejar. De hecho, la palabra hebrea purím es el plural de “suerte” (no confundir con “mazal”, que más que suerte debe traducirse por destino o fortuna, con lo que, a pesar de lo que algunos creen decir “mazal tov” no es desear buena suerte sino enfatizar nuestra empatía con un “enhorabuena”). Pero -ya me dirán- a quién más que a los judíos se le ocurre calificar de suerte el estar al borde mismo de la desgracia, como se relata en el libro de Esther, con la salvación de un genocidio a manos del visir persa Hamán en el tiempo de descuento del partido.

Sin embargo, ahí está, y no sólo eso: desde entonces se han multiplicado los “purím” a los que se añade la referencia geográfica: el de Hebrón hacia el 1350, el de Zaragoza de 1428, el de Roma en 1555, el de Vinz o Frankfurt en 1614, el de Trípoli en Libia de 1793… Pareciera que los reiterados intentos de convertirnos en agua pasada (de “solucionarnos”, que dirían los nazis) han generado en nuestra cultura un humor de resistencia. No se trata ni mucho menos de poner la otra mejilla ni de olvidar, sino de reconocer el papel que nos ha tocado jugar en el teatro de las naciones. Lejos de una victimización, aprendemos de lo que ha pasado y lo enseñamos con esmero a las generaciones venideras: nunca más esclavos de Faraón, ni objeto de aniquilación. En los últimos siglos esta estrategia se llama sionismo y ha llevado a la construcción de un estado pendiente de la memoria. Antes, durante siglos, constituíamos una nación a la que se nos había arrebatado el suelo bajo nuestros pies, exiliada en los mil reinos de Ajashverosh (el emperador esposo de Esther, que ni siquiera sospechaba que era la judía Hadasa) y siempre hostigados por la misma estirpe de amalequitas bajo diferentes disfraces.

Los gentiles (no judíos) que se acercan antropológicamente asombrados a observar nuestros ritos y cultura han querido ver en la casi coincidencia de calendario entre Purím y el Carnaval cristiano un paralelismo, reforzado por la costumbre moderna de disfrazarse. Pero no tienen nada en común: si los carnavales son el mantra hedonista de un “carpe diem” antes de iniciar la introspección y ayuno de la Cuaresma, la charanga de Purím no va de dar rienda suelta a unas pasiones que pronto habrá que reprimir por una temporada, sino de recordar y hacer recordar la fragilidad de nuestra existencia, la suerte de vivir al borde mismo del abismo de la mayor de las desgracias, la alegría de sobrevivir.

Muchas veces nos preguntamos por qué la mayoría de quienes lograron salir con vida del infierno de los campos de exterminio nazi prefirieron callar y ocultar su testimonio durante mucho tiempo. Les tocó a ellos la suerte y a la mayoría de los otros (los suyos), la desgracia. La vida significó a partir de entonces un regalo envenenado de culpa. ¡Qué desgracia para la suerte!

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorInformación sobre el Censo de Población 2020
Artículo siguienteTu voto es importante para la Comunidad Judía de México
En 1989 empieza a desempeñar labores de redacción y traducción (Inglés, Francés y Hebreo a Español) para diversas publicaciones informáticas: PC Magazine Actual, Personal Computing, Amstrad Magazine, Redes, Sistemas, Tribuna Informática, etc.). De 1992 a 1996 es responsable de las secciones de sonido y vanguardias tecnológicas en la revista de nuevas tecnologías OnOff (Editorial Globus). Realiza proyectos de ediciones técnicas también para las editoriales VNU, Infolaser y Tecnipublicaciones. De 1994 a 1998 trabaja como corrector para temas de informática para la Editorial McGraw-Hill. En 1996 realiza traducciones técnicas para KDC y para CT. *  Desde 1995 a 1999 es Jefe de Redacción en la agencia de comunicación Aleph, encargándose de las Notas de Prensa, Comunicados y Columnas para empresas como Lotus, Autodesk, Acer Computer Ibérica, Pinnacle, BEA, etc. Entre 1999 y mayo de 2000 es nombrado Director de Servicios Especiales de la misma empresa, a cargo de los servicios de traducciones (folletos técnicos, de marketing, anuncios, etc.), boletines (LotusClub, ATC Noticias, BEA News, etc.) y clipping. TRAYECTORIA PROFESIONAL (música) Desde 1989 colabora como redactor para revistas de música (Sociedad Española de Musicología, Guitar Player, Keyboard, etc.) y generales (Avalon, Panama Jack, etc.). En 1990 funda y dirige la revista trimestral de nuevas tendencias musicales MUSICA GLOBAL (Mandala Ediciones), que funciona hasta 1995. Se encarga del apartado de música en la versión española de la enciclopedia en CD-ROM Encarta 97 de Microsoft (para Me&Ta Multimedia). De 1996 a 1999 colabora con Marketing Editorial en varios proyectos para el Club Internacional del Libro (redacción de fascículos de la colección Historia de la Música Deutsche Grammophon y fichas de la colección La Gran Música). Desde 1995 participa en el grupo de música antigua de Eduardo Paniagua, como intérprete de cítola (guitarra medieval) y cantante de música judía sefardí, con los que ha actuado en España, Portugal, Marruecos, Francia, Italia, Suiza, Alemania, Bélgica, Dinamarca, Noruega, Canadá, Costa Rica, Panamá, Honduras, Croacia, Bosnia e Israel. Junto al grupo ha editado los discos “Música de las Tres Culturas” (1998), “Moradas del Corazón” (2003) y “Maimónides” (2004, todos en Pneuma Records). En 2006 forma el grupo Klezmer Sefardí (con CD del mismo nombre para Pneuma Records). TRAYECTORIA LABORAL * Desde junio de 2003 colabora desinteresadamente con la web Musicasdelmundo.org en la redacción de artículos sobre música e instrumentos del mundo. * Desde enero de 2004 y hasta marzo de 2005 colabora como redactor y traductor de la revista Musitec Magazine de F&G. * Desde enero de 2004 y hasta enero de 2005 colabora como traductor y redactor para la agencia de comunicación empresarial Aleph Comunicación. * Desde abril de 2001 y hasta marzo de 2005 colabora como redactor y traductor de las revistas DVD Total y Future Music de LarPress * Desde abril de 2001 y hasta mayo de 2003 colabora como redactor de la web de noticias de Nuevas Tecnologías de Tecnipublicaciones. * Desde junio de 2000 trabaja como traductor y redactor freelance para empresas como DyR, Prensatec, Aqua MassMedia, Aabam, Crimson, iTerracom y Premdan. Desde abril de 2007 trabaja en Radio Sefarad como director musical y desde finales del mismo año y hasta septiembre de 2011 como editor, a cargo de la creación y puesta en marcha de nuevas secciones. Desde octubre de 2011 es el director de Radio Sefarad.