Shoá

Pero si bien el Holocausto fue “excepcionalmente único”, como lo describió el estudioso del Holocausto Yehuda Bauer, hay importantes lecciones universales que podemos poner en práctica. De hecho, escribo en un momento importante de memoria y recordatorio, de testimonio y advertencia:

  • Después del aniversario 65 de la ONU, que como dijo el anterior Secretario General de la ONU Kofi Annan: “emergió de las cenizas del Holocausto”, y como nos recordó: “una ONU que falla en estar al frente de la lucha en contra del antisemitismo y otras formas de racismo, niega su historia y obstaculiza su futuro”;
  • En el aniversario número 65 de los Principios de Núremberg, que se convirtieron en los precursores de la ley internacional humanitaria y criminal, recordándonos también del doble sentido
  • En el quinto aniversario del Día Internacional del Recuerdo en Memoria de las Víctimas del Holocausto.

La primera lección es la importancia de zajor, el deber de recordar por sí mismo. Cuando recordamos a los seis millones de víctimas judías de la Shoá

Mientras la ONU señala la conmemoración del Holocausto, atestiguamos de nuevo la incitación al odio y al genocidio aprobada por un estado, cuyo epicentro es el de Ahmadinejad. No te equivoques, ya ha cometido el crimen de la incitación al genocidio prohibido por la Convención Genocida. Sin embargo ningún Estado miembro de la Convención Genocida ha asumido su obligación legal de responsabilizar a Ajmadinejad.

Artículo Relacionado: ¿Todavía Importa el Holocausto?

El genocidio de la judería europea ocurrió no sólo por la cultura del odio aprobada por el Estado y por la industria de la muerte, sino por los crímenes de la indiferencia, por las conspiraciones del silencio.

La indiferencia y la inacción siempre implican que uno está del lado del culpable, nunca del de la víctima. Ser indiferente al mal es estar de acuerdo con él.

Lección 5: La Trahison des Clercs

El Holocausto fue posible no sólo por la “burocratización del genocidio”, como dijo Robert Lifton, sino por la trahison des cleros de Auschwitz para aterrarse ante la intervención de ingenieros y arquitectos en el diseño de los campos de muerte, etc. Los crímenes del Holocausto también fueron crímenes de las elites de Núremberg. Como dijo Elie Wiesel: “El asesinato a sangre fría y la educación no son mutuamente excluyentes”. Si hay algo que el Holocausto probó, es que una persona puede amar los poemas y matar chicos al mismo tiempo”.

Este artículo apareció originalmente en Jerusalem Post.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorDesde adentro 35a parte: “Dallas”
Artículo siguientePink Life otorga donativo a Fundación Alma