Diario Judío México - El 13 de junio de 2014, el comandante de la División de Gaza de las Fuerzas de Defensa de me llevó a un túnel de Hamás recientemente descubierto por un rastreador beduino que sirve en las FDI. El túnel era un búnker de cemento que se prolongaba varios kilómetros desde su entrada en la Franja de Gaza hasta su salida cerca del jardín de infancia de un kibutz israelí.

El túnel tenía un propósito: permitir que los escuadrones de la muerte de Hamás asesinaran y secuestraran a israelíes. El comandante me dijo que la inteligencia israelí había identificado otras dos docenas más de entradas a túneles en la Franja de Gaza. Las habían localizado gracias a los enormes montones de tierra excavada para construirlos. Pese a que la inteligencia israelí sabía dónde se hallaban estas entradas, no podían ordenar un ataque aéreo, pues se habían construido dentro de edificaciones civiles, como mezquitas, escuelas, hospitales y domicilios privados. tampoco podía identificar sus rutas subterráneas desde Gaza a , ni los puntos de salida previstos en territorio israelí. Científicos y expertos militares israelíes habían invertido millones de dólares en un intento de desarrollar tecnologías que pudieran descubrir las rutas subterráneas y las salidas de unos túneles excavados a centenares de metros bajo la superficie, pero no habían logrado encontrar una solución completa a ese problema. Las salidas de los túneles en también eran un secreto de Hamás, profundamente oculto bajo la superficie, e imposible de ser descubierto por los israelíes hasta que los combatientes de Hamás salieran. Llegado ese momento sería demasiado tarde para evitar que los escuadrones de la muerte causaran daños.

Me llevaron al interior del túnel y vi las innovaciones tecnológicas: vías por las que pequeños trenes podían trasladar a israelíes secuestrados hasta Gaza; líneas eléctricas y telefónicas; escondrijos bajo escuelas y otros objetivos civiles en los que se podían guardar explosivos; túneles secundarios más pequeños que conducían desde el ramal principal a diversos puntos de salida por los que los combatientes podían salir simultáneamente a la superficie desde diferentes lugares.

En cuanto bajé al túnel me di cuenta de que no tendría más remedio que llevar a cabo acciones militares para destruirlos. tenía una respuesta tecnológica –aunque imperfecta– para los cohetes de Hamás; su sistema Cúpula de Hierro fue capaz de destruir aproximadamente el 85% de los cohetes lanzados por el movimiento islamista contra los centros de población israelíes. Además, podía atacar lanzaderas de cohetes desde el aire mediante sofisticadas bombas guiadas por GPS. Pero no tenía una respuesta a esos túneles del terror. Posteriormente, los medios informaron de que Hamás podría haber estado planeando una masacre para Rosh Hashaná [el Año Nuevo judío], en la que cientos de terroristas habrían surgido simultáneamente de decenas de túneles y asesinado a cientos, cuando no a miles, de civiles y soldados israelíes. Si esa información fuera cierta –y en muchos creían que lo era– la masacre del Rosh Hashanah habría equivalido a cien 11-S en . Aunque fuera una exageración, definitivamente los túneles le conferían a Hamás capacidad para sembrar el caos entre los ciudadanos israelíes. Hubo otras informaciones sobre planes de ataque a través de los túneles. Como dijo un vecino de Sderot: “Solíamos mirar al cielo con miedo, pero ahora miramos al suelo”.

Para mí, las únicas cuestiones eran cuándo atacaría , cómo lo haría, si tendría éxito y qué consecuencias habría. ¿Acaso alguna nación puede tolerar semejante amenaza contra sus ciudadanos? ¿Hay algún país que, a lo largo de la historia, haya permitido que se excaven túneles bajo sus fronteras, los cuales permitirían que escuadrones de la muerte actuaran contra su pueblo?

Discutí estas cuestiones con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en una cena celebrada en su casa algunos días después de mi visita al túnel, y quedó claro que el Gobierno llevaba preocupado por la amenaza que esos túneles del terror suponían para la seguridad desde que dichos túneles se usaron para secuestrar al joven soldado Guilad Shalit y asesinar a dos de sus compatriotas.

Resulta irónico que fuera justo mientras estábamos en el túnel cuando nos enteramos de que habían secuestrado a tres estudiantes de instituto israelíes. Su secuestro –que Hamás reconoció ser obra de agentes suyos– y asesinato fue el inicio de lo que se convertiría en la operación Margen Protector, que concluyó con la destrucción de la mayor parte de los túneles. Este libro trata de esa operación y de por qué Israel estaba justificado legal, moral, diplomática y políticamente para responder a los peligros que suponían los túneles y los ataques de cohetes que precedieron y siguieron al descubrimiento de los mismos. También trata de por qué tantos miembros de los medios de comunicación, del mundo académico, de la comunidad internacional y del público en general parecen cerrar los ojos ante el peligro que plantea Hamás y culpan a Israel de acciones que ellos mismos exigirían a sus propios Gobiernos si se enfrentaran a amenazas comparables.

De hecho, está liderando ahora una coalición de naciones en un intento de destruir al Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL), empleando muchas de las mismas tácticas militares por las que algunas de esas naciones criticaron a Israel.

Creo que la reacción de “culpar a Israel” tiene graves consecuencias, no sólo para el propio Israel, sino para la población de Gaza y para el mundo democrático en general. Culpar a Israel sólo anima a Hamás a repetir su “estrategia del bebé muerto”, y a otros grupos terroristas a imitarla. Esta estrategia, que ha resultado efectiva, funciona así: Hamás ataca a Israel con cohetes o a través de los túneles, obligándole con ello a responder  –como haría cualquier democracia– para proteger a sus ciudadanos. Como el movimiento islamista palestino lanza sus cohetes y excava sus túneles desde zonas de alta densidad de población civil, y no desde las numerosas zonas despobladas de la Franja de Gaza, el resultado inevitable es que un número significativo de civiles palestinos resultan muertos. Hamás fomenta este resultado, porque sabe que los medios se centrarán más en las fotos de bebés muertos que en la causa de su muerte: es decir, en la decisión de los terroristas de usar a esos bebés y a otros civiles como escudos humanos. El movimiento islamista muestra rápidamente a los bebés muertos para que los vean en todo el mundo, al tiempo que evita que los medios muestren sus lanzaderas de cohetes y sus túneles situados en zonas densamente pobladas. El mundo se indigna ante los civiles muertos y culpa a Israel de sus muertes. Eso no hace sino animar a Hamás a repetir la estrategia del bebé muerto tras unos alto el fuego de breve duración, durante los que sus miembros se rearman y reagrupan.

En 2009 publiqué un breve libro titulado The Case for Moral Clarity: Israel, and Gaza (“En defensa de la claridad moral: Israel, Hamás y Gaza”). Desde entonces pocas cosas han cambiado, excepto que Hamás ha construido muchos más túneles, y que el alcance y sofisticación de sus cohetes han aumentado.

Escribo este libro para avisar al mundo de que, a menos que se exponga públicamente la estrategia del bebé muerto empleada por Hamás, y se ponga fin a la misma –por la comunidad internacional, los medios, el mundo académico y las buenas personas de cualquier religión, raza o nacionalidad– estará “próximamente en sus pantallas”. Hamás emplea reiteradamente esta despreciable e ilícita estrategia porque funciona; funciona porque, pese a las pérdidas materiales que ha sufrido en el transcurso de sus repetidos enfrentamientos militares con Israel, siempre gana la guerra de las relaciones públicas, la legal, la académica y la guerra por los ingenuos corazones, que no las sabias mentes, de los jóvenes. Y si, de hecho, está ganando todas esas guerras –si su estrategia del bebé muerto está funcionando–, ¿por qué no repetirla cada pocos años? Por eso los alto el fuego entre Israel y Hamás siempre implican que Israel hace “alto” y Hamás abre “fuego”; puede que no inmediatamente, mientras se reagrupa y rearma, pero sí inevitablemente. Y si al movimiento islamista palestino le funciona, ¿por qué otros grupos terroristas, como el Estado Islámico de Irak y [conocido también como Estado Islámico de Irak y el Levante o simplemente Estado Islámico] o Boko Haram, no iban a adaptar esta estrategia a sus inicuos objetivos, como ya ha hecho Hezbolá?

La única forma de acabar con este ciclo de muertes es exponer la estrategia del bebé muerto como lo que es: un crimen de guerra por partida doble cuyas víctimas últimas son civiles: niños, mujeres y hombres.

Sólo tengo un arma para esta guerra: mis palabras. Durante la operación Margen Protector he tratado de plantear la defensa de la guerra justa de Israel frente a la estrategia del doble crimen de guerra de Hamás. He escrito más de dos docenas de artículos de opinión, he participado en varios debates y entrevistas televisadas, y he hablado ante numeroso público. Con este libro pretendo llegar a una audiencia mayor e influir en el tribunal más importante de cualquier democracia: el de la opinión pública.

El libro se divide en dos partes. La primera trata de los acontecimientos que han conducido a la reciente guerra de Gaza desde el final de la operación Plomo Fundido (diciembre de 2008-enero de 2009) hasta justo antes del inicio de la operación Margen Protector (julio-agosto de 2014). La segunda parte trata de esta última operación y de sus secuelas.

Mi objetivo es mostrar que las acciones militares de Israel en defensa de sus ciudadanos han sido justas, y que se han llevado a cabo de manera justa. No son menos justas que las acciones militares realizadas por y sus aliados contra el EIIL, Al Qaeda y otros grupos terroristas. Y se han llevado a cabo al menos igual de justamente, con una proporción menor de bajas civiles frente a militares.

Pese a ello, a Israel le han llovido injustas críticas desde demasiados sitios, lo que anima a Hamás a proseguir con su despreciable e ilícita estrategia del bebé muerto. En aras de la justicia y de la paz, el mundo debe dejar de emplear un doble rasero con el Estado-nación del pueblo judío.

NOTA: Este artículo es la introducción del nuevo e-book de Alan Dershowitz: Terror Tunnels: The Case for Israel´s Just War Against (“Túneles del terror: En defensa de la guerra justa de Israel contra Hamás”), publicado por el Gatestone Institute. 

Gatestone Institute

 

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorLa pesadilla libia
Artículo siguienteEnrique Krauze y Álvaro Uribe se reúnen en Bellas Artes
Professor Alan Dershowitz of Harvard Law School has been described by Newsweek as "the nation's most peripatetic civil liberties lawyer and one of its most distinguished defenders of individual rights." Time magazine, in addition to including him on the cover story on the "50 Faces for the Future," called him "the top lawyer of last resort in the country -- a sort of judicial St. Jude." Business Week characterized him as "a feisty civil libertarian and one of the nation's most prominent legal educators." He has been profiled by every major magazine ranging from Life ("iconoclast and self-appointed scourge of the criminal justice system"); to Esquire ("the country's most articulate and uncompromising protector of criminal defendants"); to Fortune ("impassioned civil libertarian" who has "put up the best defense for a Dickensian lineup of suspects"); to People ("defense attorney extraordinaire") and to New York Magazine ("One of the country's foremost appellate lawyers"). More than 50 of his articles have appeared in the New York Times Magazine Book Review, and Op- Ed Pages. He has also published more than 100 articles in magazines and journals such as The Washington Post, The New Republic, Saturday Review, The Harvard Law Review, and the Yale Law Journal. Syndicated, more than 300 of his articles have appeared in 50 United States daily newspapers, including The Los Angeles Times, San Francisco Chronicle, The Boston Herald, and The Chicago Sun Times. His essay "Shouting Fire" was selected for inclusion in "The Best American Essays of 1990." Mr. Dershowitz is the author of a dozen fiction and non-fiction works. His writing has been praised by Truman Capote, Saul Bellow, William Styron, David Mamet, Aharon Appelfeld, A.B. Yehoshua and Elie Wiesel. More than a million of his books have been sold worldwide. Professor Dershowitz's latest book is a novel, The Trials of Zion (2010). His book, Preemption: The Knife that Cuts Both Ways, was published by WW Norton in February 2006. Titles among his other books include: The Case For Peace (2005), America On Trial (2004), The Case For Israel (2003), and Why Terrorism Works (2002), Supreme Injustice: How the High Court Hijacked Election 2000, Letters to a Young Lawyer, and Shouting Fire: Civil Liberties in a Turbulent Age. The Advocate's Devil was published by Warner Books in 1994. The New York Times Book Review gave Dershowitz's first novel "A thumbs up verdict...exciting, fast paced, entertaining." The Times hailed this courtroom thriller as "a dazzling, often rather graphic portrayal of that greatest of all oxymorons -- legal ethics." The Advocate's Devil was made into a Tri-Star television movie. Also in 1994, Little, Brown & Company published The Abuse Excuse, a provocative collection of essays examining the relationship between individual responsibility and the law. His other full-length publications include Contrary to Popular Opinion, Chutzpah, Taking Liberties: A Decade of Hard Cases, Bad Laws, and Bum Raps, Reversal of Fortune: Inside the von Bulow Case, and The Best Defense. Professor Dershowitz's writings have been translated into French, German, Hebrew, Japanese, Thai, Chinese, Italian, Spanish, Swedish, Danish, Russian, and other languages. His clients have included Anatoly Shcharansky, O.J. Simpson, Claus von Bulow, Michael Milken, Jonathan Pollard, Leona Helmsley, Jim Bakker, Christian Brando, Mike Tyson, Penthouse, Senator Mike Gravel, Senator Alan Cranston, Frank Snepp, John Landis, John DeLorean, David Crosby, Dr. Peter Rosier, Wayne Williams, Fred Wiseman, Patricia Hearst, Harry Reems, Stanley Friedman, the Tyson brothers, various death row inmates, Rabbi Meir Kahane, and numerous lawyers including F. Lee Bailey and William Kunstler. He has been a consultant to several presidential commissions and has testified before congressional committees on numerous occasions. In 1983, the Anti-Defamation League of the B'nai B'rith presented him with the William O. Douglas First Amendment Award for his "compassionate eloquent leadership and persistent advocacy in the struggle for civil and human rights." In presenting the award, Nobel Laureate Elie Wiesel said: "If there had been a few people like Alan Dershowitz during the 1930s and 1940s, the history of European Jewry might have been different." He has been awarded the honorary doctor of laws degree by Yeshiva University, the Hebrew Union College, Monmouth College, and Haifa University. The New York Criminal Bar Association honored Professor Dershowitz for his "outstanding contribution as a scholar and dedicated defender of human rights." Alan Dershowitz was born in Brooklyn, graduated from Yeshiva University high school and Brooklyn College. At Yale Law School, he was first in his class and editor-in-chief of the Yale Law Journal. After clerking for Chief Judge David Bazelon and Justice Arthur Goldberg, he was appointed to the Harvard Law faculty at age 25 and became a full professor at age 28, the youngest in the school's history. Since that time, he has taught courses in criminal law, psychiatry and law, constitutional litigation, civil liberties and violence, comparative criminal law, legal ethics and human rights. He has lectured throughout the country and around the world -- from Carnegie Hall to the Kremlin. Professor Dershowitz continues to play basketball, regularly attends Boston Celtics home games, and occasionally comments on the Boston sports scene. In his speeches, versatile civil libertarian Alan Dershowitz addresses social, legal and ethical issues:     Legal Issues: 'Why Good Lawyers Defend Bad Clients,' and 'Global Perspectives on Justice and Civil Liberties'        Social Issues: 'Religion Politics and the Constitution,' and 'The Genesis of Justice'        Ethics and Values: 'Does Organized Religion Have an Answer to the Problems of the 21st Century,' and 'Legal and Moral Struggles; Unpopular Cases and Causes'    Professor Dershowitz resides in Boston. Copyright 2005, The Harry Walker Agency, Inc. All Rights Reserved.