Los norteamericanos abandonaron ya territorio afgano tal como se había previsto, con lo que se abre un capítulo nuevo en la historia de ese país asiático. Los talibanes quedan como fuerza dominante y a cargo de gobernar, pero las incógnitas acerca de cómo lo harán siguen presentes. Se tiene el ejemplo de lo que fue su gobierno a fines del siglo pasado, pero no hay certeza de que las cosas se repetirán tal cual, en la medida en que muchos factores internos y regionales han cambiado durante las dos últimas décadas.

Uno de los primeros acontecimientos reveladores de ello fue, precisamente, el atentado terrorista perpetrado por el ISIS-K a las afueras del aeropuerto de Kabul, atentado que anunció la confrontación que de ahora en adelante van a protagonizar los talibanes contra esa rama del ISIS, pues, a pesar de compartir una identidad islamista-sunnita, actúan bajo otra agenda. De hecho, la existencia de huestes del ISIS en es uno de los motivos por los que se puede prever, a diferencia de lo que ocurrió hace 20 años, una colaboración entre los talibanes y los gobiernos de los países vecinos, interesados en la estabilización de para impedir que se convierta en santuario de organizaciones islamistas del tipo de ISIS y Al-Qaeda.

El ISIS es preocupación compartida igualmente por las naciones occidentales. El jefe de la fuerza aérea británica, sir Mike Wigston, acaba de declarar, después de que sus tropas salieron de Afganistán, que la Real Fuerza Aérea está lista para colaborar en los esfuerzos para derrotar al ISIS, ya sea por medio de ataques puntuales o de la movilización de tropas a lugares específicos. Mientras tanto, EU ha advertido que usará sus capacidades de operar a larga distancia mediante drones para destruir células de ISIS que operan en Afganistán. Todo lo cual revela que, por lo pronto, el enemigo a combatir no es ya el talibán, sino uno de sus rivales más acérrimos, el ISIS o Daesh, por su acrónimo en árabe.

Por otra parte, una de las incógnitas que más inquietud causa es la de cómo será el trato del que serán objeto las mujeres bajo el talibán. Sin poder pronosticar aún el nivel de su rigor y brutalidad, asoman algunas señales de que los talibanes están teniendo presiones desde diversos frentes para que se moderen. La crisis humanitaria que azota al país, con la que cerca de 18 millones de afganos están amenazados por la hambruna, demanda ayuda internacional urgente. Esa dependencia del auxilio del exterior bien podría usarse para exigir una conducta distinta. Ya en días pasados, el ministro de relaciones exteriores de Qatar, Sheij Mohamed Al-Thani, llamó a respetar los derechos de las mujeres “sin revertir lo que ha sido conseguido”, haciendo referencia al mejoramiento del estatus de la mujer que se logró durante los años de la ocupación norteamericana y de los gobiernos afganos durante ese lapso.

es, en este caso, un actor internacional relevante para los talibanes. Fue en su capital, Doha, donde se llevaron a cabo las pláticas entre el previo gobierno afgano, los norteamericanos y los talibanes. Colaboró, además en la gestión de la evacuación de los occidentales que necesitaban salir antes del 31 de agosto, y hasta ahora sigue interviniendo ante el liderazgo talibán a fin de que los extranjeros que aún están en el país puedan salir. También con el propósito de restablecer el funcionamiento del aeropuerto de Kabul llegó a el miércoles pasado un equipo de expertos qataríes en cuestiones de aeronáutica, ya que urge que el aeropuerto quede acondicionado para que Naciones Unidas pueda hacer llegar la ayuda humanitaria tan necesitada en las actuales circunstancias por gran parte de la población afgana.

ha cobrado relevancia especial en esta coyuntura. Al tener en su territorio la más grande base norteamericana de la zona, se convirtió en el primer punto de llegada de decenas de miles de los evacuados durante las últimas semanas, para trasladarse luego desde ahí a otros destinos. Ahora alberga también a la misión diplomática norteamericana que funcionaba en Afganistán.

Otro país que ha recibido pedidos de colaboración de parte de los talibanes para el restablecimiento del aeropuerto en Kabul ha sido Turquía, que, como miembro de la OTAN, logró sacar sus tropas de antes del 31 de agosto. Todo esto es señal de que los talibanes no pueden darse el lujo de permanecer aislados del concierto internacional y esa condición es la que precisamente podría servir para ejercer presión a fin de que se vean comprometidos a mejorar su nefasto récord en cuanto al respeto a los derechos humanos. Ojalá.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl gas para “desinfectar” a mexicanos que usaron los nazis para “exterminar” a los judíos
Artículo siguiente¿Cuántos judíos hay en el mundo?
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.