Diario Judío México - En la festividad de el pueblo de festeja la entrega de los 10 Mandamientos. Esta codificación de principios de conducta que Moshé carga en las Tablas es la guía que a partir del suceso en el Monte Sinaí usarán los hebreos, tanto en su relación con D-os como en las relaciones entre personas.

Pero como sabemos, por más rectitud moral que hayan intentado los judíos a lo largo de las épocas, siempre han sido perseguidos por enemigos infames y brutales. Judeofobia es el término que describe el odio al judío, y como veremos a continuación, inculca las enseñanzas y prácticas opuestas a las consagradas en los Mandamientos que los judíos evocan en .

1) Yo soy Hashem, tu D-os.

Un aporte judío a la humanidad es el monoteísmo ético. No solamente la creencia en un único D-os Creador del mundo, sino toda una estructura ética que de aquél hecho se desprende, con valores encaminados al mejoramiento del mundo y a la preparación de la era mesiánica.

Sin embargo, la judeofobia ha intentado quebrar el vínculo de los judíos con D-os. La judeofobia religiosa del cristianismo los dibujó como el pueblo deicida, los asesinos de Jesús quien además de hombre era dios.

2) No tendrás otros dioses.

El compromiso de los judíos es con el D-os único. Solamente a Él le rezan, solamente ante Él se prosternarían.

Los enemigos de se mofaron de este mandamiento. La historia de Januca nos cuenta cómo los macabeos pelearon para abolir el dominio griego helénico sobre en el siglo II a.e.c. El templo de Jerusalem había sido profanado por el politeísmo: se había colocado una estatua de Zeus, y otros dioses eran adorados.

3) No tomarás mi nombre en vano.

Este mandamiento enseña a no realizar promesas falsas en nombre de D-os, no efectuar aparentes declaraciones de corrección invocando al Ser Supremo cuando secretamente se actuará de manera contraria. No se debe utilizar de manera ligera, despreocupada o artera el nombre de D-os.

El derrotero de los marranos nos da una pauta de cómo los judíos eran violentados hasta que terminaban fingiendo o haciendo promesas que no querían cumplir. Por las persecuciones que sufrían en la península ibérica, principalmente desde el siglo XV e.c., muchos judíos terminaban convertidos al cristianismo. Algunos eran forzados a abandonar su religión y abrazar la fe cristiana; otros terminaban cediendo por la presión; muchos lo hacían solamente para salvar sus vidas. Que en el fondo deseaban seguir siendo judíos, más allá de las apariencias en la superficie donde se mostraban como cristianos, lo evidenciaba el hecho que seguían estudiando y practicando el judaísmo en secreto. Los rabinos conocían esta circunstancia, y mientras un judío siguiera creyéndose tal en su conciencia, quedaba justificada su decisión de auto-preservación.

4) Observarás el Shabat.

El Shabat es el día de descanso para el pueblo judío. Una oportunidad para desprenderse de la cotidianeidad, ponerse en contacto con lo espiritual, y disfrutar de la Creación.

Muy contrarios a practicar la paz interna y externa en un día de relajación y reflexión, enemigos de han perpetrado atentados en Shabat, aprovechando que muchos judíos se encuentran reunidos en familia en sus casas, para garantizar un cierto número de víctimas y lograr el impacto terrorista deseado. Actualmente, los islamistas de Hamas convocan todos los viernes a marchas en la frontera entre y Gaza, generando disturbios y muerte, impidiendo que los judíos entren al Shabat en un clima de paz.

5) Honrarás a tus padres

Este es uno de los Mandamientos centrales. Reflexionan los sabios que no de casualidad está situado en la base de la primera de las Tablas, como soporte elemental de los cuatro Mandamientos anteriores. Honrar a los padres implica acompañarlos, hacer el bien a su alrededor, ayudarlos en su necesidad. Honrando a nuestros padres, simbolizamos también las alabanzas al Padre de toda la Creación.

Los judeófobos han practicado la trampa y la violencia contra judíos de manera de arrancarles los hijos a los padres. En vez de la honra, han transmitido separación. Los católicos en el siglo XVI bautizaban niños judíos en secreto, los secuestraban de sus familias para encerrarlos en la Casa de los Catecúmenos donde les lavaban el cerebro durante 40 días para que optaran por convertirse al cristianismo, y luego los ubicaban al cuidado de gente cristiana alejada de la familia biológica. En el siglo XIX, el Zar Nicolás I de Rusia también mandaba a secuestrar niños judíos de ocho años para enlistarlos en el ejército y así alejarlos para siempre de sus familias y su religión. En el siglo XX los nazis mandaban a los niños judíos a la cámara de gas. El asesinato de niños y adolescentes judíos -entre víctimas de variada edad- a manos de los terroristas musulmanes, ha sido una constante también desde el siglo XX y entrado el siglo XXI.

6) No matarás

El Mandamiento es cristalino en cuanto impide el asesinato al prójimo. Una civilización debe fundarse sobre las relaciones pacíficas y sin generar pérdidas de inocentes.

Obviamente, los portadores de la judeofobia de todas las épocas han llevado adelante el plan contrario: “matar”. Lo hicieron los romanos cuando destruyeron el Templo de Jerusalem en el año 70, por citar solamente un ejemplo.

7) No cometerás adulterio

Esta prohibición intenta sembrar una perspectiva moral de respeto por las relaciones ajenas y por la propia; no engañar en la propia, ni provocar un quebranto en la ajena.

Ejércitos enfrentados a han sido de quitarle las mujeres a sus hombres y violarlas. También los romanos constituyen un ejemplo histórico de este punto.

8) No robarás

El Mandamiento busca una defensa del derecho de propiedad. Cada uno conserva lo que le pertenece, aquello por lo cual ha trabajado o ha adquirido en una transacción comercial, y no tiene derecho a quitarle a otro lo que este se haya ganado. Algunos sabios extienden el mandamiento a no robar personas.

Los judeófobos han incurrido en ambas acciones detestables: robo de propiedad y de personas. El de personas ya lo describimos en el quinto Mandamiento. Respecto del robo de propiedad podemos mencionar las joyas judías que se quedaron los nazis, las propiedades judías que confiscaron los gobiernos árabes luego de declarada la independencia del Estado de Israel en 1948, la Menorá del Templo que se llevaron los romanos a cargo de Tito, y tantos otros saqueos a lo largo de la historia.

9) No prestarás falso testimonio

Este Mandamiento apunta a la honestidad, la transparencia, el favorecimiento de la verdad. No hay que calumniar al prójimo, no hay que mentir sobre quiénes son o qué hacen. Sembrar falsedades y mentiras termina corroyendo el ambiente común con los vecinos.

La judeofobia no ha tenido problemas en mentir sobre los judíos. El chivo expiatorio ha sido empleado por sus detractores para justificar las persecuciones. En la Edad Media se mentía diciendo que los judíos secuestraban niños cristianos para con su sangre preparar Matzá. En la previa de la los nazis mentían diciendo que los judíos eran los culpables de la derrota alemana en la Primera Guerra. Los islamistas de hoy retratan a los sionistas como invasores y usurpadores de tierras que históricamente pertenecieron a Israel y que fueron compradas por fondos judíos para la constitución del Estado moderno. El caso Dreyfuss en Francia, que consistió en la difamación de un capitán judío del ejército y derivó en clamores populares contra la totalidad de los judíos, es un caso paradigmático. A su vez, el Islam enseña algo bastante diferente a este Mandamiento: Taqiyyah, el aval para que los musulmanes mientan y engañen a los infieles a los fines de sacar ventaja y lograr sus objetivos contra estos.

10) No codiciarás

El Mandamiento exige que no andemos envidiando las posesiones y formas de vida de las otras personas. Concentrarse en lo propio, aceptar y respetar lo ajeno, y no desear que lo del resto fuese en realidad nuestro.

Podemos percibir cómo los islamistas que quieren nuestras tierras, absorben nuestra historia, y falsean los datos con tal de poseer lo que poseemos, incurren en una práctica que desde nuestros valores debemos tajantemente reprobar.

No matarnos entre nosotros, no robarnos, no engañarnos, no defraudarnos. Tratarnos como personas y no como bestias u objetos. Aprender de y reprobar la judeofobia. Encontrar puntos racionales en común con los interesados en hacer del mundo un lugar de paz y respeto para trabajar juntos, es el camino ético a seguir para edificarlo.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEE.UU. ofrece a Irán 12 ‘mandamientos’ o sanciones históricas
Artículo siguienteSiria canta victoria sobre el Estado Islámico en Damasco
Nacido en San Juan, Argentina, en 1987, cursa estudios en derecho; egresado del Majon LeMadrijim en Israel, y con diploma por trabajo voluntario e investigación periodística en Israel; egresado del Instituto de Inglés Saint Paul, y con 4 diplomas internacionales del Esol Examination; miembro y Secretario de Juventud de la filial cordobesa de la Organización Sionista Argentina; fue madrij, Rosh y Rosh Jinuj del merkaz de Córdoba de la Tnua Hejalutz Lamerjav, movimiento juvenil sionista apartidario; Peil de MASA, sociedad entre el Gobierno de Israel y la Agencia Judía, para programas de larga duración en Israel dedicado a jóevenes. Brindó capacitaciones a jóvenes líderes y educadores comunitarios. Campeón y Subcampeón de Olimpíadas de filosofía a nivel provincial en San Juan. También hizo periodismo deportivo en medios locales, trabajó para Radio La Red en San Juan, y colaboró con artículos para el diario israelí Aurora, y los distinguidos blogs de la OSA filial Córdoba y de la Fundación Hadar, entre otros.